Home / Testimonios / Mayuli Peña: ¡Soy feliz!

Mayuli Peña: ¡Soy feliz!

(Verdad y Vida – REDACCIÓN).-

Esta joven maracucha, pero margariteña de corazón ha visto la gloria de Dios desde muy cerca y ha sido bendecida de formas que sólo Él puede hacer. Tras una infancia arraigada en el Señor gracias a su abuela paterna, durante la adolescencia inició una separación momentánea entre Mayuli y el Todopoderoso.
Pero los tropiezos nunca fueron motivo para Mayuli Peña para dejar de amar y adorar a quien la guardó en todo momento de su vida. Mayuli experimentó la muerte de su hermano y la sed del agua de vida se despertó en ella. Se muda a Margarita y decide comenzar a buscar una iglesia donde congregarse.
A través de una amiga, llega a una iglesia donde comienza a congregarse y a recibir todo lo que había dejado de lado un tiempo atrás. Ella y su ahora esposo Aquiles deciden tener un bebé y acuden al médico para comenzar a planificar y a controlar este deseo en sus corazones.
Pero al asistir al especialista, la realidad fue otra. Con tan sólo 8 meses de haber experimentado la muerte de su hermano, Mayuli y su esposo, recibieron la noticia de un cáncer, el cual no le permitiría tener hijos a sus 31 años.
Consultó con diferentes médicos y al final tuvo que someterse a varias cirugías, para eliminar quistes, cuello uterino y hemorragias, pero no para eliminar todo su aparato reproductor, como recomendaban los especialistas.
En esos días, Mayuli asistió a un evento del ministro Roberto Orellana, quien habló sobre la infertilidad y sobre su propio testimonio de vivir algo similar con su esposa, «tengan fe porque el milagro está a la vuelta de la esquina, pero tiene que activarse (su fe)». Mayuli tomó esa palabra y se aferró aún más a su fe en Dios.
En su congregación las oraciones no cesaban y sus pastores le hablaban para mantener su fe en alto y la creencia de que Dios es fiel y la sanidad estaba ya realizada. Días después, asistió a un médico en el hospital quien le preguntó: «¿Qué piensas hacer con tu vida?». Y ella sabiamente respondió: «Voy a adorar al Señor».
Mayuli se realizó la cirugía recomendada y 15 días después sufrió una fuerte hemorragia, por lo que tuvo que regresar al hospital. Los médicos no veían solución sino intervenirla nuevamente para saber de dónde venía la hemorragia y la solución a tal complicación seguía siendo la extracción de su útero, pero Mayuli en medio de tanta conmoción no cesaba de orar y adorar a Dios.
Al despertar de la cirugía, Mayuli experimentó un frío inusual, escalofríos subían y bajaban por su cuerpo y corrientazos helados la embargaban, a pesar de estar bien abrigada. Una doctora se acercó para decirle que sólo por obra de Dios no le habían realizado una histerectomía, a la vez que una enfermera le preguntaba sobre su fe en Cristo, puesto que aún y bajo anestesia, Mayuli no cesó de orar durante todo el procedimiento quirúrgico.
Un mes después al llegar los resultados de los exámenes y por boca del mismo médico que le había asegurado la extracción íntegra de su útero, escucharon la gran noticia de la desaparición de las células cancerígenas, ¡Dios había hecho el milagro! «El doctor nos decía: ‘definitivamente esto es un milagro. No hay más explicación y definitivamente ella está sana, no hay más explicación’, yo sólo daba gracias a Dios», dijo Mayuli.
«Ese próximo domingo fuimos a la iglesia, dimos el testimonio en la iglesia por la sanidad del cáncer. Y yo di gracias a Dios y le dije que continuara la obra porque Él es quien puede terminar la obra en mí. Yo me comencé a poner en control con la doctora de nuevo para quedar embarazada y pasaban los meses y nada que quedaba embarazada», comenta Mayuli.
La joven pareja decide retornar al médico y le encuentran un nuevo quiste a Mayuli en el mismo ovario de donde ya le habían extraído uno. «Cuando me dan esa noticia yo comencé a pelear con el Señor, que ya estaba cansada de tanto tratamiento, que no tenía tanta plata como para seguir comprando medicinas y eso. Yo me voy de paseo y no voy a estar más pendiente de nada», comenta.
Pero meses antes, exlica Mayuli «el pastor me había llamado y me había dicho que tuviera fe y que creyera porque el Señor le había dicho que iba a venir la sanidad y que iba a venir lo que yo le estaba pidiendo. Y yo decía que si ya Dios me había hecho un milagro y se lo había dicho al pastor y ellos oraban por mí, no iba a creerle al hombre sino a Dios».
Después de un viaje Mayuli experimenta cambios en su periodo y se da cuenta de que algo no estaba bien. La doctora le recomendó hacerse una prueba de embarazo para descartar y comenzar el tratamiento del quiste cuanto antes. El resultado fue un bebé en camino y la desaparición del quiste.
A pesar de tener que someterse a una nueva intervención para asegurar el completo desarrollo de su bebé, Santiago Moisés nació el 23 de agosto de 2012. Y después de casi 10 años de concubinato, un matrimonio fue consolidado al tener su ceremonia el 22 de junio de 2012.
Varios milagros de sanidad se evidencian en Mayuli, el cáncer, los quistes, la infertilidad, el nacimiento de su hijo, un matrimonio, el crecimiento en la fe de su esposo y finalmente el regalo de un nuevo hogar donde celebrar los milagros que Dios ha hecho en esta familia, incluyendo a Daniela, hija de Aquiles, su esposo.
En palabras de la misma Mayuli: «¡La gloria es para Dios!».

About redaccion

Check Also

Martha Sandoval lanza “Toma el control”, la canción que alimentó su fe mientras batallaba contra el Covid-19

Durante esos días de tanto dolor e incertidumbre, Martha convirtió la letra de la canción …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *