Home / Testimonios / Misioneros cristianos sanos por el poder de Dios

Misioneros cristianos sanos por el poder de Dios

(Agencias/ VyV – REDACCIÓN).-

Recientemente se desató un brote de la enfermedad Ébola en Liberia y se ha expandido a otros países como Sierra Leona, Guinea y también Nigeria, que amenaza con propagarse por todo el continente africano. Dentro de los miles de afectados por esta enfermedad, se encontraban el doctor Kent Brantly misionero de la Bolsa Samaritana, organización fundada por el evangelista Billy Graham; y la enfermera Nancy Writebol, misionera de la organización SIM de EE.UU, quienes gracias al poder de Dios, hoy están sanos y agradecidos con el Señor.
Los misioneros, quienes se encontraban en Liberia tratando pacientes con este virus desde hace varios meses, contrajeron la enfermedad mientras cumplían con el cuidado de los enfermos. El desarrollo del virus en estos hijos de Dios fue rápido e inmediatamente generó cadenas de oración por su recuperación, así como por el resto de los afectados, sus familiares y los seres queridos de quienes ya habían fallecido por causa del Ébola.
Ambos misioneros norteamericanos, fueron trasladados a los EE.UU para ser tratados con la esperanza de no empeorar su situación de salud, pero durante las primeras semanas, ambos pacientes, se vieron en un estado delicado recibiendo transfusiones de sangre y tratamientos con el medicamento ZMapp, un suero inmunológico experimental que contiene tres anticuerpos monoclonales para la protección inmunológica contra el virus Ébola, con el objetivo de detener la fiebre hemorrágica.
Las oraciones de cientos de cristianos en todo el mundo se mantenían constantes, pues ante el uso de este medicamento experimental otros pacientes no lograron recuperarse del todo, e inclusive uno de ellos falleció al no responder al tratamiento.
A pesar de haber estado postrado en una cama, el doctor Kent Brantly buscaba el bienestar de los demás. «Un suero experimental llegó al país, pero sólo había suficiente para una persona. El doctor Brantly pidió que se le diera a Nancy Writebol», explicó Franklin Graham, director de la organización Bolsa Samaritana. A pesar de estar postrado en una cama, el doctor Kent Brantly sigue buscando el bien de los demás. «Brantly recibió una unidad de sangre de un niño de 14 años de edad que había sobrevivido al Ébola gracias a su labor», agregó Graham. «El niño y su familia querían ser capaces de ayudar al médico que le salvó la vida».
Por su parte, Bruce Johnson, presidente de SIM EE.UU declaró en su momento que estaban «orando por la recuperación total y completa de Nancy… creemos en el poder de la oración y pedimos a la gente de todo el mundo que oren, no sólo por Nancy y Kent, sino también para todos los afectados por este terrible virus».

Oraciones contestadas
Tanto Brantly como Writebol, sus familiares y miles de hermanos en la fe mantuvieron sus oraciones constantes  ante el Señor para que se glorificara e hiciera el milagro. Ambos misioneros están conscientes de su llamado y a pesar de haber contraído la enfermedad, estaban dispuestos a aceptar la voluntad de Dios en sus vidas. Una vez dado de alta, Kent Brantly no ha dejado de darle la gloria a Dios públicamente por haberlo sanado, pues Él cree en el Dios de lo imposible. «Dios ha salvado mi vida. Ha sido una respuesta directa a miles de oraciones», expresó el médico, que mostró su agradecimiento «a todos los que se involucraron en su cuidado».
En el caso de Nancy Writebol, ha preferido mantener su agradecimiento en intimidad con el Señor, pero sus hijos, Jeremy y Brian Writebol, han dado fe de lo agradecida que su mamá está con el Todopoderoso.
«Cuando me enteré de que mi madre había contraído Ébola, quedé devastado», dice Jeremy. «Sabía que las probabilidades estadísticas de su supervivencia no eran buenas».
A pesar de contraer la enfermedad, «ella no siente ningún remordimiento por haber ido a Liberia, porque creen fielmente en que ese es su llamado», dice Brian.
«Sabemos que la motivación de nuestros padres es servir y glorificar a Cristo. Siempre hay costos asociados a ese llamado. Los cristianos van a un lugar, sufren, algunos mueren, y entienden que eso es parte de su llamado», explica Jeremy.
«Sólo Cristo es nuestro refugio en tiempos difíciles. La oración, las Sagradas Escrituras y el Espíritu Santo nos da consuelo y paz en los momentos más oscuros», agrega Brian Writebol. «Nuestra madre nos ha dicho que ahora tiene una comprensión más profunda de la suficiencia de Cristo en cualquier circunstancia. Él realmente es capaz de dar paz y consuelo cuando tenemos a quién recurrir».

Dando testimonio de Jesús
Jeremy honró la labor de los misioneros: «Todos somos llamados a hacer discípulos, algunos son llamados a permanecer dentro de su propia cultura, algunos son llamados a ir a lugares lejanos».
Ante la escasa exposición personal de Nancy ante los medios, Jeremy explica que «ella no quería tener toda esta atención sobre sí misma. Quería servir en silencio y de forma anónima a Cristo en África. Pero ante toda la atención que está recibiendo, ella sólo dice: «Quiero que Cristo sea glorificado. Quiero dar honra a su nombre».
Por su parte, Kent declara: «Ha sido un milagro… a Dios sea la gloria. Gracias por todas las oraciones que hicieron por mí». Continuó diciendo que le pidió a Dios «que me ayudara a mantenerme fiel, aún en medio de mi enfermedad».
«Pedí a Dios que tanto en mi vida como en mi muerte Él fuese glorificado. Fuimos a Liberia porque Dios nos llamó a ello», dijo Kent Brantly, padre de dos hijos. Las familias Brantly y Writebol hacen un llamado a la población mundial a continuar orando por todos aquellos afectados por este virus.
Este momento es preciso para meditar y reflexionar en la cantidad de personas que han fallecido a causa de enfermedades epidémicas y que no lograron conocer a Jesucristo como su único Señor y Salvador. Se acerca la hora, la venida del Señor está cerca y la Iglesia debe cumplir con su labor, tengan llamado a las misiones o a mantenerse en un mismo lugar, la responsabilidad es la misma: «Ir y hacer discípulos en todas las naciones», no esperes más.

Sobre el Ébola
El Ébola es una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa y muy grave, afecta tanto a seres humanos como otras especies de mamíferos. Este virus se caracteriza por tener la mayor tasa de mortalidad, hasta 90% en algunas epidemias, con una media de un 83%. Dada su naturaleza letal, ya que no existe una vacuna aprobada o el tratamiento no está disponible, el Ébola está clasificado como un agente de bioseguridad de nivel 4, así como de Categoría A, según un agente de bioterrorismo por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Tiene el potencial de servir como arma para su uso en la guerra biológica. La eficacia como arma biológica se ve comprometida por su letalidad rápida ya que los pacientes mueren rápidamente antes de que estén en condiciones de propagación del contagio.

El virus del Ébola ha sido el causante de millones de muertes en el mundo / EFE
El virus del Ébola ha sido el causante de millones de muertes en el mundo / EFE

 

About redaccion

Check Also

La fe inquebrantable de Kirti en India

Conoce la historia de esta valiente cristiana que no doblegó su fe ante la presión …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *