Home / Iglesia / Mujer defiende valores bíblicos en el matrimonio

Mujer defiende valores bíblicos en el matrimonio

(Agencias/ VyV – ONTARIO).-

Por varios años, Dawn Stefanowicz ha estado dando charlas y dictando conferencias acerca de la importancia que tiene la unión matrimonial para los hijos. Un matrimonio debe ser tal y como está establecido en la Palabra de Dios: entre hombre y mujer. Cualquier otra imitación de unión es abominación ante los ojos de Dios.
Dawn -originaria de Canadá-, ha viajado por varios países como: EE.UU, México, Irlanda y muchas otras ciudades desde de Canadá y EE.UU; para hacer escuchar su voz en defensa de aquellas personas que han vivido y han pasado por lo mismo que ella al ser criados por personas homosexuales.
Su infancia no fue como la de la mayoría de los niños, pues ella tenía que vivir en un ambiente de alcohol, drogas, prostitución y cualquier cantidad de vicios, maltratos y abusos por parte de su padre y de las parejas de su padre.
«Más de dos décadas de exposición directa a estas experiencias estresantes me causaron inseguridad, depresión, pensamientos suicidas, miedo, ansiedad, baja autoestima, insomnio y confusión sexual. Mi conciencia y mi inocencia fueron seriamente dañadas. Fui testigo de que todos los otros miembros de la familia también sufrían», sostiene Stefanowicz.
Los traumas por los que Dawn pasó fueron causantes de mucho dolor y de la toma de decisiones equivocadas. Para ella, ese mundo era el normal, no sabía diferenciar los roles de hombre y mujer, no podía definirse ella misma, buscaba el afecto (que su padre no le dio) en novios desde que tenía 12 años. Ella estaba muy confundida. No quería tener hijos pues no podía soportar la idea de otras personas viviendo lo que ella vivía.
«Mi sanación implicó mirar de frente la realidad, aceptar las consecuencias a largo plazo y ofrecer perdón. ¿Puedes imaginar ser forzados a aceptar relaciones inestables y prácticas sexuales diversas desde corta edad y cómo esto afectó mi desarrollo? Desgraciadamente, hasta que mi padre, sus parejas sexuales y mi madre murieron, no pude hablar públicamente de mis experiencias», explica.
Hoy en día, Stefanowicz se ha dirigido a la Zona Educativa de su localidad, así como a entes gubernamentales en Canadá para velar por el verdadero matrimonio entre hombre y mujer, en favor de los niños y de la sociedad en general.
«Al final, los niños serán las víctimas reales y los perdedores del matrimonio legal del mismo sexo. ¿Qué esperanza puedo ofrecer a niños inocentes sin voz? Gobiernos y jueces deben defender el matrimonio entre hombre y mujer y excluir todos los otros, por el bien de nuestros niños», concluye.

¿Qué dice la Biblia?
Desde el segundo capítulo del primer libro de la Biblia, la Palabra de Dios claramente expresa que la unión es entre hombre y mujer: «… el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán un solo ser» (Génesis 2:24, RVC).
Tomando en cuenta que Dios hizo todas las cosas perfectas y que Él estableció este principio para la humanidad, la unión -legalizada o no- entre hombre y hombre o entre mujer y mujer, ya puede ser considerada anti bíblica y anti natura.
La Biblia muestra que la práctica de tales desviaciones es desagradable para Dios, pues lo que Él más anhela es que su creación lo conozca, acepte y reine con Él por los siglos de los siglos. 1ª Corintios 6:9-10, establece: «¿Acaso no saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se equivoquen: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se acuestan con hombres, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los malhablados, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios».
La exhortación es para aquellos que están aprobando leyes y estableciendo legalidad sobre uniones entre personas del mismo sexo, situación que claramente no agrada a Dios y a una gran cantidad de personas en el mundo. La repercusión del matrimonio entre homosexuales va directamente a los niños, y por ende al futuro de la sociedad.
De allí se desprende cualquier cantidad de maldiciones que los niños y jóvenes van adquiriendo -sin tan siquiera saberlo-, y comienzan a adoptar conductas destructivas hacia ellos mismos y hacia los demás; se desata la ira, la violencia, los crímenes, violaciones y demás actos de lesa humanidad.
Dawn Stefanowicz está aportando su granito de arena para hacer del mundo un mejor lugar, ¿está usted haciendo lo mismo? La Biblia establece que quien sabe hacer lo bueno y no lo hace, está cometiendo pecado. No acumule más pecados, marque la diferencia.

About redaccion

Check Also

¿Dónde está nuestra levadura?

No se ve de una forma nítida la levadura de los cristianos que debería leudar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *