Home / Palabras del Director / La otra cara del aborto

La otra cara del aborto

Desde que el pecado entró en el mundo por causa de la desobediencia de Adán y Eva, este se ha practicado de incontables maneras, muchas de ellas «a escondidas» de la vista humana, pero jamás del ojo escrutador de Dios. Entre tantos pecados a escondidas también se practicó el aborto desde tiempos inmemoriales, por eso es absurdo querer legalizar un pecado bajo el argumento de «cuidar la vida de la madre», ¿y no debe la madre cuidar de la vida de su inocente criatura?, cualquiera haya sido el caso de la concepción, nadie tiene derecho de matar lo que ya Dios reconoce como un ser «creado a su imagen y semejanza».
Cuando Dios declaró en los Mandamientos: «¡No matarás!», no puso ninguna excepción entre paréntesis. La ley moral que el Señor le dio a la humanidad no puede ser abrogada ni modificada por nadie, mucho menos por los hombres y las instituciones creadas bajo decisiones electorales. Ningún parlamento puede decidir la materia moral y menos abrogar ningún Mandamiento; el propio Jesucristo dijo: «no he venido a abrogar, sino a cumplir lo escrito en la Ley y los profetas», y así lo dejó establecido en el Nuevo Testamento. ¿Cómo es posible que naciones erigidas como cristianas intenten ahora abrogar lo inabrogable?
Uno de los últimos y más sonados casos fue el del Congreso de Argentina, cuya Cámara de Diputados aprobó la legalización del aborto pero semanas después el Senado rechazó esta decisión con una no tan amplia diferencia, «hasta dentro de un año» cuando la irresponsabilidad y osadía abortista pretenda apelar esta decisión. La excusa usada es la de siempre: «es que igual se practica el aborto de manera clandestina y peligrosa»; y reiteramos, el hecho de que se practique pecado en lo oculto no significa que debemos «legalizarlo» para que se haga en público, más bien rechazarlo; caso similar sucede con la eutanasia, las uniones del mismo sexo y los cambios quirúrgicos de sexo. Señores, ya Dios habló y nada hará cambiar eso, quien lo contravenga o pretenda abrogarlo se las verá con Él en el juicio final, donde no hay abogado defensor ni apelación posible.
Las Sagradas Escrituras desmeritan cualquier excusa médica que se use para justificar el aborto, antes que se conociera científicamente el tema de la concepción, el rey David bajo la revelación del Espíritu Santo escribió: «Tú, Señor, diste forma a mis entrañas; tú me formaste en el vientre de mi madre! Te alabo porque tus obras son formidables, porque todo lo que haces es maravilloso. ¡De esto estoy plenamente convencido! Aunque en lo íntimo me diste forma, y en lo más secreto me fui desarrollando, nada de mi cuerpo te fue desconocido. Con tus propios ojos viste mi embrión; todos los días de mi vida ya estaban en tu libro; antes de que me formaras, los anotaste, y no faltó uno solo de ellos» (Salmo 139:13-16).
Si «todos los días de mi vida ya estaban en tu libro; antes de que me formaras, los anotaste», ¿quiénes se creen algunos para destruir el propósito de Dios con los seres no nacidos? Si quienes luchan por legalizar el aborto hubiesen sido abortados ¿qué oportunidad tendrían de haber vivido para hoy estar tratando de legalizar el asesinato del no nacido? Esa es la más grande manifestación de la hipocresía humana, yo nací, me desarrollé, pero ahora no te dejo nacer a ti y frustro tu concepción -cualquiera sea la excusa.
En estos días leí un twitter dantesco y lamentable de una joven que decía: «mi abuela abortó, mi madre abortó y yo aborté y no nos pasó nada». ¿Habrase visto tamaña tontería? Estamos ante tres generaciones de asesinas que sin remordimiento alguno de conciencia aseguran que no les pasó nada; ¿nada?, solamente asesinaron al fruto de su vientre, mataron la bendición de Dios, acabaron con el propósito divino que viene al mundo con cada criatura. Tal vez clínicamente no les pasó nada, pero espiritualmente están muertas en su pecado y son reas de eterna condenación por tamaña actitud. Sus hijos abortados están en la eternidad con Dios, pero solo Cristo sabe si ellas algún día los verán en el cielo.
Es tiempo de un arrepentimiento mundial y una vuelta a Dios, por amor a nosotros mismos y a los no nacidos que existen y siempre han existido en el corazón y el propósito del Altísimo. El amor de Cristo cubre multitud de pecados, vayamos a Él entonces…

-o-o-o- 1, 2, y 3 -o-o-o-

1) EL MISS VENEZUELA ACEPTARÁ PERSONAS TRANSGÉNERO. El nuevo comité de la organización Miss Venezuela informó en recientes días que trabajan en la modificación del reglamento de la organización donde las participantes del concurso deben tener el órgano femenino sin necesidad de que sea de nacimiento, lo cual no solo violenta la naturaleza humana, sino que le abre las puertas a la aberración y a conductas a todas luces inmorales. Si Venezuela tiene graves problemas espirituales, esto le echa más gasolina al fuego de la justicia divina. ¡Dios tenga misericordia de nuestro país!
2) SUECIA ESTREMECIDA POR ‘NOCHE DE TERROR’ ISLAMISTA. El pasado 14 de agosto, jóvenes enmascarados en Gotemburgo y Trollhattan, Suecia, prendieron fuego a 80 automóviles y le lanzaron piedras a la policía, llevando al primer ministro a denunciar una noche de vandalismo “sumamente organizado” quienes iban vestidos totalmente de negro. Trascendió que entre los arrestados pudieron identificar que eran islamistas de corte fundamentalista. Vemos claramente el futuro inmediato que le espera a Europa, que por haber apostatado de la fe cristiana hoy enfrentan permanentes ataques de estos religiosos radicales.
3) LO DIJO John Ortberg: “La meta fundamental de la vida espiritual es la transformación del ser humano”.
Y la Biblia DICE: “Así que, hermanos, yo les ruego, por las misericordias de Dios, que se presenten ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. ¡Así es como se debe adorar a Dios! Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto” (Romanos 12:1-2. RVC).

@GeorgesDoumat

About Verdad y Vida

Check Also

No a la intervención militar extranjera

Ante la creciente crisis venezolana y aparente imposibilidad de tener una solución cercana, cada día …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *