Home / Palabras del Director / Venezuela, no; los venezolanos…

Venezuela, no; los venezolanos…

@GeorgesDoumat

Ante el recrudecimiento de la crisis venezolana el pueblo en general se pregunta ¿cómo llegamos hasta aquí? Muchos esgrimen los más disímiles argumentos; culpan al gobierno, a la oposición, a «la guerra económica», a países extranjeros, a la Cuarta República, y casi llegan hasta Adán y Eva. Pero ante cualquier alegato humano, está una verdad que mientras más demore la gente en aceptarla y aplicar los correctivos mayor y dolorosa será esta situación.

Esta verdad es que todo lo que se gesta en el mundo espiritual tiene consecuencias en el físico.
Cuando la gente opta por honrar a Dios, creador y bendecidor, poniéndole en primer lugar en su vida, automáticamente vendrá un cambio total y positivo; cambio que será visto en nuestro obrar, manifestado en nuestro fruto de justicia en el temor del Señor. Pero cuando no se glorifica a Dios, sino que honran a las criaturas y a las imágenes antes que al Creador, entonces los hombres caen en un estado espiritual deprimente, sus obras pasan a ser malas y a dominar su accionar diario… lo demás, está a la vista (Romanos 1:18-32).
Es IMPOSIBLE corromperse, violar las leyes, desobedecer a las autoridades -y a Dios primeramente-, juzgar injustamente en los tribunales, honrar a imágenes y deidades ancestrales demoníacas, dedicarle sus vidas y gestiones públicas y privadas, asesinar al prójimo, traficar con drogas y que la nación no se resienta y llegue al extremo en el que ha caído Venezuela. ¿Culpables? Cada uno de los que así se han comportado en mayor o menor grado.
Las palabras de Jesucristo retumban hoy como antaño: «Porque de cierto les digo que, mientras existan el cielo y la tierra, no pasará ni una jota ni una tilde de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que, cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los demás, será considerado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los practique y los enseñe, será considerado grande en el reino de los cielos» (Mateo 5:18-19). Dios promete bendiciones si obedecemos su Palabra contenida en la Biblia; pero calamidades, juicio, destrucción y condenación si las desobedecemos. No porque Dios sea malo, sino que cuando le desobedecemos automáticamente obedecemos a Satanás y éste usa nuestra actitud para destruir y destruirnos.
Entonces, ¿por qué Venezuela está así hoy?, porque como nación hemos quitado a Dios del primer lugar y puesto a religiones, ídolos, honrado a muertos, pactado con el diablo y sus demonios e idolatrado figuras públicas, al extremo de hacer un culto en torno a ellas, cuando en realidad son simples mortales sin mayor gloria y poder que los que Dios les permitió tener un día; quienes en vez de glorificar al Señor por su gracia para con ellos, se envanecieron y llegaron hasta a maldecir al pueblo de Dios. Eso, señores, tiene un alto costo, y lo estamos pagando, tanto justos como pecadores.
El profeta Isaías exhorta al pueblo venezolano, como a Israel en su tiempo, diciendo: «Busquen al Señor mientras pueda ser hallado; llámenlo mientras se encuentre cerca. ¡Que dejen los impíos su camino, y los malvados sus malos pensamientos! ¡Que se vuelvan al Señor, nuestro Dios, y Él tendrá misericordia de ellos, pues Él sabe perdonar con generosidad» (Isaías 55:6-7). El problema no es Venezuela, somos los venezolanos…
Dios ha bendecido ricamente a Venezuela, pero su mayor miseria está en la mente del propio pueblo. La nación es lo que sus habitantes determinen y a quienes estos escojan para que los gobiernen. Si nos volvemos en arrepentimiento a Dios por todo lo malo que hemos hecho, cada venezolano, y hacemos de Jesucristo nuestro único Señor y Salvador, Venezuela cambiará inmediatamente. Dios lo promete, Él nunca miente. ¿Usted qué decide?

[quote]

-o-o-o- 1, 2, y 3 -o-o-o-

1 Israel festeja los 50 años de reunificación de Jerusalén. La nación hebrea comenzó la celebración anual del Día de Jerusalén, este año marcando 50 años desde que la capital se reunió bajo soberanía israelí. El primer ministro Benjamín Netanyahu declaró que el Monte del Templo y el Muro Occidental permanecerán para siempre bajo la soberanía israelí. Sin embargo, cada día aumentan las presiones internacionales para que Jerusalén sea dividida entre Israel y Palestina.
2 Aumentan los ingresos de pastelería multada por no hacer pastel gay. Algo bastante sorprendente les ha sucedido a los pasteleros cristianos en Irlanda del Norte que fueron declarados culpables de discriminación por negarse a hacer un pastel que incluía el mensaje «Apoye el matrimonio homosexual» las ganancias de la pastelería han aumentado. Según el Belfast Telegraph, la pastelería Ashers registró ganancias de £1,5 millones en 2016 comparado con £1,3 millones en 2015. Esto demuestra la fidelidad de Dios al honrar y bendecir a quien lo honra y guarda su Palabra.
3 LO DIJO François Mauriac: «No confundáis a Jesús con quienes le siguen de lejos; que su inconsistencia no os sirva de eterna excusa».
Y la Biblia DICE: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos… Pero les ruego, hermanos, que se cuiden de los que causan divisiones y tropiezos en contra de la enseñanza que ustedes han recibido, y que se aparten de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y con palabras suaves y lisonjeras engañan al corazón de los ingenuos” (Mateo 7:21; Romanos 16:17-18. RVC).

[/quote]

About redaccion

Check Also

Qué dice la Biblia acerca de las beatificaciones

Venerar o rendir culto a cualquier criatura y atribuirle poderes para sanar es idolatría, invocación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *