Home / Destacadas / Presentan en España la versión 2020 de la Biblia Reina Valera

Presentan en España la versión 2020 de la Biblia Reina Valera

La versión 2020 es una revisión, no una nueva traducción, y ha llevado 25 años de trabajo. Estará en breve disponible en Youversion

Cubierta de la Biblia RV2020

(Evangélico Digital).-

La publicación de una nueva versión de la Biblia siempre es motivo de celebración. Pero cuando se trata de la Reina Valera, seguramente la versión de la Biblia más leída en castellano a lo largo de la historia, el motivo de alegría y atención por parte de millones de lectores de las Escrituras es aún mayor.
Este pasado 26 de septiembre, Sociedad Bíblica de España presentó en Madrid esta nueva revisión de las Escrituras. La RV2020 ha sido fruto del trabajo de un equipo multidisciplinar que, durante muchos años y con especial dedicación en el último lustro, han desarrollado su labor con un objetivo: que el lector pueda encontrar una Biblia comprensible y amena, y a la vez, que mantenga el sabor clásico de la Biblia del Oso, cuya primera edición se publicó hace casi 500 años en Basilea.
El proyecto se inició en 1995, constituyéndose en 2015 un primer comité multidisciplinar, formado por lingüistas, teólogos, filólogos, biblistas, todos ellos bajo la supervisión del departamento de traducciones de Sociedad Bíblica de España. Su intención era terminar el trabajo en el 2017, año del 500 aniversario de la Reforma, pero no pudo ser ante la envergadura y la complejidad del trabajo.
Esta revisión sucede a las realizadas en 1909, 1960 y 1995 y para realizarla, explica Ricardo Moraleja -director del equipo de traducciones de Sociedad Bíblica- que se ha tenido “respeto al texto original, a la tradición textual Reina-Valera, y a los mejores textos bíblicos originales en griego, hebreo y arameo”. El director del proyecto ha sido José Luis Andavert.

“Nos hemos ceñido a las opciones exegéticas de los originales, las que tomaron Casiodoro y Cipriano”

REVISIÓN, NO NUEVA TRADUCCIÓN

Los autores explicaron en la presentación que “se trata de una revisión, no una nueva traducción”. Por ello han evitado modificar la traducción en base a modas, los propios gustos u opciones exegéticas. En este sentido, han respetado las opciones de traducción que siguieron Casiodoro de Reina en la Biblia del Oso y Cipriano de Valera luego en la Biblia del Cántaro.
Por ello han seguido cuidadosamente la base textual de la Biblia del Oso, cotejándola también con la Biblia del Cántaro “porque en otras ocasiones, se han hecho revisiones comparando la Reina Valera con manuscritos modernos de la Biblia, perfilándose un poco la base textual. En nuestro caso (…) hemos evitado hacer correcciones de tipo textual. Sin embargo, sí que se han incluido algunas notas a pie de página que recoge las variantes textuales más relevantes que recogen los manuscritos más numerosos e importantes que tenemos en la actualidad”.
Cuando Casiodoro de Reina publica en 1569, apenas 33 años después Cipriano de Valera considera necesario emprender un proceso de revisión. Ahora han pasado 450 años desde que se publicó la Biblia del Oso, y a lo largo de este tiempo, ha habido una veintena de revisiones. Dice Moraleja: “Creo que Reina Valera 2020 debe encontrar y ocupar su lugar; no ocupar el lugar de otras versiones como la del 60, porque no podría. Pero Reina Valera 2020 debe dar respuesta a las necesidades y retos de nuestro tiempo, manteniendo en pleno vigor el espíritu y la tradición Reina-Valera (…). Sabemos que la transición del texto del 60 al de 2020 va a llevar mucho tiempo como el paso de la 1909 a la de 1960 llevó mucho tiempo”.
En esta nueva versión han buscado lograr un texto fluido, ágil, en un castellano actual, pero que a la vez conservase el aroma propio de Reina Valera. que “cuando lo lees, sigues disfrutando de una obra del siglo XVII, pero que un lector actual puede entender sin dificultades”. También “nos hemos permitido, en pequeñas ocasiones, hacer alguna transformación de tipo exegético, y lo hemos hecho cuando hemos considerado que esas modificaciones aclaraban y mejoraban la comprensión del texto”.
También se ha mejorado la gramática y la ortografía, ajustándola a la normativa vigente desde 2010, como en la acentuación y en una cierta relajación en el uso de la puntuación, lo que ha permitido agilizar el texto.
Lo que sí insistieron mucho en la presentación es que las bases teológicas fundamentales -los textos claves en lo relativo al pecado, la salvación, la figura de Jesús- han permanecido con toda su claridad y vigencia.

 ALGUNOS CAMBIOS: EJEMPLOS

Han cambiado palabras que ya no se comprenden bien. Palabras que quienes se han criado con la Reina Valera del 60 las tienen asumidas, pero para los nuevos lectores no tienen sentido. Por ejemplo, hoy nadie entiende la palabra “publicano”, se entiende mucho mejor “recaudador de impuestos”. O hablar de “bienaventurado”, que está en desuso, así que han optado por “dichoso”, salvo en el sermón del monte, por su alto valor simbólico.
También han sustituido palabras que, aunque se comprenden, no reflejaban con precisión el significado del texto original. Por ejemplo: Pablo, en sus cartas, utiliza la palabra “santo”. Pero el concepto que tiene Pablo sobre “santo” no es el que tenemos en el contexto de nuestra sociedad, más en países de tradición católica, como son muchos de Hispanoamérica. Pablo se está refiriendo a los que forman parte de la comunidad cristiana.
Otros cambios tienen que ver con las monedas. Por ello emplean referencias universales más actuales, fórmulas que ayuden a entenderlo. Lo mismo con los pesos o las medidas.
Otra modificación es en expresiones que están muy arraigadas en la versión Reina Valera, pero que hoy no se entienden con claridad. Por ejemplo, “hallar gracia a los ojos de Dios”. La expresión es bonita, pero los lectores no lo entenderían. “Hijos de los hombres” tampoco se entiende, siendo una referencia al colectivo humano o la humanidad. Otra expresión como “hablar a mi corazón”, algo que suena bonito, pero que hoy tampoco lo usaríamos, sino que decimos “me dije a mí mismo”.
Otro ejemplo: todos conocemos como comienza el Salmo 1 en Reina-Valera del 60: ‘Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado’.
La propuesta en RV2020 es esta: ‘Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni recorre el camino de los pecadores, ni se sienta a conversar con blasfemos’.
Por otra parte, los textos poéticos ahora se distinguen de los narrativos, con un sangrado en la composición de la página, que permite ver que se está ante un texto poético.
Otro cambio señalado es optar por no usar el nombre “Jehová”, sino utilizar “El Señor”. Es algo que no se hizo en 1995 y a partir de ese momento muchas personas lo solicitaban. “Esto no es un invento nuestro, sino que se está haciendo desde el siglo III. No es una cuestión de moda, sino que hay un criterio filológico”.
Otro cambio significativo, en Juan 1:1 se usa “palabra” en lugar de usar “verbo”. Siguen aquí tanto un criterio filológico, dado que “palabra” es más correcto como traducción de “logos” en griego, pero además es porque “palabra” fue la opción usada por Casiodoro de Reina y por Cipriano de Valera en sus traducciones. Es decir, alguien en una traducción posterior a ellos lo cambió por “verbo”, y es en ese sentido que recuperan el término original.

 DIFUSIÓN DE LA RV2020

Se ha hecho una versión para hacer una amplia difusión a través de las librerías evangélicas, así como a través de la web todobiblia.com. Se distribuirá fuera de España a través de las Sociedades Bíblicas nacionales, y dentro de muy poco estará disponible de forma gratuita en versión digital, a través de la aplicación Youversion. Porque los autores de la RV2020 tienen claro “que esto no se hace para ganar dinero, sino que es un proyecto misionero”.

About Verdad y Vida

Check Also

Samaritan’s Purse despliega un hospital de campaña en Bahamas ante crisis del coronavirus

(CP – Verdad y Vida).- Después de tratar a cientos de pacientes con COVID-19 en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *