Home / Opinion / Viendo al invisible, Luis G. Tovar

Viendo al invisible, Luis G. Tovar

La fe, no consulta a la lógica no renovada, no consulta a los sentidos viciados por la sensorialidad, ni consulta a las circunstancias externas.
La fe, nace de la Palabra de Dios.
La fe, es hija de la Palabra de Dios.
La fe, es un efecto del espíritu humano ante la Palabra de Dios.
La fe, opera en el ámbito de lo sobrenatural.
La fe ve, oye, percibe, entiende desde la perspectiva del Espíritu. Hebreos 11:1-3.
Fe es un sustantivo. Creer es un verbo que define y explica la naturaleza de la fe; la acción.
Fe; ve, contempla, discierne.
Creer es actuar en dirección que marca la fe. Fe y obediencia son inseparables.
1.-Oír enfocado.
La fe ve a través del oído. El oír abre el sentido espiritual y profético acompañado de la fe. Gálatas 3:3-5, Hebreos 4:2, Romanos 10:17.
2.-El amor es el activador de la pasión de la fe.
La fe necesita su activador de acción, el amor. “La fe obra por el amor” (Gálatas 5:6).
3.- La fe demanda acción. “La fe sin obras es muerta” (Santiago 2:17-18).
4.- La fe tiene voz. Anuncia, profetiza, se adelanta, habla, confiesa. Declara. Romanos 10:8-10. Lucas 1:20.
El sacerdote Zacarías, padre de Juan el Bautista, quedó mudo hasta aprender a creer y decir lo que Dios dice (Lucas 1:20).

CONCLUSIÓN

El creyente no mira lo temporal, sino lo eterno.
“No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2ª Corintios 4:18).
El creyente camina por fe, “(porque por fe andamos, no por vista)” (2ª Corintios 5:7).
El creyente tiene certeza, convicción y especta lo mejor por medio de la fe. La fe trasciende al sentido de la vista.
“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Hebreos 11:1-3).
El creyente ve lo invisible.
“Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible” (Hebreos 11:27).
El creyente llama las cosas que no son como si fuesen.
“(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen” (Romanos 4:17).
El creyente es bienaventurado.
“Jesús le dijo: ‘Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron’” (Juan 20:29).

Luis G. Tovar
Apóstol
apostoltovarluis@hotmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

¿Qué debo hacer para alcanzar la salvación de mi alma?, Liliana González de Benítez

Para alcanza la salvación es necesario nacer de nuevo. Y esto es algo que no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *