Home / Opinion / Los hijos son el reflejo del matrimonio, Luis y Hannia Fernández

Los hijos son el reflejo del matrimonio, Luis y Hannia Fernández

¡No podemos exigir a nuestros hijos que hagan lo que no nos ven a nosotros hacer!
En Juan 13:15, Jesús nos dice: «Porque ejemplos he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis». No existe ningún sustituto que pueda remplazar el ejemplo de los padres en cuanto a las actitudes que deseamos enseñar. Es muy posible que el niño siga los pasos de sus padres aunque él quiera ocultarlo.
¿Cómo nuestros hijos serán corteses y generosos si nosotros somos groseros y egoístas? O ¿cómo podemos pretender que nuestros hijos digan: ‘gracias y por favor’, si nosotros ni dentro del hogar, ni fuera lo decimos? Ellos necesitan nuestro ejemplo. Los niños saben cuando nosotros decimos algo y hacemos otra cosa. Si usted quiere que su hijo sea obediente y humilde debe darle el mismo ejemplo con sus superiores en el trabajo, en la iglesia, con las autoridades, etc. No puede esperar que su hijo respete las autoridades si usted le modela lo contrario.
«Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él» (Proverbios 22:6). Las enseñanzas que aprenden los niños permanecerán para siempre en su mente. De ahí la importancia de instruirlos correctamente desde su temprana edad.
¿Cómo y qué enseñar a nuestros hijos? Los primeros años de vida son determinantes para la educación de los niños; entonces durante este período, ¿qué es lo más importante que se les debe enseñar? Respuesta: se les debe enseñar la verdad cristiana a nuestros hijos cuidadosamente y regularmente desde su más tierna infancia. He aquí algunos principios esenciales que se les debe transmitir:
1) «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón» (Marcos 12:30). Nuestros hijos deben ver que el Señor Jesucristo tiene el primer lugar en nosotros. Nos deben ver orando frecuentemente con confianza y agradecimiento a Dios. ¿Les estamos enseñando este principio a nuestros hijos?
2) «Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Marcos 12:31). Mediante nuestro ejemplo, nuestros hijos deben aprender a amar y respetar a los demás. ¿Aprenden nuestros hijos por nuestro ejemplo a amar a los demás, a no ser egoístas, y a no criticar a otros? ¿Estamos modelando a nuestros hijos para compartir los bienes con otras familias necesitadas?
3) «Teme a Dios, y guarda sus mandamientos» (Eclesiastés 12:13). ¿Aprenden nuestros niños a inclinarse con respeto ante el Dios del universo? ¿A obedecernos como la Palabra lo ordena para más tarde obedecer mejor a Dios? ¿A tener horror a la mentira?
Ser padre, es compartir con nuestros hijos y escucharlos para poder guiarlos en las decisiones de su vida. Es enseñarles a descubrir sus habilidades y talentos para que desarrollen con éxito su vida. Es modelarles los principios de vida cristianos que les garantizará una mejor manera de enfrentar la vida.
¡Tu matrimonio y tu familia son el regalo más preciado que Dios te ha dado. Cuídalos!

Luis y Hannia Fernández
Pastores y consejeros
luisyhannia@libresparaamar.org

About Verdad y Vida

Check Also

Barreras, Arnold Enns

«Subieron pues al techo y abrieron un agujero y por allí bajaron al paralitico en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *