jueves , agosto 16 2018
Home / Venezuela / Se aproxima el gran avivamiento para Venezuela

Se aproxima el gran avivamiento para Venezuela

(Verdad y Vida).-

El pasado sábado 19 de mayo fue convocado un ayuno-clamor nacional previo a las elecciones celebradas el domingo 20, cientos de congregaciones se unieron, y en su amor y fidelidad el Espíritu Santo habló a su pueblo. Una de las impactantes palabras la recibió el pastor Juan Mena, de la iglesia Elim en Sabaneta de Barinas; la reproducimos textualmente:
«Dios les bendiga. Les escribe el hermano Juan Mena, pastor de la iglesia Elim Sabaneta de Barinas. Hoy sábado 19 de mayo a la 1 p.m estando en un clamor por Venezuela en compañía de varios hermanos de la iglesia en el templo Elim, disertando el mensaje “El deber del atalaya”, apoyado en la base bíblica de Ezequiel 3:16-21, de repente vino el poder de Dios y ministró mi vida y todo mi ser se estremeció en la presencia de Dios, Dios me mostró en visión un fuego gigantesco que empezaba a resplandecer en muchas iglesias locales, era tan grande el fuego que se extendía por todos los rincones de Venezuela, y me dijo el Señor, “es con el fuego de mi presencia que voy a limpiar a Venezuela”. Me dijo “se acerca un gran AVIVAMIENTO, he ahí, por eso el fuego en las iglesias locales”; me dijo “el gran AVIVAMIENTO está a punto de comenzar, me dijo el Señor “la restauración del fuego de mi presencia será nacional, para todo el país venezolano”. Me dijo el Señor “díganle a todo mi pueblo que me adoren, que alaben, que se unan, que se perdonen, que se humillen y que vivan como hijos de un solo Padre”.
»Me mostró en la visión un hombre gigantesco de estatura que peleaba contra un pueblo muy numeroso, pero más pequeño que el gigante en estatura. El pueblo pequeño en estatura estaba unido y en la unidad del pueblo surgió un poder sobrenatural, salía un rayo de fuego de la boca del pueblo, el cual hirió al gigante en la cadera, y me decía el Señor “dile a mi pueblo que me adoren, que me alaben y que oren confiadamente porque el hombre fuerte está herido”. El rayo de fuego se hizo más grande y más fuerte; a medida que el pueblo adoraba, alababa y oraba la herida se iba haciendo más grande y empezó a dañar la columna, el fuego iba rumbo a la cervical, cuando el hombre fuerte se vio herido empezó a cojear y Dios me dijo: “dile al pueblo que arrecie la alabanza, la adoración y la oración y que permanezcan unidos porque el hombre fuerte está vencido”; y el gigante empezó a retroceder hasta que se desplomó derrotado.
Me dijo el Señor “hay VICTORIA”, y me volvió a decir: “que se apoyen en mi Palabra que les envío esta bendición ISAÍAS CAPÍTULO 40 Y 41”. El fuego fue tan contundente que Venezuela quedó RENOVADA y me mostró el Señor una cosecha de maíz muy gigantesca y muy hermosa, había buen follaje en la cosecha porque la tierra era fértil y le pregunté al Señor: ¿qué es todo esto? Y me dijo el Señor “es que todo empezará de nuevo, habrá un nuevo horizonte, habrá un nuevo amanecer y todo se logrará con el fuego de mi presencia”. Me dijo: “diles que no teman que vean lo que vean, oigan lo que oigan, que sientan lo que sientan, nadie los arrebatará de mi mano. Yo soy EL DIOS DE LA VICTORIA”.
Y ya para concluir me mostró unas naves marítimas que venían de lejanas tierras, traían abundancia de alimentos, medicina y ropa. Y me dijo: “diles que tengan confianza en mi, ya empecé a mover mis escuadrones, que se recuerden de la terrible tempestad del viento huracanado, el mar embravecido y la pequeña embarcación azotada por el viento y solo bastó la voz que salió de mis labios para lograr que se hiciera bonanza y se hizo grande bonanza. Así sucederá en Venezuela. Recuerden es con el fuego de mi presencia”. Se aproxima el gran avivamiento para Venezuela, me dijo finalmente el Señor que no tengamos miedo que en su presencia hay plenitud de gozo». (Editado por la Redacción).◄

About redaccion

Check Also

Profesionales cristianos unidos por Venezuela

(Verdad y Vida).- Con la reciente noticia de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) discutirá …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *