Home / Actualidad / Lo que los cristianos deben saber sobre QAnon

Lo que los cristianos deben saber sobre QAnon

QAnon es una teoría de conspiración en expansión centrada en la idea de que una cábala global de élites de izquierda —“el estado profundo”— contra el presidente Trump

Un grupo anónimo o pequeño grupo conocido como “Q” publica mensajes crípticos en foros de la web con supuesta información clasificada

(Seth Brown – BP).-

La teoría de conspiración “QAnon” ha estado en los titulares últimamente. Hace unos pocos años era un fenómeno de Internet conocido únicamente por aquellos familiarizados con los tableros de mensajes más rebeldes de la web. Sin embargo, hoy en día hay personas que abiertamente coquetean con el movimiento desde las más altas plataformas políticas del país.
Recientes nuevas historias han indicado su creciente influencia en los círculos evangélicos. Así que, ¿qué es?
QAnon es una teoría de conspiración en expansión centrada en la idea de que una cábala global de élites de izquierda —“el estado profundo”— está secretamente conspirando en contra del presidente de EE.UU. Donald Trump y sus adeptos.
Los seguidores del movimiento crean elaboradas historias de políticos liberales súper ricos, funcionarios y celebridades involucrados en el tráfico sexual de niños, la manipulación de los medios, el abuso del poder del gobierno y otros actos criminales.
Algunos seguidores creen que los miembros de la cábala participan en cultos satánicos que secuestran, violan y torturan a niños pequeños para recoger un químico psicotrópico llamado adrenocromo de su sangre.
Un grupo anónimo o pequeño grupo conocido como “Q” (la designación del Departamento de Energía de EE.UU. de la más alta autorización) publica mensajes crípticos en foros de la web con supuesta información clasificada redactada en jerga militar.
Estos mensajes son conocidos como “Q drops”. Los seguidores le consultan al público las interpretaciones de revelaciones de Q’s en discusiones en foros en línea, interacciones de las redes sociales, videos de YouTube y transmisiones en ipods.
La enmarañada red de especulaciones tiene sus orígenes en la temporada de campaña presidencial de 2016.
La más famosa Q drop ocurrió el 28 de octubre de 2016 bajo el título “Extradición de Hillary Clinton”. El mensaje de 66 palabras fue publicado en un foro notablemente sin censura llamado “4chan”. Afirmaba que las autoridades oficiales estaban en el proceso de arrestar a la entonces candidata presidencial Hillary Clinton y las tropas de la Guardia Nacional fueron movilizadas en ciudades importantes en EE.UU. para mitigar los potenciales disturbios.
La falsa información recorrió cielo y tierra cuando los usuarios de las redes sociales compartieron el inflamatorio rumor con la ayuda de memes. Los memes son imágenes concisas, provocativas y humorísticas con texto que pueden ser fácilmente compartidos en las redes sociales.
Q afirma estar en una misión heroica para “despertar” a los estadounidenses de los planes malignos del estado profundo al tiempo que concentra “soldados digitales” detrás de la esperanza de que un “Gran Despertar” o “Tormenta” está llegando.
Muchos seguidores Q creen que el presidente Trump pronto expondrá la oscura conspiración y supervisa arrestos masivos, y reivindica el movimiento como una operación patriótica de rescate. “Donde vamos uno, vamos todos” es su mantra, frecuentemente repetida a través del hashtag #WWG1WGA.
Miles de cuentas de medios sociales han sido creadas para promover las ideas relacionadas con Q. Autoproclamados documentales en Youtube son usados frecuentemente para convertir a los espectadores a la creencia QAnon. Este proceso es conocido como tomar la “pastilla roja”, una referencia a la bien conocida escena del film de 1999 “Matrix”.
La participación con las ideas Q pueden comenzar como una preocupación con tiquismiquis político, pero el movimiento puede atraer a los seguidores a una cosmovisión tóxica y llevar a un comportamiento potencialmente peligroso.
El más extenso peligro de QAnon ha sido la habilidad de sus seguidores de efectivamente esparcir un alto volumen de información falsa en sitios web populares como Twitter, Facebook y YouTube. Marc-André Argentino, un erudito que ha estudiado la teoría de la conspiración desde 2018, dijo que el contenido de QAnon en Facebook ha incrementado más de 650 por ciento desde marzo de 2020.
Ideas relacionadas con Q, como que “COVID-19 es un engaño para controlar la elección 2020”, son a menudo lavadas a través de las cuentas de los medios sociales que lucen relativamente normales, algunas veces haciéndose pasar como medios noticiosos creíbles. En otros casos, individuos comparten sin darse cuenta contenido relacionado con Q, sin entender su origen.
Un rumor circuló en línea a principios de este año afirmando que el hospital de campaña Samaritan’s Purse en Central Park de New York City era parte de una operación policial encubierta dirigida por Trump para rescatar niños que eran retenidos en túneles subterráneos con propósitos de tráfico sexual y recolección de órganos.
El hospital de campaña era realmente parte de la respuesta de emergencia de la organización a la pandemia del COVID-19. Un vocero de Samaritan’s Purse le dijo a Politifact que los rumores eran “totalmente falsos”.
La radicalización es otro peligro de QAnon. Dos investigadores que escriben para el Centro de Combate del Terrorismo de West Point dijeron: “QAnon discutiblemente ya no es simplemente una teoría de la conspiración, sino una ideología que ha demostrado su capacidad para radicalizar la violencia de los individuos a una velocidad alarmante”. Ellos notaron cinco casos criminales donde actos violentos fueron relacionados a la ideología QAnon.
En diciembre de 2016, un hombre de 28 años llamado Edgar Maddison Welch de Salisbury, N.C., condujo hacia una pizzería en Washington, D.C., en un intento por atacar sorpresivamente una alegada banda de sexo infantil operada por la campaña presidencial de Hillary Clinton.
“El mundo está muy temeroso de actuar y yo soy muy terco para no hacerlo”, le mensajeó él a un amigo dos días antes de embarcarse en esta travesía.
Welch entró al restaurante Comet Ping Pong con un rifle AR-15 y una pistola para “auto investigar” los alegados crímenes. Él tenía la impresión de que los esclavizados niños estaban retenidos en el sótano de la pizzería basado en videos que vio hasta el cansancio en YouTube. Hizo tres disparos. Afortunadamente, nadie salió lastimado.
El padre de dos hijos estaba ahí para confrontar a los delincuentes, pero descubrió que el restaurante no tenía sótano ni había niños esclavos. Se rindió pacíficamente después de darse cuenta de su error. En 2017 fue sentenciado a cuatro años de prisión.
Welch creyó en una teoría de conspiración conocida como “Pizzagate”, precursora de QAnon. Usuarios de foros en línea investigaron un enorme grupo de correos propiedad del presidente de la campaña de Clinton, John Podesta, que fueron divulgados en 2016 por un grupo llamado “Wikileaks”.
Los seguidores de Pizzagate estaban convencidos de que habían descubierto mensajes codificados que revelaban la existencia de una operación de tráfico infantil. Ellos interpretaron conversaciones relacionadas con una cena acerca de pizza y pasta como preferencias de pedofilia sexual por niñas y niños.
Un memo publicado por el FBI el 30 de mayo de 2019 designó QAnon, Pizzagate y teorías de conspiraciones similares como amenazas de terrorismo doméstico. Desde entonces, las redes sociales como Twitter y Facebook han desarticulado cuentas que propagan tales materiales.

About Verdad y Vida

Check Also

La traducción de la Biblia supera el hito de los 700 idiomas

“Recién saliendo de la imprenta hay ya 701 traducciones, siempre hay cosas nuevas, es maravilloso …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *