Home / Opinion / No sobredimensione la crisis

No sobredimensione la crisis

«Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos» (Hebreos 13:8).

Hoy día la familia tiene a un invitado: la crisis.
El pesimismo será como un desierto lleno de amarguras, angustias, opresiones y dolor, que desean llevarnos a adorar becerros de oro, los cuales no nos liberarán del yugo del pecado.
Hoy día no hay que ceder ni perder las esperanzas.
El amor y la gracia de Dios son más fuertes que el pecado y la muerte.
El optimismo orará confiando en la sabiduría de Dios.
La esperanza llenará el alma de certeza y de seguridad, esta se apoyará en la bondad de Dios.
«Dios nunca llegará tarde a la reunión con sus amigos».
Hay realidades que pueden sorprender a las personas, como la visita de los sabios del Oriente a Jesús, se sorprenderían al descubrir que era el niño de un hombre pobre; sin embargo, se postraron y le adoraron y abrieron sus tesoros.
Se les reveló que había establecido su morada en alojamiento de pobreza.
La fuerza y la debilidad se dieron la mano, en aquel tabernáculo tan pequeño, débil y delicado en el que se dignó morar entre nosotros.
«Se necesitó un corazón limpio para disfrutar a Jesús».
En este día calme su corazón para escuchar al Espíritu de Dios, guarde su Palabra. No deje por mucho tiempo a ese invitado (la crisis) en casa o en su conversación despídalo. «Las decisiones que tome determinarán su destino».
«Yo [el Señor], y nadie más, soy el que borra tus rebeliones, porque así soy yo, y no volveré a acordarme de tus pecados. Refréscame la memoria. Entremos en juicio al mismo tiempo. Toma la palabra y defiéndete» (Isaías 43:25-26).
Sopla un viento nuevo…

David y Leyda Guerra
Pastores

About Verdad y Vida

Check Also

El poder de los pensamientos, Miguel Ángel León R.

Nada puede destruir el hierro, pero su propio óxido sí. De la misma forma nadie …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *