Home / Destacadas / La NASA activa la ‘Oficina del Juicio Final’ 

La NASA activa la ‘Oficina del Juicio Final’ 

(Agencias – Verdad y Vida).-

Mientras que la prensa especula con los posibles escenarios de próximas guerras que podría causar la muerte de la civilización moderna, la comunidad científica opina que la misma naturaleza puede decidir por nosotros quién “está destinado a abandonar el escenario”, escribe el geólogo y periodista Konstantín Ranks para el portal Slon.
La fuerza capaz de cambiar la faz de nuestro planeta probablemente sean inundaciones de distinta naturaleza, agrega.
Los expertos de la NASA cada vez contemplan la posibilidad de inundaciones con más seriedad ya que se dan cuenta de que la civilización moderna es vulnerable ante estas amenazas. Además, las oficinas de organización están en zonas propensas a sufrir inundaciones.
“Esto es solo una de las posibles desgracias que podrían caer sobre nuestras cabezas en un futuro previsible”, indica el columnista. Obviamente, por eso los expertos de la NASA crearon la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria, que se conoce como ‘la oficina del día del Juicio’. Aunque el objetivo principal de la oficina es vigilar objetos cercanos a la Tierra, el columnista indica que “es muy probable que no solo se dedique a la amenaza de los meteoritos”.
“La experiencia demuestra que al menos alguien tiene que estar de guardia, sobre todo porque el número de precursores de muchos problemas se multiplican”, subraya Konstantín Ranks.

Golpe a las riquezas mundiales
Los expertos estadounidenses señalan que el aumento del nivel del mar es, ante todo, un peligro para los países más desarrollados y prósperos, donde la gente prefiere vivir en la costa sin darse cuenta del peligro existente. Entre los primeros países afectados por las inundaciones se encontrarían los Países Bajos, Dinamarca, Italia, los países Bálticos, Rusia, China y EE.UU., señala el artículo.
Según una investigación estadounidense publicada en la segunda mitad de 2014, si el aumento del nivel del mar no se detiene, el agua destruirá propiedades valoradas en entre 66.000 millones y 106.000 millones de dólares solo en EE.UU. para el año 2050.
La repetición de catástrofes como el huracán Katrina, que dejó a más de 1.800 personas muertas, o el huracán de Texas que acabó con la vida de más de 8.000 personas en 1900 es más real de lo que parece y se producirá no solo en el golfo de México, advierte el columnista.

Conexión invisible
Debido a que las zonas costeras tienen a menudo una inclinación extremadamente baja, de solo un pequeño porcentaje, el aumento del nivel del mar, incluso en unas decenas de centímetros, cambiará radicalmente la situación hidrológica en estas áreas y pondrá en marcha un complejo mecanismo de interacción entre aguas de mar, fluviales y subterráneas, explica el periodista.
Los desbordamientos de ríos e incluso el aumento de los niveles de agua en lagos y pantanos causan un aumento de la erosión y la extensión de las aguas subterráneas que reducen la resistencia del suelo. Como resultado, muchas construcciones se desmoronarán, explica el columnista mostrando cómo se desencadena una cadena de problemas.

Cuestión de tiempo
A primera vista, parece que estos desastres naturales están lejos y habrá tiempo para pensar en cómo tratar el problema. Sin embargo, la historia humana está llena de ejemplos de rápidos cambios atmosféricos que causaron grandes inundaciones, continúa Ranks.
El autor del artículo pone como ejemplo la teoría de la inundación del mar Negro presentada por los expertos de la Universidad de Columbia en 1996. Esta teoría plantea que hace unos 7.500-8.000 años hubo un trasvase de agua salada del mar Mediterráneo al mar Negro, cuyo nivel era significativamente menor. Esto causó la inundación de alrededor de 150.000 kilómetros cuadrados y la formación del mar de Azov, que antes era un pantano.
Es importante destacar que los geólogos señalan la posibilidad de oscilaciones rápidas del clima (es decir, dentro de una sola vida humana), desde enfriamiento hasta el calentamiento, relacionadas con el deshielo, según el columnista. Además, los desastres podrían acelerarse en el caso de eventos extraordinarios, como la caída de un asteroide o un cometa en los hielos de la Antártida, o, aún peor para los europeos, en Groenlandia, agrega el periodista.

¿Qué dice la Biblia al respecto?
La Palabra de Dios nos advierte desde hace muchos siglos atrás acerca de la situación que generaría la destrucción del medio ambiente, la disminución de la capa de ozono, el calentamiento global y de las catástrofes que traerían consigo, tales como; devastadoras inundaciones, el efecto de El Niño y La Niña, profundas sequías, el deshielo polar y, por supuesto, el aumento del nivel del mar. Veamos:
«Y el día de la gran matanza, cuando caigan las torres, sobre todo monte alto y sobre toda colina elevada habrá muchos ríos y arroyos. El día que el Señor ponga una venda en la herida de su pueblo, y cure la llaga que le causó, la luz de la luna alumbrará como la luz del sol, y la luz del sol alumbrará siete veces más, como la luz de siete días» (Isaías 30:25-26). Habla de la restauración de Israel en los tiempos del fin, la cual será precedida por un calentamiento excesivo del sol.
«El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, con lo que se le permitió quemar con fuego al género humano. Y hombres y mujeres se quemaron con ese gran calor, pero en vez de arrepentirse y dar gloria al nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, blasfemaron contra Él» (Apocalipsis 16:8-9). Habla acerca del progresivo calentamiento del planeta hasta que en los días del fin el inmenso calor llegará a quemar a la humanidad, animales y vegetación; aumentando exponencialmente las muertes por cáncer de piel, deshidratación, infartos, accidentes cerebro vascular (ACV), entre otras enfermedades mortales.
Así que «la oficina del día del Juicio» que la NASA creó no es más que la observación de los científicos al inminente cumplimiento de las profecías contenidas en la Biblia; aquellos que no han querido creer por fe, tendrán que hacerlo ante el advenimiento de las grandes catástrofes que ya se avizoran y que la Biblia declara que será inminentes. ¿La causa? Que «en vez de arrepentirse y dar gloria al nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, blasfemaron contra Él».
El pecado y el vivir en desobediencia al Señor llevarán a la humanidad a un desenlace espantoso, si aún lo duda, las profecías bíblicas, en especial el libro de Apocalipsis, le convencerán. ¿La solución? Ábrale ya su corazón a Jesucristo y en arrepentimiento recíbale como su único Señor y Salvador; Él ha prometido guardar de las catástrofes por venir a todos aquellos que se rindan ante Él.◄

About redaccion

Check Also

¿De dónde viene el estrés?

La peor ansiedad es muy sutil y es un deseo de aprobación disfrazado de deseo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *