Home / Actualidad / Y se levantó un nuevo rey que no conocía a José…

Y se levantó un nuevo rey que no conocía a José…

En sus primeros días, Biden ha revertido varias de las acciones de Trump relacionadas con los palestinos, restableciendo la ayuda a la Autoridad Palestina y a la UNRWA

No sé dónde está Biden, o si está en algún sitio. Pero parece seguro que la nueva administración ha vuelto a las políticas de la época de Obama / EFE

(Victor Rosenthal – Israel Noticias).-

Desde el día en que surgió un Faraón en Egipto que “no conocía a José”, la dialéctica del pueblo judío en la diáspora ha sido la misma. Al principio, los judíos son acogidos y tratados bien, pero con el tiempo crecen en número y adquieren riqueza, influencia y posición en la sociedad. Les va muy bien. La razón de ello está llena de controversia, pero el hecho es innegable.
Y entonces los lugareños se sienten descontentos con ellos. Tal vez se sientan amenazados, tal vez envidiosos, tal vez codiciosos de las posesiones amasadas por los judíos. Tal vez simplemente les repugna la obstinada alteridad de los judíos. Entonces la mayoría se levanta, les impone restricciones, los persigue, los empobrece, los expulsa, los asesina, o todo ello.
Sucedió en Egipto, en el Imperio Romano, en Inglaterra, en España, en Bizancio, en el Imperio Ruso, en Irak y, por supuesto, en la Europa del siglo XX. Una y otra vez. Finalmente, los sionistas se dieron cuenta de que la única manera de salir de esta dialéctica era volver a la soberanía judía, crear un Estado judío de, por y para el pueblo judío. Tras una difícil lucha y un episodio especialmente horrible de asesinatos en masa a gran escala, lograron construir un Estado en la patria histórica del pueblo judío.
Pero entonces la dialéctica no desapareció. Al contrario, se elevó a un nivel superior de abstracción, con el mundo entero desempeñando el papel de las naciones de la diáspora y el Estado judío el de sus comunidades judías; de ahí la expresión “Israel es el judío entre las naciones” (atribuida habitualmente a Golda Meir).
Al igual que los diversos reyes, príncipes y sultanes que adoptaron o despreciaron a los judíos, las naciones del mundo tomaron posiciones sobre el Estado judío. Pero a medida que éste se hacía más fuerte y rico, y su pueblo más feliz y exitoso, el resentimiento contra él aumentó en todo el mundo. Al igual que los judíos fueron acusados de asesinar a niños cristianos para obtener su sangre, el Estado judío fue acusado de horrendos crímenes contra los palestinos. Un paralelismo notorio, denominado libelo de sangre del siglo XXI, fue la acusación de que las FDI habían asesinado al joven Mohammed al-Dura, que se convirtió en una causa célebre para los que odian a Israel en todo el mundo. Al igual que los judíos eran vistos en la Europa medieval como criaturas malvadas por su negativa a aceptar las doctrinas del cristianismo, hoy se califica a Israel de Estado racista y de apartheid.
Lo que ha sucedido es que, mientras que el tradicional odio a los judíos (aunque crece fuertemente bajo el radar, especialmente entre las clases económicas más bajas de Occidente) se ha convertido, al menos públicamente, en algo fuera de moda, la misozionía, el odio a Israel no menos extremo, irracional y obsesivo que el antisemitismo nazi, está floreciendo. Instituciones internacionales como la ONU lo han adoptado como pilar de sus edificios “morales”, y se ha convertido en una prueba de fuego para la pureza ideológica de la izquierda.
Esto no ocurrió por sí mismo. Fue una consecuencia deliberada de la guerra cognitiva soviética. A partir de la década de 1960, la KGB amplificó deliberadamente el sentimiento antiisraelí y trabajó para crearlo con todos los medios a su alcance. Los soviéticos, comprendiendo bien el poder que la misozionía heredó de sus raíces de odio a los judíos, enfatizaron la demonización de Israel en su propaganda, contribuyendo en gran medida a su fuerza y difusión. En particular, la falsa identificación del sionismo con el racismo y el apartheid fue una creación del KGB.
La política oficial estadounidense ha sido relativamente no misozionista desde que Harry Truman desempeñó el papel de Ciro el Grande ante el Estado judío en 1948. Algunos elementos del Departamento de Estado siempre han sido parciales contra Israel hasta cierto punto, pero en general la política estadounidense era racional, incluso amistosa, a menos que los intereses estadounidenses (en su mayoría relacionados con el petróleo) dictaran lo contrario.
Con la presidencia de Obama, la política estadounidense en Oriente Medio pasó a estar impulsada por algo más que por estrictas consideraciones de los intereses estadounidenses. Barack Obama se veía a sí mismo motivado por preocupaciones morales, pero sus principios morales eran los de la izquierda contemporánea (con una contribución de la teología de la liberación negra). Absorbió la concepción soviética de Israel como un explotador colonialista de la gente de color, y vio al primer ministro Binyamin Netanyahu como un enemigo personal.
Pero sabía que el pueblo estadounidense, especialmente los cristianos evangélicos, no estaba preparado para un presidente que denunciara explícitamente a Israel como un Estado que no debería existir. Así que empleó una doble estrategia. Por un lado, aseguró repetidamente a los estadounidenses que estaba comprometido con la seguridad de Israel (“un vínculo inquebrantable”), y apoyó la ayuda militar a Israel, lo que enviaba un mensaje de apoyo al tiempo que proporcionaba una palanca para controlarla y debilitaba sus industrias militares nacionales.
Por otro lado, trabajó para debilitar a Israel y fortalecer a sus enemigos, incluida la OLP pero especialmente Irán. El acuerdo nuclear (JCPOA) con Irán, que tuvo el efecto de proteger el programa nuclear iraní en lugar de desmantelarlo, fue una amenaza directa para la continuidad de la existencia de Israel. Y sin embargo, las tortuosas explicaciones de cómo este acuerdo beneficiaría a Estados Unidos no se sostuvieron. ¿Qué hay del grito “muerte a Estados Unidos” que no entendieron? ¿Qué hay en el tráfico de drogas patrocinado por Irán que beneficie a Estados Unidos? ¿Había hecho el régimen iraní algo en respuesta a los regalos que recibía de EE.UU. que no fuera aumentar su apoyo al terrorismo y presionar más para ampliar su esfera de influencia, para rodear a sus víctimas previstas (Arabia Saudita, Israel, Jordania y Egipto)?

El gobierno de Biden ha elegido su equipo de política exterior casi en su totalidad entre antiguos funcionarios de Obama, y ha nombrado a algunas personas especialmente antiisraelíes para puestos clave

La respuesta es que Obama había sustituido la política tradicional basada en los intereses por una basada en su forma de entender la moral. Por desgracia, su ignorancia de la historia y su ideología sesgada produjeron una moral igualmente sesgada, en la que no hay lugar para un Estado judío. La política estadounidense había sido a veces poco solidaria con Israel cuando la percepción era que los intereses estadounidenses lo requerían. Pero, por primera vez, se volvió ideológicamente antiisraelí.
Obama fue sustituido por Donald Trump en 2017. Sean cuales sean sus motivos, las acciones de Trump, tanto en el ámbito simbólico como en el concreto, fueron sistemáticamente pro-Israel. En particular, sacó a Estados Unidos del peligroso JCPOA y aumentó la presión sobre Irán, tanto mediante sanciones como ayudando a los objetivos de la agresión iraní, Israel y los Estados árabes suníes. La política de Trump debilitó gravemente al régimen altamente impopular de Irán (Obama había apoyado al régimen cuando fue desafiado internamente por el Movimiento Verde en 2009).
Trump y su movimiento fueron derrotados en una lucha electoral notablemente rencorosa y brutal que dejó a Estados Unidos amargamente dividido. El gobierno de Joe Biden ha elegido su equipo de política exterior casi en su totalidad entre antiguos funcionarios de la administración Obama, y ha nombrado a algunas personas especialmente antiisraelíes para puestos clave, incluidos los que se ocuparán de Irán. En sus primeros días, Biden ha revertido varias de las acciones de Trump relacionadas con los palestinos, restableciendo la ayuda a la Autoridad Palestina y a la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, reabriendo el consulado de Jerusalem que era la embajada no oficial de Estados Unidos en “Palestina”, y prometiendo permitir la reapertura de la oficina de la OLP en Washington.
Pero es en relación con Irán donde la intención de continuar con las políticas de Obama es más preocupante. Aunque el secretario de Estado Anthony Blinken (el “policía bueno” de la administración) ha dicho que Irán no obtendrá ningún alivio de las sanciones hasta que “vuelva a cumplir” con el JCPOA, Biden ya ha hecho varios regalos importantes a Irán: ha dicho que retirará de la lista de organizaciones terroristas designadas a la guerrilla Hutí de Yemen, patrocinada por Irán; no venderá más armas a Arabia Saudita en apoyo de su guerra contra los Hutíes; y ha suspendido la inminente venta de aviones F-35 a los EAU, un enemigo iraní y reciente aliado de Israel.
Israel ha estado esperando que Biden llame al primer ministro Netanyahu, porque Netanyahu quiere presentar pruebas sobre el desarrollo nuclear iraní, y argumentar que volver a unirse al JCPOA tal como está o con cambios mínimos sería un grave error. Al parecer, Biden prefiere no tener esta conversación, que podría desembocar en una ruptura abierta con Israel. Hasta ahora no ha llamado.
No sé dónde está Biden, o si está en algún sitio. Pero parece seguro que la nueva administración ha vuelto a las políticas de la época de Obama en cuestiones que preocupan a Israel. Me pregunto si alguno de ellos se ha cuestionado la racionalidad de ayudar al régimen misógino, homófobo, dictatorial, propagador del terror y expansionista de Irán a conseguir armas nucleares.
¿Tanto les molesta la existencia de un Estado judío?

Vía: Abu Yehuda

About Verdad y Vida

Check Also

Dios, el lobby LGTBI y la doble vara de la FIFA

15.000 dólares de multa y posibles partidos de inhabilitación a un futbolista de equipo humilde …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *