Home / Iglesia / Tres tipos de casas a las cuales somos llamados a edificar

Tres tipos de casas a las cuales somos llamados a edificar

(Raúl Chávez – Apóstol).-

Casa #1. Mi Propia Vida
Somos templo y morada del Espíritu Santo.
1ª Corintios 3:16-17 (Nueva Versión Internacional): «¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo».
Debemos cuidar nuestro cuerpo, mantenerlo en Santidad y Pureza.
1ª Corintios 6:19-20 (Nueva Versión Internacional): «¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios».
Dios quiere que guardemos todo nuestro ser de forma irreprensible e intachable.
1ª Tesalonicenses 3:12-13 (Traducción Lenguaje Actual): «Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos, la santidad de ustedes sea intachable delante de nuestro Dios y Padre».
En nosotros esta el amor, esta el gozo, esta la paz y la templanza, así como todos los dones del Espíritu Santo y es el quien los activa de acuerdo a como sea necesario con el fin de fortalecernos y darnos crecimiento.

Casa #2. Mi Familia
Mi casa y yo serviremos a Jehová.
Josué 24:15 (Reina Valera 1960): «Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová».
Si amamos a Dios y guardamos su palabra el Padre nos amará y haremos morada con Él.
Juan 14:23 (Reina Valera 1960): «Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él».
Los hombres somos llamados a gobernar bien nuestra casa; pero no infundiendo miedo sino generando respeto.
1ª Timoteo 3:4 (Nueva Versión Internacional): «Debe gobernar bien su casa y hacer que sus hijos le obedezcan con el debido respeto».
El hombre que no provee a su casa es peor que el incrédulo.
1ª Timoteo 5:8 (Nueva Versión Internacional): «El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo».

Casa #3. La Casa Grande
Tu y yo somos la casa de Dios; debemos mantenernos limpios, santificados, para llegar a ser vasos nobles y útiles para el Señor.
2ª Timoteo 2:20 (Nueva Versión Internacional): «En una casa grande no sólo hay vasos de oro y de plata sino también de madera y de barro, unos para los usos más nobles y otros para los usos más bajos. Si alguien se mantiene limpio, llegará a ser un vaso noble, santificado, útil para el Señor y preparado para toda obra buena».
El Juicio comienza por la familia de Dios, somos llamados a practicar el bien.
1ª Pedro 4:17 (Nueva Versión Internacional): «Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios! Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será del impío y del pecador? Así pues, los que sufren según la voluntad de Dios, entréguense a su fiel Creador y sigan practicando el bien».
Debemos Edificar la casa.
Salmos 127:1 (Reina Valera 1960): «Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia».
Somos Piedras Vivas con las cuales se está edificando una casa espiritual.
1ª Pedro 2:5-6 (Nueva Versión Internacional): «También ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo. Así dice la Escritura: Miren que pongo en Sión una piedra principal escogida y preciosa, y el que confíe en ella no será jamás defraudado».

drraulchavez@universidadrhema.org

About redaccion

Check Also

¿Dónde está nuestra levadura?

No se ve de una forma nítida la levadura de los cristianos que debería leudar …

One comment

  1. bendiciones!!! me gusto este devocional! me gustaria recibir a diarios otros. ya q cada dia son muy necesarios… desde ya muchas gracias!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *