Home / Opinion / Secretos de un babalao: Olofi, el dios de la santería

Secretos de un babalao: Olofi, el dios de la santería

(Orlando Oviedo – Pastor, conferencista y escritor).-

En los años en que practicaba el ocultismo en sus diferentes manifestaciones, santería, el palo mayombe, el espiritismo y el babalaísmo, había oído mencionar a Olofi, un ídolo que representa al dios de la religión yoruba «santería», el cual es adorado por todas las personas que practican esas religiones.
Sin embargo, en realidad nadie ha podido ver la efigie o el ídolo que representa a Olofi desde el punto de vista material, sino solo los babalaos, ya que ellos supuestamente son los que tienen al ídolo Olofi.
También son los babalaos los que fabrican ese ídolo y se lo entregan únicamente a otros babalaos que pueden recibirlo, ya que cuesta mucho dinero obtenerlo.
La Biblia declara: «No os volveréis a los ídolos, ni haréis para vosotros dioses de fundición» (Levítico 19:4). «Y el hombre o la mujer que evocare espíritus de muertos o se entregare a la adivinación, ha de morir; serán apedreados; susangre será sobre ellos» (Levítico 20:27).
No se extrañe de que un hombre fabrique un ídolo y le llame dios, puesto que «dioses» (con minúscula) hay muchos y la idolatría existe desde tiempos remotos. Ya en los primeros años de nuestra era había surgido el gnosticismo, que según nos explican Vila y Escuain en su Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, fue un complejo movimiento religioso que surgió a mediados del segundo siglo de nuestra era. Sus partidarios pretendían tener el conocimiento de la verdad superior a la fe; y una de sus creencias era que la deidad de Dios era tan pura y santa que no podía actuar directamente sobre la materia, sino tenía que usar intermediarios que de manera gradual ascendieran por rangos hasta la deidad suprema. Además, los conocimientos eran reservados solo para los iniciados en sus creencias gnósticas.
«Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre» (1ª Timoteo 2:5). «Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4:12).
Estas creencias y ritos de iniciación en las religiones se continúan practicando en estos tiempos, y los ídolos siguen siendo para ellos los llamados «intermediarios», en su ignorancia creen que adoran a Dios, sin poder darse cuenta que el dios de los ídolos es Satanás y sus espíritus demoníacos, que hoy están gobernando las mentes y los corazones de aquellos que participan en la adoración a los ídolos y amuletos.
Las adoraciones a dioses viene desde mucho tiempo, antes de que Jesús viniera a rescatar la humanidad, donde los sacrificios de niños tenían lugar, y por lo cual la ira de Dios se encendia. «Y edificaron lugares altos a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloc; lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá» (Jeremías 32:35).
En este artículo explico quién es ese ídolo llamado Olofi y cómo es representado el dios de la santería, y de toda la religión yoruba y de todos aquellos que se consultan y creen en esto.
No obstante, es bueno destacar que no todos los babalaos saben cómo se construye el ídolo Olofi, y no todos conocen los ingredientes o materiales que se usan para su fabricación. Por muchos años pertenecí a la religión santera e ignoraba lo que se utilizaba para la creación del ídolo Olofi.
Creo seriamente que se trata de una burla satánica contra la humanidad y al mismo tiempo de un desengaño para todos aquellos que por ignorancia acuden a las religiones buscando alivio a los problemas y enfermedades que los oprimen. Males creados por los mismos espíritus que las personas van a tratar de resolverlos, sin saber que le están vendiendo su alma al diablo.
Permitame que el propio protagonista de la criminal idolatría cuente su historia y explique los hechos con lujo de detalles, de modo que todos puedan apreciar la crueldad, el desprecio y la burla con que el diablo trata a la humanidad, y cómo engaña a las personas debido a su ignorancia e incredulidad.

olofi cuenta su historia
Todavía no tengo nombre ni conozco lo que está sucediendo, pero recuerdo que estaba dentro del hombre que hubiera sido mi padre, el mismo que me puso dentro de aquel aparato reproductor, de la que hubiera sido mi madre.
Pude darme cuenta de que no estaba solo, sino que unos quinientos millones iguales que yo corrieron por aquel lugar ácido, resbaladizo y caliente hacia la vida. Durante aquella carrera, notaba cómo a muchos otros que iban a mi lado se quedaban atrás.
Sin yo saber a dónde iba, avanzaba con todas mis fuerzas, buscando aquel sitio donde terminaría mi carrera, donde solo yo pude llegar y penetrar.
Me costó trabajo realizar la entrada, pero cuando me hallé dentro fue algo bueno para mí. Allí recibí un componente que conformaba la otra mitad de mi cuerpo; me sentí completo, me sentí fortalecido e íntegro, y sobre todo muy a gusto dentro de aquel óvulo.
No sabía nada del tiempo ni de las horas, pero cada momento que pasaba sentía que crecía dentro de ese lugar suave y dulce. Presentía que alguna cosa muy agradable iba a ocurrir conmigo, pues algo dentro de mí latía y comenzaba a oír voces que venían desde afuera. Por cierto, una de las voces me resultaba muy apreciada sentía amor por aquella voz.
No sé qué tiempo pudo haber pasado desde que entre allí, pero ahora ya no era como antes. En ese momento había adquirido dos extremidades inferiores y también dos extremidades superiores, y sin darme cuenta sentía que estaba  sumergido en un líquido que rodeaba lo que sería mi cuerpo. Esto parecía haber sucedido  como por arte de magia, aunque había alguien que se estaba encargando de  facilitarme todas las cosas que necesitaba para mi formación.
«Me vestiste de piel y carne, y me tejiste con huesos y nervios. Vida y misericordia me concediste, y tu cuidado guardó mi espíritu» (Job 10:11-12).
Me sentía contento, pues alguien me estaba fortaleciendo y cuidaba que la paz que yo tenía en aquel lugar se mantuviera siempre.Un día, por llamarle de algún modo, aquella tranquilidad se terminó, no duró más tiempo.
En cierto momento, sin nadie avisarme, me di cuenta de que me estaban sacando de aquel lugar tan lindo donde me formaba. Una voz dulce, suave, con autoridad, aunque suplicante, decía: «¡No lo hagas, mujer, ámalo, es parte de tus entrañas!».
Hablaba como si le doliera grandemente, pero tenía que permitir la decisión tomada.
«Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre […] No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas» (Salmo 139:13-16).
«El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida» (Job 33:4).
Fui sacado de aquel lugar antes de tiempo, aunque ya estaba completo.
Fue entonces que oí el primer nombre que me pusieron: Feto. 
Yo decía: «Después que corrí tanto y me esforcé. Grité a oídos sordos: ¡Alguien tendrá que dar cuenta por esta injusticia!».
Te preguntarás donde estoy ahora, qué ha sido de mi. Ahora mi cuerpecito esta dentro de una lata y me llaman Olofi.
En una oscuridad absoluta donde solo se oye alrededor un murmullo de muchos hombres que cantan repetidas veces algo que dice: «Olofi niye, olofi niye, olofi niye, olofi niye, olofi niye olofi niye».
En ocaciones es como si me pareciera oír la voz del que hubiera sido mi padre, que canta entre las voces, y me digo «si él supiera donde esta su hijo ahora».
Por eso grito desde esta tribuna para que todos lo sepan. ¡SÍ, YO SOY OLOFI, EL HIJO QUE UN DÍA  DESECHASTES, ES. EL «dios» DE LA SANTERIA!

Continuará…

pastoroviedo97@yahoo.com


Hallan fetos humanos en equipaje en el aeropuerto de Miami

MIAMI (AP).-

Agentes aduanales del aeropuerto internacional de Miami hallaron dos fetos humanos en un equipaje que venía de Cuba, informaron el jueves las autoridades (22 de marzo de 2012. Associated Press).
Un portavoz de la Policía de Miami-Dade dijo que encontraron los fetos en el equipaje de dos mujeres cubano estadounidenses que regresaban de La Habana.
La Policía dijo que los agentes de aduanas descubrieron un feto cuando examinaron a través de los rayos X una jarra de cerámica y vieron el segundo cuando abrieron el envase. Uno era masculino y el otro femenino.
Un examinador médico determinó que ambos fetos tenían unas 20 semanas y, sin embargo, habían nacido.
No había sospechosos ni se presentaron cargos.

About redaccion

Check Also

Cómo reaccionar ante las pruebas de la vida, Charles F. Stanley

Nuestro único fundamento verdadero en tiempos de problemas es el Señor y su Palabra “Entonces …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *