Home / Opinion / Principios para el éxito: Rompe el molde

Principios para el éxito: Rompe el molde

(Daniel González – Pastor y escritor).-

«No reparéis en que soy morena, porque el sol me miró. Los hijos de mi madre se airaron contra mí; me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé» (Cantares 1:6).
Quiero señalarte cuatro consideraciones para vivir sabiamente en una sociedad como la de hoy.
Que la opinión de los demás no te limite.
La sociedad tiene una opinión formada sobre las personas de acuerdo a su condición: color de piel, nacionalidad, edad, condición social.
Los primeros en no reparar en esto debemos ser nosotros mismos, y después transmitirlo a los demás, tu condición no te condena, a menos que vos lo permitas.
Dejá de considerar aquello en lo que repara la sociedad y rompé con la predeterminación en tu vida, buscando la predestinación con que Dios te predestinó en Cristo Jesús.
Prepárate para la reacción.
Cuando la sulamita se plantó y dijo que no la excluyeran por su condición, se enojaron sus hermanos.
El sistema y las personas se enojan con los que quieren romper el molde de la predeterminación para ellos.
No se «bancan» que alguien, con un determinado perfil, cambie, progrese, y logre cosas impensadas por los demás para él.
Que la reacción y el rechazo de los demás no te paralicen, y te dejen postrado, sino que sean una confirmación en tu vida de que vas por el buen camino.
No permitas que te pongan donde los demás quieren.
Al ver la condición de la sulamita los hermanos la pusieron a guardar sus viñas, es decir, le asignaron su función.
La sociedad hace una proyección de hasta dónde alguien puede llegar y le asigna un lugar y una función.
Si vienes de una familia pobre, nunca tendrás riqueza.
Si eres extranjero, siempre serás de segunda.
Si tus padres te abandonaron, no tendrás una linda familia.
Si tienes 50 años, tienes que trabajar de cualquier cosa.
No permitas que esto suceda, frente a lo que dice la sociedad y lo que habla Dios para tu vida, créele siempre a Él.
Que mañana no tengas que arrepentirte.
La sulamita termina reflexionando que no guardó su viña. Esto significa que no hizo lo que debería haber hecho.
Fijate en qué viña te encuentras, si en la tuya o en la que te pusieron los demás. Y si te encuentras en la que no es tuya, reacciona cuanto antes.
En definitiva, ¿estás viviendo como Dios quiere que vivas o estás viviendo como los demás te dejan vivir? Respondé a esta pregunta actuando en consecuencia.
Que mañana no tengas que arrepentirte, sino que puedas gloriarte en el Señor de haber roto el molde, y haber vivido como Él predestinó que vivieras.
Yo bendigo tu vida para que puedas volverte a tu predestinación en Cristo y renuncies a la predeterminación de los demás.

principiosparaelexito@gmail.com

About redaccion

Check Also

¿Tú en qué lugar habitas? (Tehilim/Salmo 91), Edson Contreras

Hay promesa de rescate para el que habita en su lugar de morada, hay sentencia …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *