Home / Opinion / Piense y decida: Confianza absoluta, protección asegurada

Piense y decida: Confianza absoluta, protección asegurada

Tiempo atrás reflexionaba acerca de las palabras que inauguran el famoso Salmo 125: «Quienes confían en Dios son como el monte Sión, que jamás será conmovido, que permanecerá para siempre. Como rodean las colinas a Jerusalén, así rodea Dios a su pueblo, desde ahora y para siempre».
¡Qué bien me ha hecho releer estas verdades! ¡Cuántas personas han sido animadas a lo largo de la historia con los principios que emanan de este poema!
No se tiene certeza acerca de la autoría de este salmo, pero es prácticamente un hecho que fue escrito en tiempos de dificultades, problemas e incertidumbres de todo tipo. El autor y su pueblo se hallaban rodeados de circunstancias que parecían no dar lugar a la esperanza. Pero así como la luz resplandece en la oscuridad, las actitudes que van más allá de lo común ayudan a iluminar el espíritu con la seguridad que solo proviene de Dios.
Lo primero que establece el salmista es la decisión que debemos tomar en medio de las crisis: tener una confianza absoluta en Dios. Metafóricamente se refiere a cultivar la «actitud» que tiene un monte, quien por más que vengan tormentas y vendavales de toda clase, no cae sino que permanece firme allí donde está. ¡Firmes en medio de los problemas! ¡Confiados en que Dios está en control de todas las situaciones!
Por otro lado, el poema señala que nuestro Padre celestial cuida de nosotros. Haciendo uso de otra metáfora, indica que la protección asegurada de Dios es similar a las colinas que rodean a Jerusalén como murallas frente al ataque de los enemigos. Esto nos brinda la certeza de saber que no estamos solos en el camino de la vida, sino que nuestro buen Señor nos protege.
¿Cuál es su situación en este día? ¿Está atravesando dificultades? ¿Ha perdido la esperanza de salir adelante? ¿Siente que la soledad será su compañera por el resto de su vida?
Hoy le invito a buscar a Dios, depositar su confianza absoluta en Él y atreverse a caminar de Su mano día tras día, sabiendo que su protección está asegurada.La manera de beneficiarse de estas grandes bendiciones que traen paz al corazón y fortaleza en medio de las dificultades es reconociendo que necesita que Dios se involucre en su historia. Y esto se logra aceptando a Jesús como el Salvador y Señor de su vida a través de un simple pero profundo acto de fe y una oración sencilla que dice: «Señor, te necesito. Reconozco que me equivoco y tengo pecados, pero me arrepiento de ellos y te pido que su sacrificio en la cruz me perdone y me limpie. Te acepto como mi Salvador y me comprometo a vivir una vida acorde a tu voluntad».
¡Vivamos una vida al 100%!    

Rubén Kassabián
Pastor
devocional@jesus100x100vida.org

About Verdad y Vida

Check Also

¿Qué puedo hacer para unir a mi familia?, Liliana González de Benítez

El mal manejo de la tecnología está acabando con la unidad entre los miembros de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *