Home / Opinion / “No toques a las puertas de nadie”, Yiye Ávila

“No toques a las puertas de nadie”, Yiye Ávila

Quería decir que no pidiera a nadie, ni pusiera mi confianza en hombres, ni esperara nada de ninguna persona, sino solo de Él

Oraba de madrugada el día 6 de enero de 1972. Estaba de rodillas con los codos sobre el suelo y me reclinaba sobre una almohada que descansaba frente a mi pecho. Hacía días que estaba apartado en ayuno y oración clamando a Dios. De pronto sentí a alguien que se movía frente a mí. Me quedé tenso, pues sentí en mi corazón que era el Señor Jesucristo. En aquel instante me habló con voz audible y me dijo: “Yiye, Yiye, no toques a las puertas de nadie”. Estaba sorprendido.
Quería preguntarle lo que me quería decir, pero no me atreví. Él se acercó más y me dijo: “Dame acá esa almohada”. Me moví para dársela, pero Él extendió Su mano y la jaló. Se movió entonces y se colocó a mi derecha muy cerca de mí y extendió un brazo y lo puso sobre mi espalda. Su mano quedó sosteniéndome por la cintura. No pude resistir el amor tan grande que sentía por Él y me recosté de Él y sentí extender mi mano para tocarlo. Lo toqué en el antebrazo muy cerca de la muñeca. Su brazo era semejante al de cualquier otro varón. Le hablé entonces por primera vez y le dije: “Te quiero Señor”. Él me respondió: “Sonríe”. Me sonreí levemente y le dije: “No te vayas, Señor”. Permaneció un poco de tiempo más con Su brazo sobre mi espalda y luego, lentamente desapareció.
Me senté y sentía el poder del Espíritu Santo sobre mi persona. Le pregunté: “Señor, muéstrame lo que significa cada palabra que me dijiste”. Yo sentía que cada palabra que Él me habló tenía importancia. El Espíritu empezó a mostrarme que al llamarme por mi nombre implicaba que Él me conocía por mi nombre, y al decirme: “No toques a las puertas de nadie”, quería decir que no pidiera a nadie, ni pusiera mi confianza en hombres, ni esperara nada de ninguna persona, sino solo de Él. Al halarme la almohada sobre la cual yo estaba reclinado, era para mostrarme que no me recostara de nada ni de nadie, pues Él estaba disponible. Al echarme Su brazo y sostenerme con Su mano por la cintura era para que yo viera que Él estaba para sostenerme y cuando dijo: “Sonríe”, implicaba que me quería contento y lleno de gozo ya que estaba recostado de Él. Tenía que estar alegre no importando cuántas pruebas y tribulaciones estuviera enfrentando. ¡Gloria a Dios!

Yiye Ávila+
Evangelista
Tomado de su libro “Mis experiencias con Jesús”

About Verdad y Vida

Check Also

El misterio de los triángulos, Jonathan Cahn

“Dos Pascuas, dos corderos, dos patrones triangulares de sangre, separados por más de mil años …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *