Home / Testimonios / Musulmanes conocen al Dios de amor

Musulmanes conocen al Dios de amor

(Open Doors – Verdad y Vida).-

Hace unos años los cristianos, especialmente aquellos con pasado musulmán, eran el blanco de Román, un musulmán devoto en Kazakhstan. Román los consideraba unos «traidores de la verdadera fe».
Román no tenía problemas en confrontar, retar y perseguir a los cristianos. Él era como muchos de los musulmanes que ayunan durante Ramadán que intencionalmente confrontan a los cristianos, presionándolos con preguntas sobre su fe con el propósito de atropellarlos y de hacer que se cuestionaran su fe.
El año pasado, durante Ramadán, Román quiso expresar su devoción al Islam. Decidió visitar la Iglesia Bautista local con el único propósito de interrumpir el servicio y a los «traidores de la verdadera fe». «Fui a la iglesia durante Ramadán porque me consideraba un musulmán devoto», dijo. «Quería probarle mi fe a Allah», agregó.
Román entró a la Iglesia, se sentó y comenzó a hacer su plan, pero mientras que el servicio comenzaba y el pastor daba su mensaje, Román no podía hacer lo que había ido a hacer, no podía obligarse a hacerlo. No podía levantarse y hacer un alboroto porque las palabras que el pastor decía habían llegado a su corazón. «Por primera vez escuché de un Dios que me amaba. Nunca había sabido que el Todopoderoso Dios me ama aunque yo no sea perfecto», aseguró el hombre.
La sanadora verdad de un Dios que ama su creación incondicionalmente comenzó a lavar una vida entera de culpabilidad. Las palabras que Román escuchó ese día, que se centraban en el amor, la misericordia y el perdón, tocaron el corazón del perseguidor. Algo sucedió que él jamás lo esperó: lágrimas, oración a Jesús, arrepentimiento y gozo. Sentado en el servicio en la Iglesia Bautista, el hombre que había dedicado su vida a perseguir a los cristianos, acababa de convertirse en un seguidor de Jesús. «No quiero regresar jamás a la fe musulmana», señaló Román.

La cercanía de un Dios que escucha

Así como Román, Fátima también es una musulmana devota en Asia central, pero eso duró hasta el año pasado durante Ramadán. En la mayormente musulmana Chechenia, donde vive, la persecución a los cristianos continúa escalando.
Todas las noches durante cinco años, Fátima había orado para calma y sanidad. El miedo y la ansiedad se habían apropiado de Fátima, lo que la hacía tener pesadillas e insomnio. «Las oraciones musulmanas no me ayudaron», dijo la mujer.
Su amiga Indira conocía el sufrimiento de Fátima por lo que decidió visitarla durante Ramadán. Indira le habló de Jesús e invitó a Fátima a una célula, una reunión en secreto. «Rechacé la invitación por varias semanas», recordó Fátima. «Me consideraba musulmana y tenía miedo de que conocer a unos cristianos fuera considerado como una traición al Islam, especialmente porque estábamos en el mes santo de Ramadán».
«Como no podía lidiar más con mi condición emocional, decidí ir. Todo lo que escuché en esa reunión tocó mi corazón, pero no quise aceptar a Jesús porque no quería sentirme culpable por abandonar el Islam. Después de dos semanas, entendí que mi fe no podía ayudarme. Sabía que necesitaba hacer algo más o el diablo me mataría. Fui nuevamente a la reunión y acepté a Jesús en mi corazón como mi Señor, le pedí que me sanara», confesó.
La experiencia fue sorprendentemente extraña. «Esperaba sentirme culpable por abandonar el islam, pero no había culpa. Cuando llegué a casa sentía paz y gozo. Esa noche, dormí muy bien, sin pesadillas, sin miedo y sin malos pensamientos», dijo.
«Ahora yo oro para que mis padres conozcan a Jesús. Sé que es posible para Dios tocar sus corazones, así como lo hizo conmigo», concluyó.
Las palabras de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento nos recuerdan que nuestro Dios quiere ver a toda Su creación venga al conocimiento de la salvación y a confiar en Él a través de Jesús. También, que cuando nosotros lo buscamos y a Su Reino, le encontraremos. Mientras que el mes de Ramadán es un mes de presión para los cristianos cuya fe resalta más de lo usual, Dios continúa trabajando en la vida de las personas, en sus corazones para llevarles hacia Él. Durante Ramadán muchos musulmanes buscan verdaderamente a Dios a través de la oración y el ayuno y así pueden encontrar la revelación de Dios, de la verdad.
En Asia central los creyentes, especialmente los que antes eran musulmanes viven bajo una creciente persecución desde diferentes partes, desde dictadores hasta una cultura generalmente dominada por el Islam. En muchos de estos contextos, ser un seguidor de Cristo es extremadamente difícil. Pero sabemos que a Dios no lo detiene ni los dictadores ni la cultura, Jesús tiene el poder para romper cualquier contexto y cambiar los corazones y las vidas.
Ya lo ha hecho con muchos musulmanes, terroristas, perseguidores de cristianos y más, a través de sueños, de la lectura de Su Palabra, por medio de las palabras de alguna persona, Dios no se detiene, Él sigue obrando todos los días y mueve a su Iglesia para que avance en la búsqueda y salvación de las almas.◄

About redaccion

Check Also

Vilmente asesinada por su padre y rescatada por Jesús

He visto las marcas de los clavos en sus manos. Era mi Señor Jesús. Él …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *