Home / Internacionales / Niegan trasplante a mujer cristiana por no estar vacunada contra el Covid-19

Niegan trasplante a mujer cristiana por no estar vacunada contra el Covid-19

No se vacuna porque “como cristiana, no puedo apoyar nada que tenga que ver con el aborto de bebés, y la santidad de la vida para mí es preciosa”, dijo

Lutali descubrió recientemente que su hospital no aprobaría su cirugía de trasplante de riñón hasta que no recibiera la vacuna COVID-19. A pesar de que tiene una enfermedad renal en etapa 5 que la pone en riesgo de morir sin un riñón nuevo / AP

(AP – Verdad y Vida).-

Cuando una mujer de Colorado se enteró de que su hospital no aprobaría su cirugía de trasplante de riñón hasta recibir la vacuna COVID-19, tuvo que tomar una decisión difícil que enfrentaba sus necesidades de salud con sus creencias religiosas.
Leilani Lutali, una cristiana renacida, siguió su fe.
A pesar de que tiene una enfermedad renal en etapa 5 que la pone en riesgo de morir sin un riñón nuevo, Lutali, de 56 años, dijo que no podía aceptar ser vacunada debido al papel que las células madre han desempeñado en el desarrollo de las vacunas.
“Como cristiana, no puedo apoyar nada que tenga que ver con el aborto de bebés, y la santidad de la vida para mí es preciosa”, dijo.
UCHealth requiere que los receptores de trasplantes estén vacunados porque los receptores corren un riesgo significativo de contraer COVID-19, además de ser hospitalizados y morir a causa del virus, dijo el portavoz Dan Weaver. Los donantes no vacunados también podrían transmitir COVID-19 al receptor incluso si inicialmente dan negativo en la prueba de la enfermedad, dijo.
“Los estudios han encontrado que los pacientes trasplantados que contraen COVID-19 pueden tener una tasa de mortalidad del 20 % o más”, dijo.
No está claro qué tan común es este tipo de política.
La Asociación Estadounidense de Hospitales, que representa a casi 5.000 hospitales, sistemas y redes de atención médica en los Estados Unidos, dijo que no tenía datos para compartir sobre el tema. Pero dijo que muchos programas de trasplantes insisten en que los pacientes se vacunen contra el COVID-19 debido al estado debilitado de su sistema inmunológico.
Si bien cualquier tipo de cirugía puede estresar el sistema inmunológico de un paciente y dejarlo vulnerable a contraer COVID-19 más adelante, los receptores de trasplantes de órganos corren un riesgo aún mayor porque tienen que tomar un régimen poderoso de medicamentos para inhibir su sistema inmunológico y evitar que su cuerpo rechace el nuevo órgano, que es visto por el cuerpo como un objeto extraño, dijo en un comunicado Nancy Foster, vicepresidenta de política de calidad y seguridad del paciente de la AHA.
“Además, si los pacientes esperaran para recibir su vacuna hasta después de la cirugía, es poco probable que su sistema inmunológico pueda generar la reacción de anticuerpos deseada dado que están tomando medicamentos contra el rechazo”, dijo.
Los centros de trasplante en Washington, Vermont, Massachusetts y Alabama tienen políticas que requieren que los beneficiarios estén vacunados, según informes de noticias.
La Clínica Cleveland decidió recientemente exigir las vacunas COVID-19 tanto para los receptores de trasplantes como para los donantes vivos, dijo la organización en un comunicado.
Algunos sistemas de atención médica recomiendan encarecidamente la vacunación para los trasplantes, como Mayo Clinic y Sentara Healthcare, dos de las más grandes del país. El programa de trasplantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama en Birmingham solo recomienda que los donantes vivos reciban una vacuna, pero no la requiere para el proceso de donación.
El mejor momento para recibir la vacuna COVID-19 es antes de un trasplante de órgano. Si el tiempo lo permite, los pacientes deben recibir su segunda dosis de las vacunas disponibles al menos un par de semanas antes del trasplante “para que su cuerpo tenga una buena respuesta inmune a la vacuna”, dijo el Dr. Deepali Kumar, presidente de la Sociedad Estadounidense de Trasplantes.
Muchas denominaciones religiosas importantes no tienen objeciones a las vacunas COVID-19. Pero el lanzamiento ha provocado acalorados debates debido al papel de larga data que las líneas celulares derivadas del tejido fetal han jugado un papel, directa o indirectamente, en la investigación y el desarrollo de diversas vacunas y medicamentos.
Los líderes católicos romanos en Nueva Orleans y St. Louis fueron tan lejos como para llamar a la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson “moralmente comprometida”. J&J ha enfatizado que no hay tejido fetal en su vacuna.
Las consideraciones éticas deben tener en cuenta tanto las perspectivas individuales como las sociales, dijo el Dr. Kumar. “Es realmente lo mejor para el paciente en este momento y también desde una perspectiva social”, dijo. “Cuantos más pacientes se vacunen, tendremos mejores resultados”.
Para Lutali, una reclutadora de empresas de tecnología, parece que su hospital insistió tanto en salvarla del COVID-19 que está dispuesta a dejarla morir al bloquear su cirugía de trasplante.
Lutali, que no pertenece a ninguna denominación, dijo que no vive con miedo a morir debido a su creencia en la otra vida. Está buscando otro hospital, posiblemente en Texas o Florida, donde pueda recibir un trasplante sin estar vacunada.
“Tengo la esperanza de que surja algo con lo que pueda vivir en términos de mis opciones”, dijo.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Vicegobernador de Carolina del Norte se niega a renunciar por llamar al transgénero y la homosexualidad ‘inmundicia’

Robinson está respondiendo a las críticas por describir la homosexualidad como “inmundicia” durante un discurso …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *