Home / Análisis / Las islas en la profecía bíblica

Las islas en la profecía bíblica

Bíblicamente hay dos etapas para las islas: La primera, el sacudimiento; la segunda, durante la gran tribulación, las islas desaparecerán por completo

(La Última Generación).-

Quiero hablarte sobre las islas, ya que he notado que algunos creen que por los sucesos que estamos viviendo, algunas islas van a desaparecer en la actualidad. He de decirte que a pesar de lo mal que parezca el mundo, en islas como Puerto Rico, República Dominicana, Cuba, por mencionar algunas de las más conocidas, dentro de estas islas hay mucho pueblo de Dios clamando misericordia, y por esa misericordia es que Dios no envía sus juicios hacia estas islas.
Lo que quiero aclararte es que por el momento, mientras el pueblo de Dios esté clamando por misericordia, estas islas no serán removidas, el problema para quienes no conocen al Señor, será cuando estos hombres de Dios, quienes confiados en la Biblia esperaron la promesa gloriosa de Cristo, sean levantados de la tierra en el arrebatamiento, una vez ocurrido esto, estas islas ya ingresarán a su panorama profético, aquellos que están desviados de la Palabra de Dios en estas islas, deben de agradecerle al Señor que hay pueblo de Dios clamando por ellos, en estos momentos. Una vez consumado todo, lo descrito en la siguiente porción de la Biblia comenzará a ejercer.
«Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar» (Apocalipsis 6:14).
Las islas serán removidas de su lugar, esto vendrá por un violento terremoto que sacudirá las islas, en donde los juicios de Dios vendrán en cadena sin que nadie pueda hacer nada para detenerlos. Debemos de saber que Dios ahora es que está dando oportunidad para que nadie tenga excusas que no fue advertido con tiempo. Y esto será la apertura de uno de los sellos, por esa razón, es que muchos que se quedarán para ver estos eventos, creen que muy fácilmente podrán buscar la presencia de Dios en esos tiempos, pero no será así.
Ahora es el tiempo de ingresar al Arca de Salvación mediante Cristo, mi querido amigo y amiga, no dejes que los juicios de Dios te vayan a consumir con aquellos que son incrédulos hasta la saciedad, porque niegan la existencia de Dios.

PARA LAS ISLAS, LA BIBLIA PROFETIZA DOS ETAPAS

La primera etapa será el sacudimiento de las islas, estas serán removidas de su lugar, y no hay otra manera de explicarlo, más que por algún violento terremoto de una escala inimaginable hasta ahora.
Luego viene la segunda etapa, en ella, que te aclaro, será durante la gran tribulación, no en este momento, las islas desaparecerán por completo, y esto puede ser mediante el hundimiento de las mismas, o probablemente tras el desprendimiento de la tierra, por otros juicios de Dios sobre el mar, esto puede causar que el nivel del mar suba, a una medida completamente desproporcionada, dejando a las islas sepultadas bajo el agua.
Y esto lo vemos en la siguiente porción bíblica:
«Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados» (Apocalipsis 16:20).
La palabra “huyó”, no es que la Biblia hable que todos corrieron y escaparon, se refiere a “desaparecer”, incluyendo algunas montañas, o aquellas porciones de tierra que están dentro del mar que no son habitables.
Pero para todos aquellos que, en este tiempo, atendieron a las advertencias bíblicas que prometen librarnos de lo que se viene, tendrán la esperanza de salir de estos eventos futuros.
Mi anhelo es que puedas entregar tu vida a Cristo, y estar preparado(a) para cuando venga por los suyos, de esa manera el Señor estará completando la siguiente fase para la humanidad.
Que Dios te bendiga grandemente, y que el Señor haga brillar su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia para librarte del día “grande y espantoso de Jehová”.◄

Así proyectan que quedaría el mapamundi en los tiempos del fin

About redaccion

Check Also

Primer ministro australiano: “El país necesita más del amor de Dios”

(Acontecer Cristiano).- El primer ministro australiano, Scott Morrison, dio muestras de su fe en Jesús …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *