Home / Destacadas / Persecución a cristianos en países musulmanes en marzo de 2021

Persecución a cristianos en países musulmanes en marzo de 2021

Foto referencial / Puertas Abiertas

(Raymond Ibrahim – Israel Noticia).-

Pakistán está a la cabeza del mundo en matrimonios forzados, con unas 1.000 cristianas casadas contra su voluntad con musulmanes.
Uganda: Después de que la esposa del líder de una mezquita abrazara el cristianismo, y como forma de “retribución”, el imán ordenó la violación de tres niñas cristianas relacionadas con un pastor local; también planeó atacar la iglesia del pastor. “Cuando mi marido me interrogó sobre su condición de cristiana, me negué a responderle”, explicó posteriormente la esposa:
“Pronto un vecino cristiano me dijo que mi marido quería matarme, por lo que debía escapar con mis hijos. Ese día en particular, en horas de la noche, escapé con mis cinco hijos. Estoy agradecida porque la iglesia nos recibió”.
Las violaciones de las chicas cristianas -de 16, 17 y 19 años- se produjeron dos días después de que el imán se enterara de la conversión de su esposa. Antes del castigo orgiástico, una de las chicas oyó a uno de los musulmanes decir a sus compañeros violadores que no les hicieran daño, ya que “nos enviaron sólo para traer la vergüenza y una señal de advertencia a la iglesia”. El imán también envió a un musulmán a los servicios dominicales de la iglesia del pastor para reunir información logística para un futuro ataque. Sin embargo, cuando su comportamiento levantó sospechas y la congregación lo rodeó e interrogó, “pidió clemencia y reveló que había sido enviado en misión por un imán de la masjid [mezquita] de Kasese para infligir sufrimiento a los cristianos por la conversión de su esposa al cristianismo junto con sus cinco hijos”, dijo un miembro de la iglesia. También confesó que “el imán Hussein pagó un total de 3 millones de chelines ugandeses (815 dólares) a 13 musulmanes adolescentes para que atacaran la iglesia”.
Pakistán: Tras la desaparición de Shakaina, una niña cristiana de 13 años, sus padres presentaron una denuncia por desaparición ante la policía local; se mostraron reacios a presentarla, pero finalmente lo hicieron dos días después. Pocos días después, el funcionario encargado de la investigación citó a los padres en la comisaría, donde les mostró un nikahnama, un certificado de matrimonio islámico. “Dijo que Shakaina era ahora una mujer musulmana casada y que no quería volver con su familia”, explicó su padre.
“Según el Nikahnama, el nombre de su supuesto marido es Ali Bashir. No hemos escuchado este nombre antes. Shakaina es sólo una niña. Fue secuestrada y llevada a Okara, donde la convirtieron por la fuerza y realizaron el falso matrimonio para darle una cobertura religiosa”.
Desde entonces, la policía ha ignorado los llamamientos del padre para ver y hablar con su hija:
“Hace más de 20 días que nuestra hija está bajo la custodia de unos secuestradores desconocidos, pero no hemos podido verla. Sólo nos entregaron una fotocopia del Nikahnama y nos dijeron que nos acercáramos al tribunal si queríamos conocerla. También se negaron a actuar cuando les mostramos su partida de nacimiento oficial, según la cual sólo tiene 13 años y cinco meses ….Mi familia está destrozada, y cada día que pasa aumenta nuestra miseria. ¿No hay ley ni justicia para los pobres cristianos como nosotros?”.
“El coito con una niña menor de 16 años es un estupro en Pakistán”, aclara el informe, y añade: “pero en la mayoría de los casos, un certificado de conversión y un certificado de matrimonio islámico falsificados influyen en la policía para perdonar a los secuestradores”. El abogado de la familia dijo que incluso ha solicitado al Tribunal Superior de Lahore y a altos cargos de la policía que le ayuden a presentar a la niña, sin resultado:
“Es una gran injusticia para la pobre familia. Su hija está desaparecida desde hace muchos días, pero aún no hay información sobre su seguridad y bienestar… Existen leyes que prohíben el matrimonio con menores, pero la policía no las aplica en estos casos. Además, también se ignoran los artículos relacionados con la violación y el secuestro, lo que permite a los autores obtener la libertad bajo fianza y salir libres del caso. Esta actitud prejuiciosa está poniendo en peligro la seguridad de todas las niñas de las minorías [religiosas] y debe terminar inmediatamente”.
Según el informe, “Pakistán está a la cabeza del mundo en matrimonios forzados, con unas 1.000 cristianas casadas contra su voluntad con musulmanes entre noviembre de 2019 y octubre de 2020”. Aunque un panel parlamentario sobre las minorías recomendó una legislación clave para ayudar a combatir la conversión forzada de las niñas de las minorías, la última vez el 16 de febrero, el gobierno sigue sin responder. Al respecto, la activista legal Asiya Nasir dijo:
“El mes pasado, la Comisión de Asuntos Religiosos del Senado rechazó un proyecto de ley que pretendía proteger a las minorías contra la violencia por motivos religiosos, incluidas las conversiones forzadas y el uso indebido de la ley de blasfemia. Este proyecto de ley también se ha opuesto anteriormente, lo que ha envalentonado a los autores de este atroz delito, y ahora estamos asistiendo a un aumento récord de casos. Ya es suficiente. Es hora de que los partidos políticos se den cuenta de las consecuencias de esta crucial violación de los derechos humanos y hagan algo que valga la pena para acabar con la explotación sexual de las niñas de las minorías en nombre de la religión”.
Por otra parte, en Pakistán, tras meses de acoso y hostigamiento, un hombre musulmán irrumpió e intentó violar a una mujer de 27 años y profesora universitaria cristiana en su casa. Según la madre de Neelam Bibi, la mujer cristiana en cuestión, “eran aproximadamente las 19:15 horas cuando salí de casa para ir a por comida al mercado más cercano. Mi hija estaba sola en casa cuando Faisal Busra irrumpió en el hogar por la fuerza”. Una vez dentro, el hombre musulmán la arrastró a una habitación interior y, a punta de pistola, intentó violarla. Neelam se resistió ferozmente y fue brutalmente golpeada por ello. Un vecino cristiano oyó el jaleo, corrió a la casa e “intervino antes de que Busra pudiera cumplir su propósito”. Enfadado por haber sido frustrado, el aspirante a violador musulmán exclamó antes de marcharse “¿Cómo se atreve un cristiano a rechazarme y otro a rescatarla? Los dos tendrán que pagar por ello”. Este incidente fue la culminación de meses en los que Busra acosó e intentó entablar una relación con Neelam. Aunque ella y su familia presentaron una denuncia ante la policía, ésta no hizo nada para detener o siquiera confrontar a Busra. El informe añade:
“Las mujeres cristianas de Pakistán suelen ser consideradas objetivos fáciles por los delincuentes. Las mujeres cristianas se enfrentan a múltiples capas de discriminación debido a su identidad religiosa y de género”.
Egipto: El 13 de marzo, un hombre musulmán acosó y luego golpeó a una adolescente cristiana llamada Marian Rif’at cuando volvía a casa de la iglesia. Después de que ella rechazara y rechazara sus insinuaciones, le golpeó la cara con una botella rota; cuando ella corrió a su casa cerca de la iglesia, el hombre la persiguió, entró, golpeó a sus padres y saqueó la casa. Cuando el padre de la niña presentó una denuncia ante la policía contra el hombre, este respondió presentando su propia denuncia contra la niña (aunque no está claro cuál era o podría ser la naturaleza de su denuncia). Posteriormente, el hombre fue detenido para ser interrogado.
Indonesia: Según un informe del 18 de marzo de Human Rights Watch, los musulmanes obligan y crean “angustia psicológica” a las mujeres cristianas y otras no musulmanas a llevar el hijab, el velo islámico. Las que se resisten se ven obligadas a abandonar sus escuelas y trabajos o se van voluntariamente debido a la presión; los niños son humillados y acosados en la escuela. Según un representante de Human Rights Watch:
“Las regulaciones y políticas indonesias han impuesto durante mucho tiempo códigos de vestimenta discriminatorios a las mujeres y niñas en las escuelas y oficinas gubernamentales que violan su derecho a no ser coaccionadas para adoptar una creencia religiosa”, dijo Elaine Pearson, directora para Australia de Human Rights Watch. “Los gobiernos nacionales, provinciales y locales de Indonesia deberían poner fin inmediatamente a estas prácticas discriminatorias y dejar que las mujeres y las niñas lleven lo que elijan sin sacrificar su derecho a la educación o al trabajo”.

ASESINATO Y CAOS EN LAS IGLESIAS

Indonesia: El domingo 28 de marzo, una pareja de musulmanes recién casados lanzó un ataque suicida contra la Catedral del Sagrado Corazón durante el servicio del Domingo de Ramos en Makassar. Gracias a la seguridad, que impidió que la pareja en moto entrara en el edificio, sólo los dos suicidas murieron en la explosión cerca de la entrada del edificio, pero unos 20 asistentes a la iglesia resultaron heridos. La terrorista suicida estaba embarazada de cuatro meses. Si la pareja hubiera logrado entrar en la catedral, la explosión probablemente habría masacrado a decenas de fieles cristianos. El marido del terrorista suicida era miembro de una célula yihadista que había atentado contra otras iglesias anteriormente, incluido el atentado de 2019 en la iglesia de Jolo, en Filipinas, que dejó 20 cristianos muertos y más de un centenar de heridos. Dejó una nota suicida en la que decía que estaba “dispuesto a morir como un mártir”. Según un informe, “los partidarios indonesios del Estado Islámico (Isis) están llamando a más ataques” contra los cristianos y las iglesias después de este ataque.
Nigeria: El 30 de marzo, unos “bandidos” armados, presumiblemente terroristas islámicos, atacaron la iglesia católica de San Pablo, en el estado de Benue. El sacerdote y otras seis personas murieron en el asalto. Según un comunicado de la diócesis local:
“Después de celebrar la misa y mientras él [el sacerdote] se preparaba para salir… a renovar sus votos sacerdotales junto a sus hermanos sacerdotes, hubo un pandemónium entre los desplazados internos que se refugiaron en los locales de la parroquia. El padre Ferdinand salió a averiguar la causa de la confusión. Recibió un disparo en la cabeza cuando intentaba ponerse a cubierto tras avistar a unos pistoleros armados”.
Los asesinos, al seguir disparando a los cristianos que huían, mataron a seis más.
Por otra parte, en Nigeria, a mediados de marzo, estallaron disturbios musulmanes y los cristianos y sus iglesias fueron atacados después de que las escuelas cristianas hicieran valer su derecho a no imponer el hijab, el velo islámico, a sus alumnas. Según una declaración del presidente de la Conferencia Bautista de Kwara, el reverendo Victor Dada:
“Los cristianos que se encontraban hoy en la Primera Iglesia Bautista de Surulere, Ilorin, en una manifestación pacífica con tambores y trompetas, fueron atacados gravemente por los fundamentalistas musulmanes que se movilizaron con patanes en gran número para atacarnos. Más de 20 personas (incluidos cuatro pastores) resultaron heridas y tres fueron hospitalizadas. Los fundamentalistas, en presencia de agentes de seguridad, intentaron quemar la iglesia con vehemencia y, al ser repelidos, amenazaron con quemarla de día o de noche. Rociaron la puerta de la iglesia con gasolina y destrozaron el auditorio. También continuaron con el vandalismo en la Iglesia Apostólica de Eruda, en Ilorin, una iglesia que no tiene ninguna subvención”.
Azerbaiyán: Según un informe del 29 de marzo, en el transcurso de sólo dos semanas, al menos tres iglesias armenias de la región de Nagorno-Karabaj fueron vandalizadas o destruidas por las fuerzas azerbaiyanas, a pesar de que se había declarado un alto el fuego en noviembre. A finales de marzo apareció un vídeo de la profanación de una de estas iglesias. Muestra a las tropas azerbaiyanas entrando en la iglesia, mientras se ríen, se burlan, patean y desfiguran los objetos cristianos de su interior, incluido un fresco de la Última Cena. La bandera de Turquía aparece en el uniforme de los soldados azeríes, lo que implica aún más la posible participación del gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Cuando las tropas se acercan, uno de los soldados musulmanes dice: “Vamos a entrar en su iglesia, donde voy a realizar el namaz”, una referencia a las oraciones musulmanas. Cuando los musulmanes rezan dentro de templos no musulmanes, éstos se convierten inmediatamente en mezquitas. En respuesta a este vídeo, Arman Tatoyan, activista armenio de derechos humanos, emitió una declaración:
“El presidente de Azerbaiyán y las autoridades del país llevan años aplicando una política de odio, enemistad, limpieza étnica y genocidio contra Armenia, los ciudadanos de Armenia y el pueblo armenio. Las autoridades turcas han hecho lo mismo o han fomentado abiertamente la misma política”.
A modo de ejemplo, señaló que el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, declaró con orgullo a principios de marzo que “la generación más joven ha crecido con odio hacia el enemigo”, es decir, hacia los armenios.
Bangladesh: Las autoridades y una decena de civiles musulmanes demolieron una iglesia en construcción en una región remota y montañosa. Según un cristiano local:
“Los funcionarios dijeron que demolieron el edificio de la iglesia protestante porque se estaba construyendo en una reserva forestal. Pero mi pregunta es: ¿por qué no se detienen actividades ilegales como la tala de árboles y el levantamiento de piedras de los ríos? ¿No podemos, como minoría, practicar nuestra religión correctamente?”
La iglesia en construcción se estaba construyendo con donaciones de sus 160 feligreses para sustituir a una vieja y ruinosa estructura de bambú y paja, que había existido en la misma zona durante años sin quejas ni represalias de los funcionarios. Al hablar del arrasamiento de esta iglesia, un sacerdote católico local dijo
“Estamos preocupados y aterrorizados por el incidente. Nosotros también tenemos nuestras iglesias aquí y el incidente es un mal ejemplo. Queremos que se haga justicia por este incidente y esperamos que el gobierno compense a los adventistas del séptimo día por ello”.
Aunque las autoridades lo desestimaron como un incidente menor e intrascendente, un activista local de derechos humanos argumentó lo contrario:
“El Departamento Forestal ha herido los sentimientos religiosos de los cristianos al demoler la iglesia. Exigimos una investigación justa y justicia por este acto atroz. Si no, será difícil para los cristianos de la región practicar su religión en los próximos días”.
Unos días después, el 8 de marzo, “unos 200 cristianos formaron una cadena humana y realizaron una protesta silenciosa contra la demolición de la iglesia”. En una declaración escrita, los manifestantes dijeron que “los cristianos de Chittagong Hill Tracts han sido víctimas del terrorismo y han visto sus iglesias destruidas y sus casas incendiadas”.
Argelia: Debido a que un número creciente de iglesias han sido cerradas o se les ha negado el permiso en la nación del norte de África, a menudo por tecnicismos menores, según un informe del 30 de marzo, el consejero nacional suizo Eric Nussbaumer ha pedido al Consejo Federal Suizo que actúe; presentó “el cierre continuo de 17 iglesias protestantes, selladas desde noviembre de 2017, como evidencia de una posible violación sistemática de la libertad de culto de los cristianos argelinos por parte del gobierno”.
Turquía: Una de las tres iglesias ortodoxas de la región del Mar Negro, la iglesia del monasterio de Hutura Hagios, del siglo XIV, fue violentamente saqueada. En busca de un “tesoro”, se desenterraron los cimientos de la iglesia, se derribaron las paredes y se destruyó una biblioteca compuesta por siete mil valiosos libros.
Por otra parte, la insensible construcción sobre un histórico cementerio armenio católico en Ulus, Ankara, ha estado profanando visiblemente y desenterrando los restos humanos que hay debajo. A pesar de que la Cámara de Arquitectos ha pedido que se detenga la construcción, los ministerios que la supervisan se han negado e incluso han prohibido a los líderes de la oposición entrar en el lugar. El presidente de la Cámara de Arquitectos de Ankara dijo:
“La continuación de la construcción [de un banco] a pesar de esto [restos humanos desenterrados] es una gran falta de respeto al multiculturalismo en las tierras de Anatolia… Es una violación de los derechos humanos y una barbarie. Independientemente de su religión y raza, verter hormigón y construir tiendas sobre las tumbas de las personas que vivieron en la región de Anatolia es inhumano”.

ATAQUES A BLASFEMOS Y EVANGELISTAS CRISTIANOS

Pakistán: El 10 de marzo, un tribunal “cambió una sentencia de cadena perpetua por la pena de muerte para un cristiano condenado por enviar un mensaje de texto blasfemo en 2011”. Según el informe, este tipo de peticiones son “consideradas a menudo como un servicio al Islam y como una yihad o guerra santa contra los blasfemos”. El cambio se produce después de que un grupo de musulmanes fanáticos irrumpiera en el tribunal y “dijera al juez que la pena capital era la única sentencia por blasfemar contra el profeta del Islam”, y que el blasfemo cristiano “debía ser ejecutado sin demora”, dijo una fuente local. En 2013, Sajjad Masih Gill, de 36 años, fue condenado a cadena perpetua y a una multa (el equivalente a 2.000 dólares) por enviar lo que se consideró un polémico mensaje de texto a un musulmán en diciembre de 2011. Durante los años siguientes, los radicales amenazaron y atacaron a sus familiares y a los abogados cristianos cada vez que lo visitaban en la cárcel. El abogado musulmán de alto nivel que presentó la petición de pena de muerte dijo, según el informe, que el “tribunal había aceptado el argumento de la fiscalía de que la pena capital era la única sentencia posible para la blasfemia y que la cadena perpetua era “repugnante” para los mandatos del Islam”. El informe añade que “los musulmanes ortodoxos exigen que la pena capital sea la única pena por blasfemia. Argumentan que la cadena perpetua como castigo alternativo viola la ética islámica y las normas del Shariat”. Los tribunales parecen acatar cada vez más: “Estoy defendiendo a una pareja condenada a muerte”, ambos cristianos, uno de los cuales es paralítico, dijo un abogado en un informe del 19 de marzo, “pero su apelación contra la condena ha sido retrasada por el alto tribunal con un pretexto u otro durante los últimos seis años”. Además, según las estadísticas del Centro para la Justicia Social, con sede en Lahore, “el año pasado se registró el mayor número de acusados de blasfemia (200)”.
Argelia: Un pastor y otro cristiano han sido declarados culpables y condenados por rebeldía a dos años de prisión cada uno, y a una fuerte multa de 500.000 dinares argelinos (3.745 dólares), por haber regentado anteriormente una librería cristiana desde su iglesia en Orán. El fallo judicial, que se coló por debajo de la puerta de su iglesia, dice que son culpables de “distribuir publicaciones o cualquier otra propaganda que socave la fe de un musulmán”. El pastor Rachid Seighir y el gobernador musulmán de Orán han estado envueltos en peleas legales sobre la librería desde 2008; aunque el gobernador la cerró por la fuerza en 2017, los tribunales locales han declarado desde entonces el derecho de la iglesia a tener y operar una librería, a pesar de la negativa del gobernador a cumplir y reabrirla. Según el informe:
“La ley argelina de 2006 que regula el culto no musulmán, conocida como Ley 03/06, tipifica como delito la publicación o distribución de cualquier material “que tenga por objeto socavar la fe de un musulmán”. Las penas pueden ir de dos a cinco años de prisión y multas de 500.000 a 1 millón de dinares argelinos (de 3.745 a 7.490 dólares)”.
Argelia es cada vez menos tolerante con las minorías religiosas. Dos meses antes de que estos dos cristianos fueran condenados por “socavar la fe de un musulmán”, otro cristiano fue condenado a cinco años de prisión por volver a publicar una caricatura de Mahoma en su cuenta de Facebook tres años antes.

MATANZA MASIVA DE CRISTIANOS

Mozambique: El 24 de marzo, decenas de personas fueron masacradas u obligadas a huir durante un ataque terrorista islámico cerca de una importante planta de gas en la provincia de Cabo Delgado. El número de víctimas sigue siendo desconocido; una fuente local dijo que la zona estaba cubierta de cuerpos, “con cabezas y sin ellas”. Entre los cadáveres nativos había 12 occidentales que fueron “atados y decapitados aquí”, dijo un funcionario. El Estado Islámico se jactó más tarde de “haber matado al menos a 55 personas, entre ellas cristianos, soldados mozambiqueños, nacionales del Estado y “cruzados”. (Aunque Mozambique es de mayoría cristiana, casi el 20 % de la población es musulmana. Sin embargo, los terroristas los consideran apóstatas que merecen el mismo destino). Cientos de personas huyeron a pie hacia el monte: “Tenemos muchos niños aquí”, dijo un superviviente que caminó tres días sin comida ni agua. “Muchos niños están muriendo en el monte… La gente ha sido capturada y otros han muerto”. Según otro informe, publicado el 16 de marzo, unos días antes de la última masacre, los corresponsales en Mozambique se sintieron “asqueados hasta la médula” al escuchar a las madres relatar el destino de sus hijos, algunos de tan sólo 11 años, a manos de los terroristas musulmanes: “Esa noche, nuestro pueblo fue atacado y las casas fueron quemadas”, recordó una madre.
“Cuando todo empezó, yo estaba en casa con mis cuatro hijos. Intentamos escapar al bosque, pero se llevaron a mi hijo mayor y lo decapitaron. No pudimos hacer nada porque también nos matarían”.
Estas cuentas son demasiado comunes. Según un informe del 30 de marzo.
“Se estima que más de 2.500 personas han sido asesinadas y 700.000 desplazadas desde 2017, cuando los militantes islamistas comenzaron una brutal campaña para establecer un califato islamista en la provincia de Cabo Delgado. En uno de los peores ataques del año pasado, los yihadistas convirtieron un campo de fútbol del pueblo en un campo de ejecución donde decapitaron a más de 50 personas en tres días de salvaje violencia”.
Nigeria: Durante una incursión en su pueblo, unos pastores fulani musulmanes armados con machetes emboscaron y mataron a machetazos a un cristiano. Según un comunicado de la aldea, “los fulani han seguido atacando y matando a nuestra gente sin ningún tipo de provocación…”. A Bitrus Chollom, de 36 años, le sobreviven su esposa Esther y sus cuatro hijos, de 5, 8, 10 y 12 años.

ODIO GENÉRICO Y ATAQUES A LOS CRISTIANOS

Turquía: En respuesta a una pregunta formulada a transeúntes al azar en la calle por el personal de un canal de YouTube – “Si pudieras salirte con la tuya, ¿qué harías?”- una mujer dijo en el vídeo: “¿Qué haría? Decapitar a 20 armenios”. Luego miró directamente a la cámara y sonrió mientras asentía con la cabeza. Más tarde dijo que era azerbaiyana, un pueblo musulmán que, con la ayuda de mercenarios yihadistas financiados por Turquía, ha estado masacrando a los cristianos durante su reciente apropiación del antiguo territorio armenio.
Malasia: Muchos musulmanes se indignaron el 10 de marzo, después de que el tribunal supremo del país dictaminara que los cristianos también pueden utilizar la palabra árabe “Alá” para referirse a su Dios, como hacen habitualmente los cristianos de habla árabe. Como parte del alboroto, una mujer musulmana “vestida con un hijab de color marrón” hizo y “subió a la red un discurso de 12 minutos lleno de odio en el que prometía “destruir” a los cristianos si se atrevían a usar la palabra “Alá” para referirse a Dios”. El vídeo obtuvo rápidamente más de 650.000 visitas y 8.000 compartidos antes de ser retirado. Un investigador penal confirmó que “la policía había identificado varias declaraciones [en el vídeo] que cuestionaban la sentencia del Tribunal Supremo y que tenían elementos para incitar al odio racial y religioso”.

Raymond Ibrahim, autor de Crucified Again y Sword and Scimitar, es Distinguished Senior Fellow del Gatestone Institute, Shillman Fellow del David Horowitz Freedom Center y Judith Rosen Friedman Fellow del Middle East Forum.

About Verdad y Vida

Check Also

Los cristianos resisten intensas presiones en Indonesia

“La gente a la que estamos predicando escucha el mensaje, lleva el mensaje a sus …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *