Home / Opinion / Las cosas viejas pasaron, Aris Segovia

Las cosas viejas pasaron, Aris Segovia

Cada vez que usted recuerde una ofensa o recuerde a un ofensor, recuerde también que Cristo murió por ellos al igual que por usted y por mi

Hay momentos, en los que los recuerdos nos invaden los pensamientos y no nos dejan avanzar.
Hay recuerdos que lastiman tu presente y no te dejan avanzar hacia la promesa. Es importante reconocer esos momentos y pensar que tan duro fue vivirlos, pero más importante es reconocer que algún cambio o algo bueno nos dejaron.
Pero; si el mal momento nos hizo perder una amistad o perder la comunión con un familiar o hermano en la fe, debemos volver a ese momento solo para restaurar la relación. Eso es de Dios y concuerda con amar al prójimo como así mismo; ni más ni menos.
Las hermanas de Lázaro en su momento se pusieron bravas con Jesús, molestas porque si Jesús hubiese acudido de inmediato a su llamado, Lázaro no habría muerto. Entonces la actitud de Jesús mostró que todo ocurre en el tiempo de Dios y hay milagros que suceden después de matar o dejar morir un sentimiento.
Si no logramos ver la importancia del desierto no sabremos valorar el milagro.
El desierto, nos permite ver la gloria de Dios y nos ayuda a caminar sobre sus pies en la seguridad de la recompensa futura.
Vive y disfruta tu desierto, en el desierto nacen los cactus y en ellos podemos también encontrar agua…
Hay un dicho que expresa: “deja que las aves sobrevuelen en tu cabeza; pero no dejes que hagan nido en ella”.
Hay personas que se pasan la vida recordando el pasado y echando en cara a otras lo malo que hicieron como si nosotros fuéramos 100 % inocentes, al punto de supuestamente refrescarle la memoria en esas cosas que ya pasaron y se jactan de decir que han perdonado.
Otras que perdonan una ofensa, pero cada vez que ven a la persona que le ofendió traen el recuerdo a memoria de aquel momento (¡entonces no perdonó…!).
Otras que pierden su vida ahogadas y frustradas en una ofensa, cuando el ofensor ni siquiera se acuerda de ello.
La vida es muy corta y si las lágrimas revivieran a los muertos no existirían cementerios.
Hay dos versículos bíblicos que nos ayudan a refrescar la memoria al respecto: uno es, “las cosas viejas pasaron e aquí todas son hechas nuevas” (2ª Corintios 5:17).
Y el otro es: “para los que AMAN a Dios todas las cosas ayudan para bien” (Romanos 8:28).
Y como consejo cada vez que usted recuerde una ofensa o recuerde a un ofensor, recuerde también que Cristo murió por ellos al igual que por usted y por mí.
Ubique a la persona que le ofendió y pídale perdón, tal vez esa persona, ni sabe que usted está ofendido o molesto.
Más aún, si usted ejerce un ministerio en la iglesia o en lo secular.
Recientemente, me encontré con una hermana en Cristo que me dijo que estaba molesta conmigo, incluso me había eliminado de sus redes, me sorprendió cuando me dijo que había sido porque yo me creía más que los demás y me gustaba que me dieran gloria. Y no actuaba cuando una persona ofendía frente a mí a otra. Eso me sorprendió y le pedí perdón a la hermana, y le dije imagínate tú molesta conmigo y yo ni lo sabía.
Es decir, ella me había metido en una cárcel, me había juzgado sin darme el derecho a la defensa y me había condenado sin juicio.
Así somos muchos, reaccionamos a nuestra manera. Eso puede ser normal para cualquier persona que no conoce al Señor. Pero para los hijos de Dios, esto es pecado.
En lo posible, ante cualquier situación, pregúntele al Señor: “¿si tú estuvieras en mi lugar que harías…? De seguro Jesús, NUNCA reaccionaría como nosotros.
David fue un homicida y adúltero; sin embargo, dice la Biblia que tenía un corazón conforme al corazón de Dios (un corazón perdonador).
Aún en la cruz, siendo inocente, viendo Jesús la multitud que le acusaba dijo: “¡Padre, perdónales, porque, no saben lo que hacen…!”.
Les pido perdón si en algo les he fallado o les he ofendido.
Les ama en Cristo Jesús…

Aris Segovia
Profeta. La hija del Rey
2021, año de restitución y restauración

About Verdad y Vida

Check Also

¿Qué puedo hacer para unir a mi familia?, Liliana González de Benítez

El mal manejo de la tecnología está acabando con la unidad entre los miembros de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *