Home / Opinion / ¡Por favor, no te comas ese plato de lentejas!, Harold Paredes

¡Por favor, no te comas ese plato de lentejas!, Harold Paredes

Hoy veo que muchos hijos muy amados venden su primogenitura como cualquier cosa barata. Actualmente, lo que me ha impactado es ver cómo hombres y mujeres del Altar se asocian con lo que da asco; si, con lo asqueroso, perdón por las palabras tan crudas que escribiré.
He oído la frase: si DIOS lo perdonó, quien soy yo para no perdonarlo; estoy de acuerdo con perdonar y restaurar a quien ha caído, lo predico y lo apoyo. Sin embargo, no estoy de acuerdo con aquellos que siguen siendo unos tremendos sinvergüenza y de la noche a la mañana se llaman pastores apostólicos, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Sé que ABBA respalda a sus hijos justos, pero existen otros que hacen sus fechorías y desean que les rindan pleitesía, no estoy de acuerdo que se le levante la mano y se apoye a hombres que olvidaron y maltrataron a sus esposas, no lo acepto, y llamo la atención a un pueblo que se deja usar como tontos útiles. ¡Ya basta!
Las cosas se llaman por su nombre, a veces o mejor dicho muchas veces queremos usurpar la obra del ESPÍRITU SANTO, ni usted y menos yo, vamos a convencer de justicia, de juicio y de pecado. Hace meses atrás escuché a una pareja decir: si no puedes con tu enemigo, únetele; es como decir: si no puedes convencer al ministro vagabundo, apóyalo, pobrecito, él peca, pero pide perdón. ¡No estoy de acuerdo! ¡Ya Basta!
Estoy de acuerdo con el ministro que pecó y se humilló ante DIOS, y permitió ser restaurado; pero, no creo en «súper ministros ungidos» (entre comillas), que te llamen y digan: oye por qué no me has buscado, si yo no he hecho nada, cuando lo que se observa es tanta soberbia y altivez. No estoy de acuerdo con los verdaderos hombres y mujeres de DIOS que se equivocan al apoyar a tales manipuladores. Y aclaro, muchos terminarán descalificados por apoyar de forma incondicional a falsos, a los come lentejas apasionados; otros, saldrán ilesos por escuchar a tiempo el llamado de atención con amor.
¿Hasta cuándo seguiremos viendo en el Reino a ungidos que venden su primogenitura y ponen en tela de juicio su testimonio? Por favor, no te comas ese plato de lentejas.
Usted podrá estar en desacuerdo conmigo, pero no hablo desde mis emociones, hablo con una convicción y celo por el Cuerpo de CRISTO, no pretendo ser mejor que usted, e inclusive ore por mí para que siga predicando la Verdad en Santidad Real. Lo único que busco con esta carta es que usted y yo NO sigamos siendo marginados y utilizados por quienes viven por sus intereses; usted ha oído: ‘Deja tu proyecto personal y trabaja por…’ no crea esas tonterías, es un discurso cortado o copiado que ha sido pegado para impresionarte, apoya en la iglesia pero nunca dejes lo que DIOS te ha revelado como proyecto familiar o personal, con ese plan puesto en marcha coadyuvarás a la iglesia.
Escucha mi llamado: NO TE COMAS ESE PLATO DE LENTEJAS. Un plato de granos no es una PERLA PRECIOSA.
Por favor, no escribo para polemizar, sino para potenciar a una Iglesia que debe salir de la Telenovela Eclesiástica. Es necesario comprender que cuando apoyas el pecado también te conviertes en un mentiroso, sembrar injusticia es cosechar muerte y división. Cuando apoyas a personas con un llamado extraordinario pero estas viven en un constante pecado y mintiendo al revés y al derecho, te aseguro que pronto vas a sufrir, ¿por qué? Porque creaste a un monstruo a quien sigue mucha gente pero que se satisface comiendo un plato de lentejas.
Iglesia amada, despierta, líder despierta no sigas apoyando a quienes mañana te darán de comer lentejas, ¿vas a entregar tu primogenitura HIJO DE DIOS? ¡Diles NO!
Nunca olvidemos lo que le dijo el profeta Jehú al rey Josafat: «Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a YHWH? Por eso ha caído sobre ti la cólera de YHWH».
Mucho sentimentalismo ha querido usurpar al ESPÍRITU SANTO. Amar, perdonar, restaurar, debemos hacerlo, pero solo uno de los dos ladrones honró al REY de reyes. No honres a los que desean que comas lentejas con ellos. ¡Valórate rey!
Harold Paredes
Pastor y comunicador
labibliavivela@gmail.com

About redaccion

Check Also

Cómo reaccionar ante las pruebas de la vida, Charles F. Stanley

Nuestro único fundamento verdadero en tiempos de problemas es el Señor y su Palabra “Entonces …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *