Home / Opinion / Piense y decida: ¡Confianza!

Piense y decida: ¡Confianza!

Uno de los mayores problemas de la actualidad es la crisis de confianza. Y esto es evidente en todos los ámbitos de la sociedad. Porque dentro del contexto de las relaciones familiares, los asuntos laborales, los espacios gubernamentales, las áreas de la religión y un gran número de ocasiones en donde los seres humanos tratamos con nuestro prójimo se evidencia, en mayor o en menor grado, distintos niveles de desconfianza.
Siga con atención este relato…
«¡Pobre de mí! No llegué a tiempo para la cosecha de verano ni para los rebuscos de la vendimia; no tengo un solo racimo que comer, ni un higo tierno, por el que me muero. La gente piadosa ha sido eliminada del país, ¡ya no hay gente honrada en este mundo! Todos tratan de matar a alguien, y unos a otros se tienden redes. Nadie les gana en cuanto a hacer lo malo; funcionarios y jueces exigen soborno. Los magnates no hacen más que pedir, y todos complacen su codicia. El mejor de ellos es más enmarañado que una zarza; el más recto, más torcido que un espino.
El hijo ultraja al padre, la hija se rebela contra la madre, la nuera contra la suegra, y los enemigos de cada cual están en su propia casa» (Miqueas 7:1-4,6).
Varios siglos atrás, el profeta Miqueas escribió una descripción tan vívida de su contexto social que llama la atención por su vigencia y tremendo parecido con nuestra propia realidad actual.
¡Vaya cuadro social, económico, político y religioso que le tocó vivir a este buen hombre! Aunque nos duela, podemos trazar con facilidad un parangón con lo que vemos día tras día a nuestro alrededor y a través de los medios de comunicación. ¡A veces da la impresión que no se puede confiar en nada ni en nadie!
Entonces, ¿qué hacer ante una situación tan crítica? Miqueas concluye su texto con estas palabras: «Pero yo he puesto mi esperanza en el Señor; yo espero en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios me escuchará!» (Miqueas 7:7).
¡Todavía existe Alguien en quien podemos depositar nuestra confianza! Dios, nuestro creador, desea que hallemos en Él la esperanza de vida, el gozo de Su amor y la paz de Su presencia.
Mientras hacemos nuestra parte por transformar el mundo en un lugar mejor, aprendamos a confiar cada día en Dios a través de Jesucristo, quien nos amó y murió en una cruz para que pudiéramos alcanzar la vida eterna.
¡Vivamos una vida al 100%!

Rubén Kassabián
Pastor
devocional@jesus100x100vida.org

About redaccion

Check Also

Madurez vs. inmadurez, Arnold Enns

La verdadera marca de una persona madura es la que refleja el carácter de Dios …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *