Home / Opinion / Un sueño revelador y aterrador

Un sueño revelador y aterrador

En Venezuela ocurrirá un evento social determinante, pero dos eventos naturales unirán el corazón de los venezolanos 

El ‘evento de Tunguska’, 30 de junio de 1908, en Vanavara, Siberia y sus consecuencias

Comparto con ustedes lo que recibí y escribí en el año 2016. Aquí todo en detalles:
Hoy 30 de junio de 2016, quiero compartir con toda la humanidad lo que he recibido a través de un sueño en horas de la madrugada. Fue un sueño descriptivo, el cual creo, jamás saldrá de mi mente mientras ABBA PADRE nos mantenga en la tierra.
En horas de la madrugada tuve un sueño revelador, pude ver en detalles un hecho aterrador, me dejó asombrado y desperté temblando. Éste sueño lo viví, recuerdo que estaba en la playa con mi familia, en la primera parte estábamos hablando con un grupo de personas de la zona y turistas, todo se veía tranquilo, se disfrutaba del lugar. Luego se escuchó que un equipo de investigadores había llegado a la playa, porque el nivel del mar había bajado mucho, tanto que parecía un desierto, se veía a lo lejos una franja de agua y al otro lado un bosque de pinos muy altos.
En la segunda parte, seguíamos conversando con las familias del lugar, en ése mismo instante las personas corrían hacia la costa, donde estaba el bosque se podía divisar una columna de humo muy negra, una nube de tiniebla cubría la zona por encima de los árboles, de repente llamas de fuego salían de la tierra; estas quemaban todo y eran más altas que los árboles. En la tercera parte, pude ver de forma inmediata que una columna de fuego color azul rey consumió las tinieblas, el fuego que salía de la tierra, los árboles y todo ser humano que encontraba a su paso. TODO DESAPARECÍA A SU PASO.
Esta columna de fuego azul rey era muy poderosa, no hay fuerza o autoridad en la tierra como ella, se movía con una velocidad única, no existe en la tierra, mientras se movía del norte al sur las personas corrían y estas desaparecían. Amados, todo ser vivo desaparecía. Hubo un momento que los seres humanos deseaban correr, pero no podían, nadie lograba mover ni un centímetro sus pies o manos; en ese momento, grité a mi esposa – ¡Mily es real, el mundo se va acabar, tírense al suelo, no corran! (Mientras más nos humillábamos y gemíamos, aunque sentíamos el poder de la columna de fuego, nadie moría de quienes se rendían). Recuerdo que deseaba arrastrarme y no podía, lloraba, clamaba y gritaba por misericordia, la forma de gemir era desesperada, la fuerza de la columna de fuego azul rey desolaba todo, no se podía contener. Nada, nada existe en la tierra como ese poder. Era el fin de todo.
Al despertar en la cama, temblaba y lloraba, desperté a Mily, pero no podía salir del asombro, estuve atónito por un tiempo. Sé que no he podido describir con exactitud lo observado en el sueño, pero les aseguro que es TERRIBLE, MUY ATERRADOR.
Al despertar fui al computador y leí la siguiente noticia: «De pronto, el cielo se partió en dos y, sobre el bosque, toda la parte norte del firmamento parecía cubierta de fuego… En ese momento, hubo un estallido y un gran estrépito. Lo siguió un sonido como de piedras que caían del cielo o de pistolas que disparaban. La tierra tembló».
El 30 de junio de 1908, el reloj acababa de dar las siete de la mañana en Vanavara, Siberia, cuando un hombre sentado en el porche de un comercio fue arrancado de su silla por una fuerza violentísima y sintió como si su ropa estuviera ardiendo en llamas. Las líneas más arriba son la descripción que varios años después hizo a los científicos. Los hechos han pasado a la historia como el «evento Tunguska», una gigantesca explosión en los cielos de Siberia que arrasó más de 2.000 kms2 cuadrados de tundra. La onda expansiva fue tan fuerte que derribó a ciudadanos, carruajes y caballos a más de 500 kms de distancia, y los sismógrafos de países tan lejanos como Gran Bretaña pudieron registrarla. Cientos de renos murieron en los alrededores, aunque no hay evidencia directa de que ninguna persona pereciera. Durante varios días, en el norte de Europa, Asia y algunas zonas de EE.UU. un extraño resplandor permitía leer el periódico en plena calle a medianoche» (ABC.ES, 30/06/16).
Les confieso que esta noticia me estremeció, otra vez, pude vivir el sueño, porque mientras leía, el Espíritu Santo me dijo: «Lo que has leído en la nota de prensa, es NADA, comparado con lo que viste en el sueño. Todo lo que has visto va a pasar. Dile a mi pueblo que dejen de jugar a ser mis hijos, que me amen y se amen, que prediquen más Mi Palabra, que busquen la paz y la santidad sin las cuales nadie podrá verme».
El Señor me indicó que se incrementarán los eventos naturales desde este año en el mundo, las señales serán mayores en el cielo. En Venezuela ocurrirá un evento social determinante, pero dos eventos naturales unirán el corazón de los venezolanos, muchos santeros, ateos y falsos cristianos doblarán sus rodillas en todo el mundo; sin embargo, otros no lo harán. Ellos se arrepentirán de sus pecados y se convertirán realmente. El llamado es para el pueblo de Dios y remanente de la tierra, que no desmaye en su amor, fe y esperanza, en sus oraciones, clamores, ayunos, santidad e integridad. Todos debemos predicar sin cesar la Palabra de Dios. Pude escuchar: «¡MI VENIDA ESTÁ CERCA, NO LA TENGAN POR TARDANZA!».

Amados, recordé muchos versículos en ese momento:
1ª Pedro 4.17-19:
«17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?
18 Y si el justo con dificultad se salva, ¿en dónde aparecerá el impío y el pecador?
19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien»

Job 33.14-18:
«14 Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; pero el hombre no entiende.
15 Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho,
16 entonces revela al oído de los hombres, y les señala su consejo,
17 para quitar al hombre de su obra, y apartar del varón la soberbia.
18 Detendrá su alma del sepulcro, y su vida de que perezca a espada».

Esta palabra es para todos, aquí no importa profesión, propiedades, dinero, oficio ministerial u otra cosa. ABBA quiere la salvación de todos.

Hebreos 12.12-29:
«12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas;
13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.
14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;
16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.
17 Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.
18 Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad,
19 al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más,
20 porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo;
21 Estoy espantado y temblando;
22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles,
23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,
24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.
25 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos.
26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.
27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.
28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;
29 porque nuestro Dios es fuego consumidor».

Con sumo temor y temblor, ante PAPÁ DIOS, mi corazón es transparente, no pretendo ser mejor que usted, solo obedezco, porque como usted, deseo honrar a mi SEÑOR JESUCRISTO DE NAZARET haciendo su voluntad. 

Su siervo, 

Harold Paredes Olivo
Pastor y comunicador

About Verdad y Vida

Check Also

La casa de los impíos, Harold Paredes Olivo

Los impíos de la tierra serán asolados y todo el oro robado, lo que destruyeron, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *