Home / Análisis / La pluma del pastor: La verdad del engaño

La pluma del pastor: La verdad del engaño

(Manuel Castañeda – Pastor).-

En el año 2001 ocurrió algo que cimbró el país de los EE.UU y todos sabemos que fue la destrucción de las Torres Gemelas «World Trade Center».
Ese fatídico día 11 de Septiembre de 2001 yo vivía en la ciudad de Rocky Mount, North Carolina, lo recuerdo muy bien porque tres días después nació mi hija Karla Castañeda, ese martes negro era alrededor de las 9:00 am y me encontraba desayunando cuando vi en la televisión que todos los canales se enlazaban para dar la terrible noticia de que los EE.UU estaban siendo atacados.
Sin duda hubo conmoción a nivel mundial, cómo era posible que un país que prácticamente ayuda a la mayoría de las naciones del mundo hubiera sido atacada, todas las naciones pusieron sus ojos sobre los EE.UU.
Recuerdo que hubo vigilias y oración a nivel nacional, las iglesias y los pastores nos uníamos  para orar y pedir a Dios que sanara nuestra tierra.
En ese tiempo había un superávit (dinero en abundancia) ya que el ex presidente Bill Clinton dejó las arcas financieras de los EE.UU llenas, todos rebozábamos en ese tiempo en la abundancia, recuerdo que el que no estrenaba casa, estrenaba carro, en el 2001 todo lo había en abundancia.
En las Torres Gemelas murieron más de 3.000 personas, y fue algo doloroso sin duda que se conmemora hasta el día de hoy.
Pero sin duda y sin temor a equivocarme NO era el tiempo de más GUERRAS, era tiempo de HUMILLARNOS ante DIOS, pedirle perdón, acercarnos más a Él, y PERDONAR a los que hicieron toda esa maldad, tener más control en la seguridad, levantarnos y seguir hacia adelante.
La Biblia dice: «Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra» (2 Crónicas 7:14).
Pero los EE.UU acusando a Irak de tener armas de destrucción masiva y abusando de la súper abundancia y el ORGULLO y dejando a DIOS de lado en cuanto al PERDÓN, buscó culpables y mandó a sus mejores hombres a una guerra infructuosa sin cabeza ni cola, donde murieron cerca de 6.000 soldados, casi el doble de las personas que murieron en las Torres Gemelas, dejó a muchas viudas y huérfanos, esposas e hijos de soldados, invadió Irak, murieron cientos y cientos de civiles y gente inocente, ahorcó a Saddam Hussein, mató a Osama Bin Laden, y ha llevado una guerra contra el terrorismo desastrosa que tardó más de 10 años y que nos hemos dado cuenta que con el ataque al maratón de Boston sigue VIVA.
La «guerra contra el terrorismo» que surgió después de los ataques del 11 de Septiembre de 2001, es sin duda la gran HERIDA HEMORRÁGICA que ha dejado sin SANGRE FINANCIERA a la nación americana.
La Biblia NO se puede equivocar cuando dice: «Así vendrá tu necesidad como caminante, y tu pobreza como hombre armado» (Proverbios 6:11).
Desde que Estados Unidos emprendiera la «lucha contra el terrorismo internacional», ese país gasta en armamento, maquinaria y todo lo referente a la guerra alrededor de 580 mil millones de dólares ANUALES, eso equivale a que EE.UU se gasta 1.589.041.000 DIARIAMENTE en la guerra, según el Instituto Internacional de Paz de Estocolmo (Stockholm International Peace Research Institute, SIPRI) y aventaja con creces a todos los demás países del mundo.
Ya que las estadísticas oficiales financieras indican que el Gobierno de los EE.UU se gasta 1.589.041.000 de dólares diariamente en logística como: Equipo, armamento, comida, salud, gasolina, salarios, seguridad, etc. En todo ese despliegue militar, sin contar las bajas militares que por cada soldado caído el Gobierno está expuesto a indemnizar y mantener por varios años a la viuda y a los huérfanos.
Hace unos meses atrás el presidente Obama declaraba que si no se ampliaba el techo de la deuda, el país se vendría abajo, ya que los EE.UU está súper, archi, mega endeudado.
Y queridos amigos, todo surgió por algo que se llama.  «NO dejar que pisoteen nuestro orgullo»; el orgullo es lo contrario de la humildad. La BIBLIA dice que «el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido» (Mateo 23:12).
Si DIOS dejó que pisotearan su orgullo dejando a su Hijo JESUCRISTO para que fuera pisoteado, humillado y entregado por toda la humanidad, cómo no pudimos nosotros dejar atrás esos trágicos ataques, voltear nuestros rostros hacia Dios y HUMILLARNOS.
Hoy, sin lugar a dudas, el país de los EE.UU se está tambaleando en la cuerda floja y se espera un futuro negro.
Quiero agregar esto; la falta de oportunidades, la dificultades, las necesidades y todo por lo que pasarán los EE.UU, el país que tanto amo, ya que permitió que tres de mis hijos nacieran en ese bello país, todo eso malo que pasará, NO será aplicable para todos, ya que hay un remanente que está humillado y agarrado de la mano de Dios, y DIOS tendrá misericordia ellos.
¡Este es tu mejor año de conquista y victoria para tu familia, tu iglesia y tu nación!!!
launcionfinal@aol.com

About redaccion

Check Also

La responsabilidad en el uso de las redes sociales

La comunicación en la actualidad ha logrado romper una barrera de privacidad que antes se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *