Home / Opinion / Todo va bien, todo irá bien

Todo va bien, todo irá bien

Quizás estás pasando por un mal tiempo o pienses que tienes demasiados problemas, demasiados obstáculos y demasiadas puertas cerradas. Puede que no veas más que un futuro sombrío delante de ti. Ese fue el sentimiento del pueblo de Israel cuando Dios le ordenó acampar frente al mar Rojo. La situación era extremadamente crítica: el mar adelante, el ejército egipcio detrás y las montañas alrededor. Israel se encontraba ante una dificultad abrumadora e insuperable. En medio de ese escenario desolador llegó la Palabra de Dios: «No tengan miedo. Manténganse firmes y fíjense en lo que el Señor va a hacer hoy para salvarlos… Ustedes no se preocupen, que el Señor va a pelear por ustedes» Éxodo 14:13-14 (DHH).
Al igual que el pueblo de Israel solemos preguntarnos: «¿Por qué tengo que pasar por esta dificultad?». Nos atormentamos por comprender la razón por la que nos vemos expuestos a tal o cual prueba. Cuánto mejor haríamos si inclináramos la cabeza con humilde sumisión, exclamando: «Todo va bien, todo irá bien».
Los israelitas creyeron que Dios los había rescatado de Egipto con el fin de hacerlos morir en el desierto. Así razona siempre la incredulidad; nos induce a interpretar a Dios en presencia de la dificultad, en lugar de interpretar la dificultad en presencia de Dios. La fe se coloca más allá del alcance de la dificultad y allí encuentra a Dios con toda su fidelidad, amor y poder. Para Dios no hay inconveniente demasiado grande, para Él son todos igualmente posibles de resolver. Quizás pienses que has llegado al límite de tus fuerzas. Si no puedes lidiar con tus hijos, una persona querida te ha traicionado, tu situación económica está peor que nunca y tu salud no mejora, no cometas el error de desalentarte. En lugar de ello piensa de esta manera: cuanto mayor sea la dificultad, mejor ocasión se le ofrece a Él para intervenir como un Dios benigno y todopoderoso. Di: «Todo va bien, todo irá bien».
Tus mejores días no han llegado. En tu futuro hay ascenso, bendición, crecimiento, bienestar y victoria. ¿Cómo lo sabemos? Porque eso es lo que le esperaba al pueblo de Israel al otro lado del mar. Como ellos, tú estás a punto de entrar en tu mejor etapa. Nadie podrá impedir que se cumplan los planes de Dios. Nadie podrá detenerte. Tu familia saldrá a flote. Tus hijos se encaminarán, tus negocios crecerán y tu ministerio llegará a naciones que nunca imaginaste.

José Luis y Silvia Cinalli
Pastores, consejeros y escritores
consultas@placeresperfectos.com.ar

About redaccion

Check Also

El poder de los pensamientos, Miguel Ángel León R.

Nada puede destruir el hierro, pero su propio óxido sí. De la misma forma nadie …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *