Home / Suplemento 22 Aniversario / Luis y Hannia Fernández sobre el divorcio: La división, enemiga de la familia

Luis y Hannia Fernández sobre el divorcio: La división, enemiga de la familia

(Verdad y Vida – REDACCIÓN).-

El divorcio es la ruptura legal de un matrimonio, mas sin embargo, hay matrimonios que ya están separados mental y emocionalmente. Esta separación trae consecuencias para la familia, llegue a disolverse o no.
De acuerdo a los esposos Luis y Hannia Fernández, pastores, consejeros familiares y conferencistas, los problemas que presentan las familias en la actualidad son muchos, pero «el más grave es la división que existe hoy en día y que provoca rompimientos emocionales en las familias. Hay muy mala comunicación en muchas familias; vemos mucha tensión y mucha intolerancia en las relaciones. Problemas, los tenemos todos los seres humanos, pero una familia unida y que vive principios espirituales, puede hacerle frente a cualquier circunstancia y permanecer unida y sana».
Luis y Hannia son fundadores del ministerio Libres para  amar, está «diseñado para educar y darle herramientas a los matrimonios para que sepan cómo funciona una relación matrimonial y cómo manejarla para que puedan obtener un matrimonio saludable. También capacitamos mentores en las iglesias para que desarrollen esa misión en sus propias congregaciones», explicaron.
Indicaron que los rompimientos familiares son demasiado frecuentes hoy en día. Los índices oficiales de divorcio se mantienen por encima del 40%. No obstante los datos estadísticos no registran las personas que viven en unión libre y que también se separan en índices similares. «La verdad es que la gran tragedia de la humanidad en estos tiempos modernos es la gran inestabilidad familiar generada por los divorcios y rompimientos familiares», agregaron.

¿Por qué se divorcian las parejas, cómo evitarlo?
– Las parejas se divorcian básicamente por heridas que se han hecho debido a que no saben cómo manejar los conflictos normales de la vida. Cuando no se saben manejar esas situaciones, se van lastimando e hiriendo generalmente por cosas pequeñas, pero terminan destruyéndose mutuamente. No podemos evitar las diferencias ni los problemas de la vida, pero si podemos aprender cómo manejarlas y cómo mantener una estabilidad emocional en el matrimonio. Es un asunto de educación, de aprender herramientas que nos da la Palabra de Dios para obtener y mantener un matrimonio saludable.
Por otra parte, el rol del hombre como sacerdote del hogar no es tomado en serio por la figura paterna de la familia. «Este es una de las causas principales. La gran mayoría de los hombres no tienen ni siquiera una idea de cuál es el rol bíblico establecido por Dios para ellos. La mayoría cree que su rol principal es proveer materialmente y casi que su único rol. Hay una gran ausencia de hombres espirituales que funcionen como líderes espirituales de la familia», establecieron los esposos.

¿Cómo ayuda o beneficia a la familia conforme a Dios su ministerio o área específica de trabajo?
– Bueno, justamente por medio de la educación y la capacitación a los matrimonios. Mediante el Seminario–taller ‘Libres para Amar’, compartimos con los matrimonios principios de vida bíblicos y herramientas de manejo emocional para que las parejas aprendan a manejar conflictos y alimentar sus relaciones para que puedan mantener un matrimonio saludable.

Dios y el divorcio
La Biblia es clara en cuanto a este tema, «en Malaquías 2:16, Dios dice que detesta el divorcio. En Mateo 19, dice que ‘lo que Dios unió, que no lo separe el hombre’ y que la causa principal del divorcio es la dureza del corazón. El divorcio es la manifestación de un corazón endurecido que deshonra a Dios porque irrespeta su voluntad», explicó la pareja. «En algunos casos, especialmente cuando hay violencia doméstica, se recomienda una separación temporal con el ánimo de ayudarlos por separado y una vez sanados, restaurar la relación», agregaron.
De acuerdo a la pareja, «la única posibilidad que vemos en la Palabra de Dios está en 1ª de Corintios 7, cuando el apóstol Pablo explica que si uno de los cónyuges no es creyente y abandona a su pareja creyente, entonces en tal caso, el creyente queda en libertad. Lamentablemente hemos visto un abuso de este principio dentro de la misma Iglesia Cristiana donde encontramos parejas casadas hasta varias veces. Es un acto de religiosidad satánica decir que Dios le habló a alguien para decirle que abandone a su pareja y que le tiene otra pareja. Eso es totalmente anti bíblico».
Las familias fueron creadas por Dios para permanecer unidas, especialmente el núcleo familiar conformado por los padres e hijos, quienes luego tendrán su propio núcleo familiar. El divorcio o la separación no está estipulada por Dios porque Él hace todo a la perfección.
Los hijos son una parte importante a considerar en este tema, pues ellos, sin la orientación adecuada, pueden llegar a sentir soledad y desarrollar actitudes negativas y conductas inapropiadas porque se sienten abandonados y sin amor. También pueden llegar a desarrollar un patrón de divorcios de generación en generación porque lo consideran ‘normal’. Eso no es correcto, los hijos son el fruto de la familia y como tal, ellos deben dar sus frutos también.
Cuando una pareja quiere divorciarse es porque alguna de las partes está herida. Toda dolencia del alma puede ser sanada con el poder de Dios. Recibir a Jesús como Señor y Salvador llenará a las personas de amor, tolerancia, paciencia, gozo, fe y ganas de luchar por ese matrimonio que no fue creado para romperse, el amor del Señor, llena a las personas de paz, y la paz trae unión.
Si alguna persona quiere divorciarse, es preciso que le dé una oportunidad a Dios de obrar en su corazón y entre ellos mismos, para así vivir bajo los principios divinos y mantener un matrimonio sano, estable y feliz.

Sobre Luis y Hannia Fernández
Los esposos Fernández están graduados en Consejería Familiar y son expertos en temas de matrimonios y familias. Son una pareja con 35 años de casados y fundadores del Ministerio Internacional Libres para Amar con una Red de Mentores entrenados y capacitados alrededor del mundo trabajando por la restauración de matrimonios y familias. Son también pastores y conferencistas internacionales reconocidos en dichos temas. Para mayor información, visita www.libresparaamar.org

Una familia unida y que vive principios espirituales, puede hacerle frente a cualquier circunstancia y permanecer unida y sana
Una familia unida y que vive principios espirituales, puede hacerle frente a cualquier circunstancia y permanecer unida y sana

About redaccion

Check Also

Norma Pantojas: Cambiar la manera de pensar a través de la literatura

(Verdad y Vida – REDACCIÓN).- La literatura ha sido el canal fundamental de aprendizaje para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *