Home / Suplemento 23 Aniversario / Ricardo Arias: “El hombre fue creado para administrar y sojuzgar”

Ricardo Arias: “El hombre fue creado para administrar y sojuzgar”

(Verdad y Vida – REDACCIÓN).-

En Colombia, en el año 1991, se vio la primera participación formal de un movimiento cristiano, con la elección de dos representantes y trajo como resultado principal que se establecieran las bases para una ley de libertad religiosa, y además que se abrieran espacios para que movimientos políticos de origen cristiano pudieran participar en elecciones para cargos de elección popular.
Ricardo Arias, presidente del partido Libres, en Bogotá, Colombia, en entrevista para este Suplemento Espacial Aniversario, informó que luego de la constituyente se formaron dos partidos políticos: Unión Cristiana y Partido Nacional Cristiano, que tuvieron representación en el Congreso, alzando su voz en debates sobre muchos temas de la política nacional y presentaron proyectos que fueron aprobados en beneficio de la familia, la comunidad cristiana y en particular fueron los gestores de la Ley de Libertad Religiosa, en la que se establecieron los fundamentos para el libre ejercicio de las distintas religiones positivas en el país, incluidas las Iglesias Cristianas.
Aunque después del año 2006 dejaron de existir los partidos cristianos, se dieron candidaturas en los partidos tradicionales, lo cual permitió que haya representación de cristianos en el Congreso de Colombia, que «han tenido una honrosa participación principalmente en la creación de leyes de tipo social», dijo.

¿Qué tanto han influido las propuestas políticas de los cristianos dentro del liderazgo político, parlamentario y gubernamental?
– La influencia de las propuestas políticas de los cristianos no ha sido significativa en la medida que no se ha logrado penetrar el estamento político, parlamentario, gubernamental, al no contar con una fuerza unida y realmente efectiva. Su participación se ha visto limitada en el tiempo por la acción mayoritaria de los partidos tradicionales que absorbieron por completo los movimientos. Esto sin desconocer el valioso aporte que cristianos han hecho en las distintas instancias donde han desempeñado funciones con ejemplar dedicación.

Muchos califican la política como una actividad del diablo, ¿está usted de acuerdo?
– Nada más contrario a la voluntad de Dios resulta una afirmación como esta, la realidad es que el hombre fue creado para administrar y sojuzgar la creación en todos los ámbitos, sin ninguna limitación, además la autoridad siempre ha sido y será delegada a quien Él quiera. Otra cosa distinta es que el hombre haya pervertido el mandato y haya cedido su derecho para no ejercer la autoridad de manera correcta y por ésta razón cae en la degeneración y mal uso de la política, convirtiéndola en una herramienta que satisface sus propios deseos y corrompe a quienes participan en ella. Es por esta razón que quienes confían en Dios y están dispuestos a obedecerle deben tomar la decisión de obedecer el mandamiento y ejercer la autoridad que les fue delegada.

¿Debe un ministro cristiano incursionar en la política y optar por un cargo de elección popular?
– No hay una respuesta de ‘sí o no’ para esta pregunta, porque cada uno debe atender el llamado que ha recibido y definirlo delante de Dios, cada función tiene su propia importancia, ninguna es más importante que otra, todas son necesarias y nadie puede determinar la vocación que cada uno tiene, sino solamente quién la va a ejercer, en todos los casos la decisión individual es respetable.

Según la influencia de los cristianos en la política de su país, ¿hacia dónde va la tendencia, según el crecimiento vertiginoso del evangelio en su nación?
– Hay un despertar en este sentido, para realmente ejercer una influencia en la política de nuestro país, si bien es cierto cada día crece más el evangelio, hace falta la base más importante que es alcanzar la unidad que permita desarrollar grandes proyectos y de ésta manera rescatar el valioso liderazgo que se encuentra en todas las congregaciones a lo largo y ancho de la nación, porque hay que perder el complejo de minoría y reconocer que la unión trae consigo una fuerza y poder incomparable, este logro, traerá como consecuencia que verdaderamente se puedan afectar positivamente todos nuestros estamentos, tanto en lo público como lo privado.

¿Qué recomendaciones le daría a los cristianos que tienen inclinaciones en la política?
– Lo primero, que sigan adelante, que no teman convertirse en servidores de la comunidad a la que pertenecen, porque este es el llamamiento más importante y la razón de la existencia de cada uno.
Por otra parte, que nunca se separen de los principios y valores que les han sido enseñados por sus pastores a través de la Palabra de Dios, y les son útiles para ejercer cualquier función, especialmente cuando se trata del manejo de la parte pública en la que definitivamente hay que producir una transformación, no es suficiente pensar en cambiar algunas cosas, sino que hay que producir una metamorfosis absoluta, que erradique por completo todo lo malo que contamina.
La visión que se tenga hace parte importante en todos los proyectos que se quieren desarrollar, esto permite pensar no sólo en presente sino también en futuro, midiendo los beneficios que traerá para las generaciones futuras, es decir nuestra descendencia. Esta visión debe incluir preferencialmente a la sociedad en su educación y fundamentación en principios y valores, no hay ciudades ni naciones, sin sociedad.
Agregó que «América está llamada a vivir con dignidad, es un campo de acción maravilloso, que desafía al pueblo cristiano a ejercer la tarea de discipulado, que significa un reto a transformar sociedades enteras, cumplir esta tarea es en realidad una respuesta al gran potencial que en ella se halla».
Concluyó asegurando que «América lo tiene todo, pero le falta todo, no hay excusa para un continente tan rico en recursos en toda su extensión, pero que requiere una sociedad llena de ciudadanos «flexibles, comprometidos, colaboradores, competentes, comunicadores, confiables, disciplinados y que valoren a los demás», es una sociedad que se revitaliza en ella misma pero que a la vez, conforma una nueva nación o ciudad partiendo de aquellos atributos de sociedad».

Ricardo Arias
Es un miembro comprometido de la iglesia cristiana desde 1987 y presidente del partido político Libres, grupo significativo de ciudadanos que como su nombre lo indica, camina y marcha bajo el concepto de libertad. Libres, es un compromiso para edificar una nueva ciudad, donde se establezcan la libertad, la justicia y la dignidad, basados en principios, valores y modelos establecidos por Dios para el hombre.
Tiene una larga trayectoria política como presidente del Fondo Nacional del Ahorro, secretario de Obras Públicas en el departamento del Quindío, director de Valorización, Departamental del Quindío y municipal de Armenia. También fue ingeniero Interventor de la Secretaria de Obras Públicas Departamentales del Quindío, gerente de la constructora Las Palmas de Sorrento y la Compañía Limitada, entre otros.

About redaccion

Check Also

Realidad paralela

Sería iluso negar que en Venezuela estamos en crisis, nunca antes, al menos en los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *