sábado , septiembre 22 2018
Home / Opinion / ¿Quieres conocer la voluntad de Dios? Fernando Regnault

¿Quieres conocer la voluntad de Dios? Fernando Regnault

Una de las mayores inquietudes de muchos creyentes, es conocer la Voluntad de Dios para sus vidas. Lamentablemente muchos se quedan con la incógnita, debido a que, ni siquiera están haciendo la voluntad de Dios revelada en su Palabra. ¿Cómo nos revelará lo más grande, si ni siquiera hemos empezado por lo que es menos?
La voluntad de Dios es: «Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios» (1ª Pedro 2:15-16).
Primeramente la voluntad del Señor es que nuestro testimonio sea el mejor, que ningún incrédulo pueda decir nada malo de nosotros. Hay incrédulos, quienes para excusarse lo que hacen es buscar defectos en los creyentes y lamentablemente en gran parte los consiguen con facilidad. El resultado es que el evangelio y el Nombre del Señor es blasfemado, y el incrédulo se siente con argumentos para seguir en su pecado. La Palabra lo dice así: «Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros» (Romanos 2:24).  El Señor pedirá cuenta a los creyentes que con su mal testimonio, sean piedra de tropiezo que impida a sus vecinos y conocidos venir a Cristo.
La voluntad de Dios es que exhibamos la libertad que Él nos ha dado, de una manera que glorifique su Nombre. Lo dice así: «como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios». Cuidado como usamos la libertad que Cristo nos ha dado, somos libres pero: «Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica» (1ª Corintios 10:23).  Entendamos que somos libres del pecado, somos libres de las tinieblas, somos libres de maldiciones. Pero somos esclavos de Cristo, siervos de hacer el bien, siervos del amor. Somos alertados a no ser «como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo».
Yo he oído al diablo muchas veces decir por boca de creyentes, que nada es malo, porque Cristo nos libertó, tratando que los creyentes vuelvan a la vida vieja, que practiquen lo que vivían cuando los llamó Cristo. Hay una seria advertencia para los que pretenden hacer esto: «Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero» (2ª Pedro 2:20). Está muy claro, quienes practican aquellas cosas de las cuales fueron rescatados, caen de nuevo en las garras del diablo.
Por último, podemos decir que la voluntad de Dios es la santidad, veamos: «pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación» (1ª Tesalonicenses 4:3). Para poder aspirar a una mayor revelación del Señor sobre su voluntad, debemos andar en la voluntad que ya ha sido revelada.
¡Dios te bendiga!
Fernando Regnault
Articulista
elabcdelabiblia@hotmail.com

About redaccion

Check Also

¡Hay que tener mucha fe para ser ateo!

«Dice el necio en su corazón: No hay Dios» (Salmo 14:1). «El Señor es Dios …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *