Home / Testimonios / La Iglesia de Myanmar se abre paso entre la pandemia y la pobreza para alcanzar a la población

La Iglesia de Myanmar se abre paso entre la pandemia y la pobreza para alcanzar a la población

“Ahora los discipulamos y les llevamos la Palabra de Dios para consolarlos. La necesidad es grande, pero nuestro Dios es mayor. Creemos que proveerá de acuerdo con sus riquezas en Cristo Jesús”, indicó un líder cristiano local

La pobreza ha agravado con el confinamiento prolongado, afectando también la labor cristiana / EFE

(Christian Aid – Verdad y Vida)

Myanmar experimentó un aumento dramático en los casos de COVID-19 en septiembre, y los cierres consiguientes golpearon aún más a los pobres y a los misioneros locales que los atendían, incluso cuando los trabajadores llevaban a más personas a la fe en Cristo.
Oficialmente, Myanmar había registrado solo 353 casos de coronavirus a principios de agosto. Se consideró que los casos estaban muy subestimados, pero, sin embargo, la cifra contrastaba profundamente con los 2.265 casos registrados hasta el 11 de septiembre. Para el 27 de septiembre, el país reportó 10.734 casos de COVID-19, incluidas 226 muertes.
“La situación ahora se ve más oscura en los próximos días”, dijo el líder de un ministerio local. “El gobierno ya había cerrado muchas ciudades y los precios subieron de inmediato. La gente tiene mucho miedo por los días venideros”.
En un país donde el 83 por ciento de los trabajadores trabajan en el sector informal como vendedores ambulantes, jornaleros y similares, dejándolos dependientes de los ingresos diarios para sobrevivir, el líder dijo que las restricciones de COVID-19 han impedido que los residentes del área vayan a los ríos a pescar o los bosques para encontrar bambú y madera.
“Hay muchas ocasiones en las que la gente no puede encontrar arroz para comprar, incluso si se lo puede permitir”.
“La pesca y la silvicultura son las formas en que encuentran su alimento diario y, en algunos lugares, los aldeanos no pueden trabajar en sus arrozales”, dijo. “Las carreteras y las rutas fluviales han estado bloqueadas durante casi un año. Los precios han subido dos o tres veces. Hay muchas ocasiones en las que las personas no pueden encontrar arroz para comprar, incluso si pueden pagarlo; pasan días y meses en los que no consiguen alimentos y están en una verdadera lucha”.
El líder dijo que los esfuerzos de socorro del Programa Mundial de Alimentos, el Comité Internacional de la Cruz Roja, las organizaciones no gubernamentales locales y su propio ministerio no pudieron seguir el ritmo de las crecientes necesidades. “Inicialmente, las iglesias y ministerios locales podían recolectar ofrendas y proporcionar comida y ropa a los necesitados, pero después de meses de cierres de iglesias, los trabajadores del ministerio y aquellos a quienes servían tienen una gran necesidad”, dijo.
“Alabamos a Dios porque pudimos brindar ayuda a través de nuestras contribuciones locales y su generosidad durante los primeros meses a los trabajadores y miembros, pero las necesidades son grandes”, escribió el líder a Christian Aid Mission. “Muchas de las iglesias de nuestro ministerio luchan por sobrevivir, para satisfacer sus necesidades y las necesidades de sus pastores. Tenemos 60 pastores, y alrededor de 30 de ellos se han visto afectados por el COVID-19 y el cierre de iglesias. Los pastores están muy necesitados”.

GUERRA DESPLAZADA

La pandemia amenaza con matar de hambre a la gente en Myanmar, donde el 24,8 por ciento de la población es pobre; otro 33 por ciento estaba a punto de caer por debajo del umbral de la pobreza incluso antes de que llegara el nuevo coronavirus.
Las iglesias locales que solían contribuir al centro de rehabilitación de drogas del ministerio ya no pueden hacerlo en un momento en que la expansión permitió que el centro aceptara a 20 nuevos adictos, dijo el líder.
“Dependemos mucho de las contribuciones de las iglesias cercanas y sus miembros, pero en este momento necesitamos ayuda para nuestro centro de rehabilitación”, dijo. “Nos gustaría tener los recursos para conseguir al menos 10 sacos de arroz y las necesidades diarias durante dos meses”.
Al mismo tiempo, los misioneros locales están trabajando en áreas donde los grupos rebeldes luchan contra las fuerzas gubernamentales. El conflicto ha dejado a muchas personas hambrientas, heridas y desplazadas, dijo.
“Muchas aldeas han sido abandonadas, quemadas o, por razones de seguridad, la gente ya no puede vivir en ellas, necesitan huir para salvar sus vidas”, dijo el líder. “Las personas desplazadas internamente incluyen algunos de nuestros plantadores de iglesias, pastores y miembros”.
El ministerio construyó refugios para algunas de las personas desplazadas y les proporcionó alimentos y otras necesidades básicas, además de compartir el mensaje de la salvación de Cristo en un país con una población que es 88 por ciento budista. Sin embargo, con los recursos agotados, los trabajadores ofrecen solo alimento espiritual, dijo el líder.
“Ahora los discipulamos y les llevamos la Palabra de Dios para consolarlos”, dijo. “La necesidad es grande, pero nuestro Dios es mayor. Creemos que proveerá de acuerdo con sus riquezas en Cristo Jesús”.

DIFUSIÓN DEL EVANGELIO

El líder de otro ministerio con sede en Myanmar dijo que sus equipos están sufriendo carencias similares.
“Nuestros misioneros y miembros de la iglesia misionera han estado enfrentando dificultades de supervivencia”, indicó. “Oramos y, con los fondos de ayuda que teníamos, compramos bolsas de arroz y aceite de cocina y las distribuimos a nuestros hermanos. Pudimos hacer esto tres veces”.
Además de los vuelos de las aerolíneas en tierra y los cierres de carreteras en ciudades y áreas periféricas, el 21 de septiembre, Yangon, la ciudad más grande del país, fue bloqueada. Cuando los casos de COVID-19 comenzaron a extenderse a principios de mes, los funcionarios ya habían ordenado cierres parciales en 29 de los 44 municipios de Yangon. En la ciudad capital de Naypyidaw, se levantaron nuevos bloqueos de carreteras en algunas calles más pequeñas, mientras que las vías principales permanecieron abiertas.
El líder del ministerio dijo que, durante el encierro, supervisa las traducciones de la Biblia en siete idiomas y que sus traductores han podido continuar trabajando en sus respectivos hogares. Mientras está atrapado en casa, traduce varios materiales cristianos.
“Y mis tratados evangelísticos se están distribuyendo en este período de bloqueo pandémico”, dijo. “El ministerio de literatura es muy útil en este momento de crisis”.
Aunque la mayoría de los obreros ministeriales no pueden viajar a pueblos o ciudades en grupo, aún pueden caminar como individuos para realizar importantes enseñanzas bíblicas y predicar en áreas rurales, dijo.
“Uno de nuestros misioneros y sus amigos fueron a una aldea y formaron una iglesia en casa de cinco familias”, dijo el líder. “El área es un área no alcanzada y las cinco familias son las primeras personas convertidas en esa aldea. Alabamos a Dios porque nuestro misionero llevó a Cristo a cuatro personas que se bautizaron en agua”.

La Iglesia es un faro de esperanza frente al temor de la población al Covid-19 / EFE

About Verdad y Vida

Check Also

Tribu india que cazaba hombres aceptó a Jesús como Señor

Toda una tribu en Nagaland, noreste de la India, renunció a su tradición de matar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *