Home / Venezuela / Puente de Las Tienditas lleno de nuevos obstáculos

Puente de Las Tienditas lleno de nuevos obstáculos

(Agencias – Verdad y Vida).-

Con más contenedores se ha ido reforzando para impedir el tránsito por el puente internacional Las Tienditas, el cual une a Venezuela con Colombia, este canal en los últimos días ha sido la mirada del mundo a través de fotografías donde se observa la situación descrita, esto con la finalidad de obstaculizar la entrada de donaciones de «ayuda humanitaria» de diferentes países hacia nuestra nación, la cual actualmente atraviesa por una agitada y controversial vida política, social y económica.
Un tanque cisterna y 15 contenedores fueron desplegados en los tres canales del viaducto Las Tienditas, que comunica a las ciudades de Ureña (Venezuela) y Cúcuta (Colombia). Previamente había un tanque y dos depósitos de carga. «Queremos paz», se lee en dos de los contenedores, algunos cargados con arena y escombros, reseñaron algunas cadenas de noticias.
La restricción y una fuerte presencia militar impidieron el ingreso de los cargamentos desde Cúcuta el pasado 23 de febrero, lo que generó disturbios y varios fallecidos. De igual forma, las autoridades venezolanas también frustraron el ingreso de otro lote de ayuda por la frontera con Brasil.

¿QUIÉN PIERDE CON ESTA ACTITUD?

La Biblia en cientos de pasajes habla de no afrentar ni oprimir al pobre y al necesitado, negar que la población venezolana está en una lamentable situación e impedir que la ayuda que Dios ha provisto a través de las naciones es un grave pecado, un sacrilegio que traerá consecuencias eternas a quienes actúen de espaldas al Señor y al pueblo pobre y necesitado.
Aseguran las Escrituras que «Oprimir al pobre es afrentar al Creador; tener misericordia del pobre es honrar a Dios» (Proverbios 14:31). Impedir la entrada de ayuda humanitaria es una afrenta contra el Señor mismo, es deshonrarlo; no piensen quienes así actúen que escaparán del inevitable juicio divino. Le recordamos a nuestras autoridades que la arrogancia y la soberbia al negar lo que está a la vista es una pésima decisión.
«Arrogante, el malvado persigue al pobre; ¡pero sus propias trampas lo atraparán!… ¡Vamos, Señor y Dios, levanta la mano! ¡No te olvides de los pobres! ¿Por qué tendría que menospreciarte el malvado? ¿Por qué habría de pensar que no intervendrás? Pero tú sí ves los trabajos y la humillación, y a cada uno le das su recompensa. En ti busca amparo el desvalido; ¡eres el refugio de los huérfanos. ¡Rómpeles los brazos a los malvados! ¡Persigue su maldad, hasta acabar con ella! Tú, Señor, escuchas las plegarias de los pobres; tú les das ánimo y les prestas atención. Tú reivindicas al huérfano y al oprimido, para que los simples mortales no sigan violentando la tierra» (Salmo 10:2,12-18).
Dios ha escuchado el clamor del pueblo venezolano y las oraciones de la Iglesia de Cristo, por lo que actuará en consecuencia, tal y como lo asegura el propio Señor en el Salmo que acabamos de citar. «¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!» (Hebreos 10:31); Dios hará justicia y juicio, justicia al clamor del pueblo y juicio a las autoridades indolentes y arrogantes.◄

About redaccion

Check Also

Congregaciones insulares se unieron para celebrar Pentecostés

 El objetivo de estas fiestas es resaltar a Jesucristo, sacando de ellas todo judaísmo aseguró …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *