Home / Opinion / Lo esencial y lo secundario, Eduardo Padrón

Lo esencial y lo secundario, Eduardo Padrón

Darle mayor importancia a lo secundario, podría crear -como lo ha hecho- discordias y hasta medidas de fe no prescritas por la Palabra

/ Freepik

Hablaba con alguien que había escogido el pasaje que mencionaba a los magos del oriente para predicarlo en su iglesia. Pronto percibió que la Biblia no dice mucho sobre ellos. Buscó con afán hasta que sin frutos se frustró visiblemente. Mi sugerencia fue sencilla: concéntrate en lo que dice la Biblia. Sin embargo, mi amigo cometía otro error asociado al primero: se enfocó en lo secundario y no en lo esencial. ¿Le suena familiar?
Toda la Escritura es inspirada, pero piense en el pacto de Abraham con Abimelec y el pacto de Dios con Abraham; de ninguna forma podrían ser iguales. Tampoco lo es la liberación de Lot y la de Israel de Egipto o las leyes ceremoniales y el Decálogo. ¿Es más importante la forma de orar que la oración o la de saludar que el saludo? ¿O la forma de alabar que la alabanza? No se le quita valor a lo escrito, pero no todo tiene el mismo valor.
Martínez en su libro Hermenéutica Bíblica señala que hay un “núcleo esencial de la Escritura, [que] por su claridad, por su solidez, por ser el fundamento de nuestra fe, debe ser expuesto y mantenido con el relieve y la integridad que le corresponden”. Son “constantes desde el Génesis hasta el Apocalipsis la soberanía del Dios creador, sus atributos, el hombre creado a Imagen de Dios; la ruina acarreada al hombre y su entorno a causa de la caída, la providencia de Dios a pesar de la rebeldía humana, la acción reveladora y redentora de Dios que tiene su cima en Jesucristo -con quien irrumpe el Reino de Dios en el mundo-, la expiación mediante el sacrificio de la cruz, el progreso de la historia hacia la victoria final de Cristo sobre todas las fuerzas demoniacas que dominan a la humanidad, la consumación del Reino y de una nueva creación”.
Darle mayor importancia a lo secundario, podría crear –como lo ha hecho- discordias y hasta medidas de fe no prescritas por la Palabra. Seamos cuidadosos.

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

El misterio de los triángulos, Jonathan Cahn

“Dos Pascuas, dos corderos, dos patrones triangulares de sangre, separados por más de mil años …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *