Home / Testimonios / María Carvajal le sirve a Dios “hasta las últimas consecuencias”

María Carvajal le sirve a Dios “hasta las últimas consecuencias”

[quote arrow=»yes»]“En la visión que tuve, venía un ataúd del mar, y yo le pregunté al Señor qué era eso y Él me dijo que muerte venía del mar”[/quote] (HT/ VyV).-

La pastora María Carvajal de Delgado, una humilde y dedicada sierva de Dios de la Misión Fuente de Salvación, en Manta, Ecuador, fue una de las sobrevivientes al terremoto que sacudió a diferentes ciudades hace tan solo unos meses.
Contó la pastora que “todo fue tan de repente que nos sorprendió a todo el mundo, aun habiéndonos avisado [Dios] a nosotros algunos años atrás, que iba a haber un acontecimiento así, nos sorprendió y fue algo muy terrible”.

¿El Señor le había hablado a usted antes de que esto ocurriera, hace cuánto tiempo?
– Hace como casi 5 años el Señor me había hablado de que iban a venir unos eventos y que yo tenía que estar preparando a la iglesia. Incluso Él puso en mi corazón que debía preparar a la gente en cómo brindar Primeros Auxilios porque en una visión que tuve, yo veía mucha gente herida aplastada con postes de luz, entre otras cosas. Entonces yo me ocupé de eso, llamé al Cuerpo de Bomberos para que nos mostraran los lugares de escape. En la visión que tuve, venía un ataúd del mar, y yo le pregunté al Señor qué era eso y Él me dijo que muerte venía del mar.

Manta fue una de las zonas más afectadas por el terremoto de 7,8 en la escala de Richter / EFE
Manta fue una de las zonas más afectadas por el terremoto de 7,8 en la escala de Richter / EFE

Hasta este momento, ¿cuántos eventos han pasado, hay otros eventos más involucrados?
– Sí, el Señor me habló de tres eventos. El primer terremoto fue a mediados de abril y el segundo terremoto fue como dos semanas después y con ese terremoto alertó mucho más a toda la provincia e incluso en Guayaquil.
Respecto al tercer evento, del cual no se conoce con certeza lo que pueda ser, la pastora María se ha mantenido en silencio para no asustar a la comunidad, pero sí ha tomado esa advertencia divina para mantenerse, junto a un equipo de colaboradores, acampando en la iglesia “porque no tengo orden todavía de parte de Dios de irme a mi casa, entonces hemos estado esperando y sirviendo al Señor aquí en el aspecto de preparar comida para llevar a la zonas donde están los policías y los militares trabajando para bendecir a la gente que se ha quedado sin nada”.
Informó que entre pastores y ministros de la ciudad y sus alrededores, se han escuchado muchos testimonios cuando se llevan a cabo las reuniones de pastores, cuyo cuerpo preside la pastora María. A pesar de que saben que algo más viene y se mantienen alerta, confían en que la misericordia de Dios se extienda hacia su nación.

Por otra parte, el asunto de darle comida a las personas necesitadas, ¿de dónde se origina y quién es el promotor de todo esto?
– Bueno, el promotor es el Señor, el Dios Todopoderoso al que yo le sirvo y en quien creo, Él me dijo cuando sucedió el evento: “No pidas a nadie nada, solo espera porque Yo Soy el que voy a suplir pues este será un refugio, un centro de acopio desde donde Yo voy a sustentar muchos lugares”.

¿Eso quiere decir que la ayuda viene de todas partes?
– Si, inmediatamente después del terremoto muchos pastores que han pasado por este ministerio me llamaban para ver qué necesitábamos y yo lo que les podía decir era que ayudaran con lo que Dios les pusiera en sus corazones. Fue así como comenzamos a recibir muchas cosas. Al principio dimos la ayuda social con nuestros propios recursos, como iglesia pusimos un centro médico gratuito, contactamos una doctora que es de origen venezolano, que está colaborando con nosotros por una ofrenda, que ha sido para nosotros de mucha bendición y sobretodo predicándole de Cristo para que su nombre sea inscrito en el Libro de la Vida.
Meses después de estos eventos, Manta y otros sectores de Ecuador continúan trabajando en la recuperación de las zonas, pero la ayuda que más necesitan es la que viene de Dios. La pastora María Carvajal realiza una labor sinigual, ayudar al necesitado tanto física como espiritualmente, “hasta las últimas consecuencias”, así como dijo el apóstol Pablo: “Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: ‘Hay más dicha en dar que en recibir’” (Hechos 20:35. NVI).◄

About Verdad y Vida

Check Also

Musulmán yihadista se rinde a Cristo tras tener una visión sobre la crucifixión

En lugar de rechazo, musulmán se dio cuenta de que Jesús le mostró compasión, misericordia …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *