Home / Actualidad / Tapaboca sin cerrar la boca

Tapaboca sin cerrar la boca

Hoy los muertos se dan por no taparse la boca, mañana vendrán los muertos por no tener nada que meterse en la boca

Al final, el virus beneficiará mucho a alguien / Freepik

Lo inédito sucedió, una medida de alcance mundial ha sido decretada por un organismo que goza de pleno reconocimiento público, la Organización Mundial de la Salud. El uso del tapabocas es ahora una de las primeras líneas de acción profiláctica contra el coronavirus.
Les contaré cómo surgió en mi espíritu la idea y necesidad de compartir con ustedes este documento didáctico.
Una muy apreciada hermana en Cristo y amiga personal me preguntó, José, ¿qué opinas sobre lo que está sucediendo a nivel mundial? ¿Será esto el principio de dolores de que habla Mateo 24? ¿Será esto un proceso de parte de Dios para la humanidad y para su pueblo? Y mi respuesta fue un contundente: ¡NO!
Le expliqué a la hermana, que lo que estamos viviendo, no es un PROCESO; es una CONSECUENCIA. Lo que estamos viviendo no es Mateo 24, es Proverbios:
«La insensatez del hombre tuerce su camino, y luego contra Jehová se irrita el corazón» (Proverbios 19:3).
Continué la prosecución de mi respuesta, y le dije: Una cosa es que usemos tapaboca, y otra muy diferente, cerrar la boca. Hay cosas que nadie quiere decir, para no meterse en problemas, o recibir ataques y discrepancias’.
Siempre lo más fácil es culpar a Dios de todo lo que nos sucede; y esto lo aprendimos de Adán:
«Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí» (Génesis 3:12).
Todo ese lío comenzó en China, específicamente en Wuhan, donde la predilección gastronómica y culinaria es el consumo de animales exóticos, específicamente, murciélagos y serpientes, vectores predilectos del COVID-19.
Siendo China una potencia en tecnología y ciencia, tenemos que preguntarnos obligatoriamente, ¿sabían los chinos sobre la existencia del coronavirus en esos animales? ¿Quieren ustedes que yo les de la respuesta? ‘¡SI!’.
Hoy estamos ante un gran fenómeno, y es que, los chinos «nos REGALARON el monstro (COVID-19)» y ahora, «le están VENDIENDO» al mundo, los equipos profilácticos para la lucha contra el coronavirus.
¿Sabían ustedes que hoy día China es el principal EXPORTADOR MUNDIAL de mascarillas, tapabocas, equipos de detección del virus y ventiladores vitales?
Esto lo que Marcus Lemonis (EL SOCIO) llamaría sin duda alguna: UN GRAN NEGOCIO.
Gran parte mundo, y de la iglesia de Cristo, cree que Dios está detrás de todo este asunto. Otra parte cree que esto es un asunto espiritual procedente de las profundidades del infierno. Pero, nadie quiere hablar de los chinos.
Aclaro de una vez, mi intención no es promover un estatus xenofóbico contra los chinos, pero las cosas hay que llamarlas por su nombre. En lo concerniente al pueblo de Dios a nivel mundial, el primero en tener la valentía de llamar las cosas por su nombre, fue el Dr. Jaime Banks Puertas, fundador de la Obra Luz del Mundo Internacional. Jaime Banks Puertas dijo: «Llamemos las cosas por su nombre: El virus chino».
El segundo en catalogar las cosas por su nombre, fue el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, cuando en una alocución nacional dijo: «el virus chino». De una vez hubo un rechazo público por parte del presidente chino, Xi Jinping, y gran parte de sus colegas comunistas en el mundo.
Yo no entiendo, por qué esa actitud reticente de muchos hijos de Dios en no llamar las cosas por su nombre. Jesús no sufría de eso:
«Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer» (Juan 8:44).
«Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar.
Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra» (Lucas 13:31-32).

EL PODER DE LA JUSTICIA DE DIOS:
No en vano, uno de los nombres con los cuales Dios se revela a través de su palabra, es «JEHOVÁ TSIDKENU»: ‘El Dios de Justicia’.
La justicia de Dios se revela en la Biblia de cuatro maneras:
1) JUSTICIA RECTORA: Dios es el Rector del Universo. Dios tiene el CONTROL de toda su creación:
«Dios cuida de su creación» (Salmo 104).

2) JUSTICIA REMUNERATIVA: A Dios le gusta pagar a aquellos que trabajan para Él y confían en Él:
«Jehová recompense tu obra, y tu REMUNERACIÓN sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte» (Rut 2:12).

3) JUSTICIA RETRIBUTIVA: Dios ejecuta juicios y sentencias:
«Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar RETRIBUCIÓN a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo» (2ª Tesalonicenses 1:6-8).

4) JUSTICIA DECLARATIVA: Dios siempre discurrirá el velo y la verdad se sabrá:
«Así que, no los temáis; porque no hay nada encubierto, que no haya de ser manifiesto; ni oculto, que no haya de saberse» (Mateo 10:26).
Esta última manifestación de la justicia de Dios, es la que nos garantiza; que este planeta sabrá QUÉ FUE LO QUE EN VERDAD PASÓ AQUÍ.

ALGUIEN SACÓ BIEN SUS CUENTAS:
Los espiritualistas y espiritistas, le confieren un sentido místico a todo, pero el espiritual puede discernir las cosas del mundo espiritual y del mundo natural. El espiritual, desde lo espiritual, puede ver lo que ocurre en secreto y en lo profundo de lo natural:
«Tenía el rey de Siria guerra contra Israel, y consultando con sus siervos, dijo: En tal y tal lugar estará mi campamento.
Y el varón de Dios envió a decir al rey de Israel: Mira que no pases por tal lugar, porque los sirios van allí.
Y el corazón del rey de Siria se turbó por esto; y llamando a sus siervos, les dijo: ¿No me declararéis vosotros quién de los nuestros es del rey de Israel?
Entonces uno de los siervos dijo: No, rey señor mío, sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu cámara más secreta» (2 Reyes 6:8-12).

Tres economías contemporáneas se debatían la hegemonía mundial: Estados Unidos, Rusia y China. La única forma de que una de estas economías tomara la delantera y lugar de prominencia y dominio era destruyendo, socavando o debilitando a las otras dos.
A raíz de esta pandemia mundial, la economía europea y norteamericana se han resquebrajado por completo. El único país que, en medio de esta apocalíptica catástrofe, está creciendo económicamente es China, gracias al COVID-19.
No me atribuyo un don profético, pero se los aseguro, la recesión económica mundial postCOVID-19, será de tal magnitud, que después de los muertos por el virus, vendrán los muertos por el hambre; y alguien le sacará un gran provecho a esa situación.
Hoy los muertos se dan por no taparse la boca, mañana vendrán los muertos por no tener nada que meterse en la boca. Al día de hoy, ya se han perdido más de seis millones de empleos solamente en Europa. Estados Unidos no se quedará muy atrás en la tasa de desempleo. Las bolsas de valores se han desplomado. Todo este escenario tendrá un impacto directamente proporcional en el resto de los países del mundo, exceptuando al gigante asiático. Al final, el virus beneficiará mucho a alguien.
Cosa curiosa, el coronavirus viajó por todo el mundo en cuestión de días, pero no llegó a las capitales en China, Beijín y Shanghái. Es extraño, el virus se produjo en el oriente, pero su efecto letal y devastador se ha visto es en occidente.
Por más que lo pienso y lo analizo, y le busco la vuelta, no logro entender, cómo fue que los mercados bursátiles de Europa y Estados Unidos se desplomaron y el marcado de valores chino no colapsó, y, de hecho, en plena crisis del coronavirus China compró bonos y acciones a compañías a precio de gallina flaca, de manera que cuando todos iban a la quiebra la economía china se fortalecía.
Cuando esta pesadilla termine, y el mundo necesite insumos básicos, ¿qué país creen ustedes que estará allí, listo para VENDER todo el producto manufacturado y alimento que necesiten?

UN DATO:
China es un país comunista, lo que se sabe de China, es lo que China quiere y le conviene que el mundo sepa. Allí no hay prensa libre, lo que si hay es un descomunal aparato gubernamental de propaganda, así que, si los chinos dicen que solo tuvieron 3.600 muertos por COVID-19, en una nación de más de 1000 millones de habitantes, pues no den por sentado que eso es así. Recordemos que ellos tuvieron el primer caso de muerte por coronavirus en noviembre 2019, y no fue sino hasta enero 2020 cuando hicieron público el asunto, y ya era demasiado tarde.

UN DATO BÍBLICO:
China jugará un papel crucial en la guerra de ARMAGEDÓN:
«El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino para los reyes del oriente» (Apocalipsis 16:12).

UNA ORACIÓN:
Oremos por los hijos de Dios que son perseguidos y asesinados en China. La cabeza de los pastores tiene precio en ese país, de manera que cuando los arrestan son sentenciados a muerte.
Hoy no me despediré con el acostumbrado Solo Maná.

José Mavárez
Maestro

About Verdad y Vida

Check Also

Lo que los cristianos deben saber sobre QAnon

QAnon es una teoría de conspiración en expansión centrada en la idea de que una …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *