Home / Opinion / La salud del líder

La salud del líder

(Serafín Contreras Galeano – Pastor, comunicador y escritor).-

Lleno de vitalidad aparente. Muchos planes a granel. Proyectos interminables, noches de insomnio ante los compromisos y días ausentes de su hogar por la presión ministerial. Hundía a veces su rostro entre sus manos crispadas por las múltiples demandas cotidianas. Lo visité en su iglesia para unas conferencias y lo vi caminar como un autómata. Me pregunté qué le sucedía pero no me atrevía a pasar la línea de su privacidad. Fue su esposa quien se me acercó y me dijo: «Por favor pastor ore e intente hablar con mi esposo. No puede dormir de noche y tiene que tomar pastillas para poder medio dormir pero no le hacen efecto en la noche y durante el día anda como un sonámbulo y ya está perdiendo las facultades básicas diarias».
Este clamor fue como un eco de miles de esposas de pastores que intentarían decir lo mismo.
El apóstol Pablo curiosamente hablando de renovación en el capítulo 12 de Romanos versos 1 y 2 dice: «Les ruego, les suplico, les imploro por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio santo, agradable  a Dios». Un día al leer este verso me pregunté ¿por qué Pablo habla de presentar el cuerpo, no menciona el espíritu o el alma, sino el cuerpo como un sacrificio a Dios? Luego de pensarlo y repensarlo entendí que el apóstol estaba posiblemente tratando de desmontar el pensamiento griego que había entrado en la Iglesia y que lamentablemente ha invadido a la Iglesia de hoy y al liderazgo actual. El Pensamiento griego enseñaba que el cuerpo no era bueno, que lo bueno era el espíritu y el alma y el cuerpo era la causa de los problemas humanos. El Pensamiento Griego enseñaba que para estudiar un todo había que dividirlo en partes. El Pensamiento hebreo muestra lo contrario. No, no lo puedes dividir. Necesitas presentarlo en un todo. Por eso Pablo dice: Presenten a Dios el cuerpo y conjuntamente el espíritu y el alma.
El apóstol Juan lo expresa de esta manera: «Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente» (3ª Juan 1:2).
Como líderes necesitamos recordar que somos un todo útil en la mano de Dios. Necesitamos caminar, pensar, buscar y guardar nuestra salud integral como siervos de Dios. Sanos integralmente seremos una ofrenda de olor grato, agradable y santa ante el Señor a quien servimos. Salud física, emocional, sexual, mental y espiritual es nuestro reto que siempre trae recompensa.
No podemos vivir una vida fuera de balance. Tarde que temprano el colapso llegará. Por algo el Señor determinó un día de descanso semanal para poder reponer nuestra profundidad con Él, el descanso de nuestra vida personal y la reconexión con los amados.
Amado líder. Toma le decisión de hacer un alto y evaluar tu camino. No hay muchos salvadores del mundo. Sólo uno y fue a la cruz por todos.
Nuestro Maestro y Señor Jesús nos dio el ejemplo. Él no vivió hasta el desgaste. Sabía cuándo parar y cuándo desaparecerse de la multitud.
La decisión es nuestra y la recompensa viene de Él.

serafin@contrerasg.com
www.serafincontreras.com

About redaccion

Check Also

¿Tú en qué lugar habitas? (Tehilim/Salmo 91), Edson Contreras

Hay promesa de rescate para el que habita en su lugar de morada, hay sentencia …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *