miércoles , diciembre 12 2018
Home / Palabras del Director / “Si solo supieras hoy…” Venezuela

“Si solo supieras hoy…” Venezuela

La situación tiende cada día a agravarse en Venezuela. Vemos cómo se cumplen cada una de las profecías dadas por el Señor para nuestra nación; lo único que puede detenerlas o mitigar su efecto es una vuelta a Cristo a nivel personal y nacional, tanto de los que aquí viven como los que han emigrado ya. ¿Pero qué vemos en cambio?, el aumento de los graves pecados que nos trajeron hasta acá; gente huyendo del país; pocos en la iglesia muestran discernimiento de lo que Dios viene hablando y lo que hay que hacer para evitar la manifestación más dura del juicio divino.
Esto nos recuerda el episodio cuando el Señor entró por última vez a la Ciudad de David. «Cuando Jesús estaba a punto de entrar a Jerusalén y vio la ciudad, lloró por ella y dijo: “Si solo supieras hoy lo que te trae paz, pero no puedes saberlo porque está oculto para ti. Llegará la hora en que tus enemigos harán un muro, te rodearán y te atacarán por todos lados. Ellos arrasarán contigo y con tu gente. Las piedras de tus edificios no quedarán una sobre otra. Todo esto pasará porque no reconociste la hora en que Dios vino a salvarte”» (Lucas 19:41-44. PDT).
Venezuela:
Si solo supieras hoy… que tu paz no vendrá de los hombres, sean estos políticos o gobernantes, sino que solo un arrepentimiento nacional y una vuelta al Señor que compró tu salvación en la cruz del Calvario será lo único que te traerá paz verdadera y duradera.
Si solo supieras hoy… que mientras sigas buscando a Dios a través de los ídolos religiosos o de hombres -vivos y muertos- a quienes idolatras como quienes pueden solucionar tus problemas y no adoras y sirves al Señor que se levantó victorioso de la tumba al tercer día, tu situación seguirá empeorando.
Si solo supieras hoy… que tus muchas prácticas idolátricas, de santería y brujería solo harán encender la ira de Dios sobre nosotros y «llegará la hora en que tus enemigos harán un muro, te rodearán y te atacarán por todos lados. Ellos arrasarán contigo y con tu gente».
Si solo supieras hoy… que si sigues haciendo «reinitos ‘templocéntricos’» y jugando a la ‘iglesita’ y no te unes en clamor, lloro y arrepentimiento por la nación «el juicio comenzará por la casa de Dios y lo que vendrá para los incrédulos será catastrófico»; porque solo el clamor del remanente fiel y santo es lo que hará nacer la Nueva Venezuela.
Si solo supieras hoy… que por no haber hecho caso al llamado de Dios a través de años de predicación y advertencias proféticas y que aún persistes en endurecer tu corazón para con el Señor, a pesar de que has visto cumplirse gran parte de las profecías que desde hace cuarenta años el Espíritu Santo viene hablando, Jesús, como a la Jerusalén de su tiempo, hoy te recuerda: «Todo esto pasará porque no reconociste la hora en que Dios vino a salvarte».
Pero así como Jerusalén fue destruida pero luego Dios comenzó y no parará de restaurarla hasta su final glorificación, así pasará con Venezuela, al final de este juicio nadie recordará estos amargos años donde Satanás impuso su plan sobre cada gobernantes de turno y estos pactaron sus almas y la nación entera con el enemigo llevándonos al caos; cuando el país se convierta a Cristo y Él sea el Señor de Venezuela, entonces vendrán los años dorados, el tan ansiado y costoso avivamiento y la gloria del Señor cubrirá a la Pequeña Venecia como las aguas cubren el mar.
Será el tiempo cuando los planes de Dios ya no le serán ocultos a la población y a los gobernantes de Venezuela. Aunque «no reconociste la hora en que Dios vino a salvarte», en aquellos días -en los próximos días- Venezuela levantará manos santas al Rey de gloria, y solo invocarán a Jesucristo, el Rey de reyes y Señor de señores; y acabará la aflicción, el dolor y la escasez, tus hijos volverán a poblar tus tierras de donde salieron por obligación y necesidad, y ya jamás se nombrarán más aquellos hombres y gobernantes que te afligieron ni de los demonios que invocaron para traer tu ruina y miseria. ¡Será conocida como la República Cristiana de Venezuela!

About redaccion

Check Also

Lo que jamás se podrá cambiar

Estamos en las postrimerías de este tiempo de desórdenes sexuales y depravaciones con ribetes «legales» …

One comment

  1. excelente enseñanza y reflexion , para los cristianos evangelicos, que deben ser los primeros en cambiar sus lamentos en acciones como verdaderos hijos de DIOS, que tristeza siento por Venezuela, y sus habitantes y tantos falsos hijos de DIOS, que siguen sus propios intereses y buscando fama y cargos, pido perdon cada dia y momento por los pecados de Venezuela y por los que tengo y no haber sido mas insistente en la tarea que ordeno el SEÑOR, pero doy gracias a DIOS, por hoy y hacerlo cada dia, atte DIOS LE BENDIGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *