Home / Análisis / Reformadores vs motivadores: El dilema del liderazgo del presente siglo

Reformadores vs motivadores: El dilema del liderazgo del presente siglo

Venezuela necesita reformadores para construir la nueva y mejor Venezuela que tanto anhelamos todos

Los Reformadores son muy distintos a los Motivadores; por esta causa muchos no calzamos en el cliché popular.
Te lo explico; un Reformador lava profundamente el rostro del maquillaje del sistema, a veces con agua fría, un motivador en cambio, prefiere no mover el avispero para conservar el status y seguir siendo popular.
Un Motivador levanta ánimos, cambia momentos, energiza proyectos, pero un Reformador rompe estructuras, discierne fallas coyunturales, cambia sistemas operativos arcaicos, denuncia inoperancias corporativas y promueve y motoriza los cambios necesarios.
La tradicional anestesia religiosa, que se amolda al sistema, que solo persigue poner un parche en vez de cambiar el sistema, no es un elemento común en un Movimiento Reformador, porque se necesita de «drasticidad» con muchos elementos que ya acusan de obsoletos en detrimento de la Tecnología Vigente.
Un Motivador te da color en un día gris, te da esperanza para el futuro, sana tu pasado; un Reformador, en cambio, te destroza la estantería mental y las ideas preconcebidas, pero en simultáneo, te revela el diseño del «Nuevo Orden» y del Sistema de Verdades Presentes que regirán hasta en tus nietos.
¿Lo entendemos verdad?, se puede ser educado, pero directo a la vez, pero también se pueden obviar protocolos humanos con cascarón religioso y comunicar la Verdad, sin temor a perder reputación.
Un Reformador tiene un incomodador interno que actúa de «detector de fachadas» y que hace que odie simulacros y que solo promueva verdades relativas a tiempo y espacio, aunque no esté en el canal mediático de turno.
Esto es así porque lo que produce este coraje en un Reformador, es su misma Mente Reformada y no un simple Latido Emotivo.
Es preciso discernir el tiempo. La mayoría de las veces, no necesito un Mensaje que me haga llorar, sino una Palabra Adelantada que sacuda toda mi estructura mental. 
«Lo que realmente necesitas es algo que te haga pedazos por dentro, pero que te haga renacer y reinventarte (situacionalmente), después».
Lágrimas, vienen y van, pero no cambian a las personas, un mensaje revelador desde el espíritu reformador, sí.
La Reforma es muy distinta a la Motivación.
Lo que más necesita el Sistema actual son Reformadores, pues, con las Motivaciones solo se sobrevive con más de lo mismo.
Tu potencial enojo no cambiará la ecuación, y si no lo asientes, lo aceptarán tus nietos, pero de todas formas, se hará.
Sé parte activa y operativa de esta Era Plena; entiéndela desde una Nueva Reforma Mental.
Si reformando logro motivarte, está muy bien, pero si te motivo sin reformarte no llegarás muy lejos, tendrás que volver por más motivación cada día, te convertirás en un adicto a la motivación, pero no llegarás lejos en la vida.
Es preferible una verdad incómoda que te duela un poco a una mentira cómoda que te estanque para siempre y te cause dolor toda la vida.
Con la verdad serás como un tren sobre los rieles, que avanza hacia su destino, con la mentira sigues siendo un tren, pero sobre la arena de la mentira, haces mucho ruido, pero no te mueves, no vas hacia ninguna parte.
La verdad es lo único que te hace libre para ir hacia adelante en la vida, el reformador no intenta agradarte, ni hacerte sentir bien o cómodo, lo que realmente intenta es ayudarte, aunque esa ayuda implique un puntapié en tu trasero que te mueva hacia adelante.
Un motivador está conforme con tu aplauso presente, un reformador solo estará satisfecho con el logro de tu futuro.
¿Qué quieres tú, que te motive o que te reforme?
En una sociedad que se ha habituado a la ilusión de la mentira, es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados.
Es tan grande la adicción a la mentira que cuando la gente está frente a la verdad, sufre de disonancia cognitiva, producto de haber perdido su pensamiento crítico y reflexivo a causa de su adicción a la mentira.

Mis preguntas finales para ti:

  1. ¿Quieres una mentira cómoda y manejable o una verdad incómoda que te mueva el piso y te empuje hacia adelante?
  2. ¿Quieres oír a un motivador o aceptarás el reto de recibir directrices de un reformador en tu vida?

Venezuela necesita reformadores para construir la nueva y mejor Venezuela que tanto anhelamos todos, llegó la hora de decirle NO a los mentirosos de siempre, que te motivan con la mentira que ha estancado a Venezuela hasta hoy y empezar a buscar un nuevo liderazgo que traiga una reforma profunda que proyecte y encamine a Venezuela hacia su mejor futuro posible.

Miguel Ángel León R.
Apóstol y sicólogo

About redaccion

Check Also

La batalla sobre los nefilim (nephilim)

Aparentemente de la nada, la expresión “gigantes en la Tierra” aparece en Génesis 6:4. ¿Quiénes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *