miércoles , noviembre 14 2018
Home / Destacadas / Las “bombas me llevaron a Cristo”, dice víctima de la Guerra de Vietnam

Las “bombas me llevaron a Cristo”, dice víctima de la Guerra de Vietnam

(Acontecer Cristiano – Verdad y Vida).-

Kim Phúc, la mujer vietnamita que fue fotografiada huyendo de los ataques en la Guerra de Vietnam, dice que las bombas de Napalm la llevaron a Cristo.
Kim fue conocida en todo el mundo por una imagen que recuerda hasta hoy. Tenía nueve años cuando fue fotografiada huyendo de su aldea, que estaba bajo bombardeo de napalm.
«Estas bombas me trajeron un dolor inconmensurable. Y aún así, mirando las últimas cinco décadas, percibo que aquellas mismas bombas que trajeron tanto sufrimiento, también trajeron una gran cura. Estas bombas me llevaron a Cristo», cuenta Kim a Christianity Today.
«Continué sufriendo el agobiante peso de la ira, la amargura y el resentimiento hacia aquellos que causaron mi sufrimiento. El fuego ardiente que penetró mi cuerpo, los baños ardientes que siguieron, la piel seca y picazón y la incapacidad de sudar. Estas cosas hicieron que la carne se convierta en un horno en el calor sofocante de Vietnam», dijo.
«Anhelaba actividades que nunca llegarían. Y sin embargo, a pesar de todas las últimas circunstancias externas, el dolor más angustioso que sufrí durante esa estación de la vida residía en mi corazón», señaló.
«Nunca había conocido de Jesús, pero un día leyendo la Biblia, supe que Jesús fue herido y quedó con cicatrices. Esa nueva información se quedó en mi mente y cuanto más leía, más pasaba a creer que Él realmente era quien decía ser, que realmente había hecho lo que narran los evangelios, y que, lo más importante para mí, haría todo lo que había prometido en su Palabra».
«Poco después, mientras escuchaba este mensaje, sabía que algo estaba cambiando dentro de mí. Cuán desesperadamente necesitaba paz. Cuán pronto estaba yo para el amor y la alegría. Yo tenía tanto odio en mi corazón -tanta amargura. Yo quería dejar todo mi dolor. Yo quería perseguir la vida en vez de apegarme a las fantasías de la muerte. Yo quería a Jesús», dijo.
Ahora con 55 años, Kim agradece a Dios por todo el sufrimiento y entiende que la guerra y las lágrimas la llevaron a Cristo y le dieron un regalo muy valioso: la salvación.◄

About redaccion

Check Also

Mi Enfoque: Profecías cumplidas

(David Mandel).- Me considero más tradicionalista que religioso, pero me es imposible, al leer la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *