Home / Opinion / La promesa de Dios en medio de persecución, Charles F. Stanley

La promesa de Dios en medio de persecución, Charles F. Stanley

Como cristianos, no experimentaremos plenitud de vida si no estamos dispuestos a arriesgarnos a amarlo por encima de todo

/ Freepik

“Aconteció al día siguiente, que se reunieron en Jerusalén los gobernantes, los ancianos y los escribas, y el sumo sacerdote Anás, y Caifás y Juan y Alejandro, y todos los que eran de la familia de los sumos sacerdotes; y poniéndoles en medio, les preguntaron: ¿Con qué potestad, o en qué nombre, habéis hecho vosotros esto? […] Y les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús” (Hechos 4:5-7,18).

En todo el mundo, la intolerancia y la persecución a los cristianos están aumentando. Y a pesar de que podemos enfrentar discriminación o ser juzgados, la realidad para muchos de nosotros es que nunca experimentaremos violencia u opresión similares. Sin embargo, la persecución ha sido parte de la historia del cristianismo desde su comienzo (Véase Hechos 4-5).
Es una idea incómoda pero importante. En algún momento u otro, podemos encontrarnos tratando de resolver si la persecución vale la pena. En esos momentos, recuerde lo que Cristo prometió: “De ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:10). Él se estaba refiriendo de manera específica a nosotros, sus seguidores. Como cristianos, no experimentaremos plenitud de vida si no estamos dispuestos a arriesgarnos a amarlo por encima de todo, incluso si eso nos hiciera perder nuestro trabajo, nuestro lugar en la sociedad o nuestra propia vida.
Piense en esto:   

  • Reflexione acerca de su propia experiencia. ¿Ha sido discriminado, juzgado injustamente, o sufrido por causa de su fe?
  • Considere la promesa de Dios a los perseguidos. ¿Qué le dice eso en cuanto al sentir del Señor Jesucristo por los que sufren?

Charles F. Stanley
Pastor, maestro y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

El poder de los pensamientos, Miguel Ángel León R.

Nada puede destruir el hierro, pero su propio óxido sí. De la misma forma nadie …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *