Home / Destacadas / La Iglesia de Cristo se pronuncia ante masacre de mineros

La Iglesia de Cristo se pronuncia ante masacre de mineros

(Agencias – Verdad y Vida).-

De acuerdo a información de los medios de comunicación nacionales, el pasado 4 de marzo desaparecieron 28 personas que trabajaban en la mina Atenas, en el sector Peregrinos de Tumeremo, estado Bolívar. De esas 28 personas, solo 17 fueron encontradas en una fosa común de Nuevo Callao.
Según el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, solo seis fueron identificados por pruebas de sangre y otros rasgos clave, los demás fueron reconocidos por familiares. Ratificó que ninguno de los cuerpos fue desmembrado y todos presentaron impactos de bala.
El diputado Américo De Grazia denunció que hay grupos armados dedicados a la explotación ilícita de minerales nacionales y que entre ellos mismos se disputan la explotación de las minas de la región. El parlamentario aclaró que hay un pran que se ocupa de un sector -una mina-, por lo que existe un código de respeto, sin embargo, cuando aparece una nueva, los enfrentamientos y masacres están asegurados.
Por su parte, el gobernador del Estado, Francisco Rangel Gómez, quien en un principio negara las muertes, admitió que «sí sabemos que hay bandas armadas. Esto me llevó a hablar con el presidente de la República, quien ordenó a través del ministro de Interior y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, desplegar los cuerpos de seguridad en la zona».
La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, descartó que haya más de 17 víctimas en este caso que calificó como una masacre. «Esto es grave lo que pasó aquí, se trata de 17 personas ejecutadas, estamos enfrentados a personas desalmadas», dijo.
En contraste, el Defensor del Pueblo explicó que de acuerdo a los testimonios recabados de familiares, la cifra final de desaparecidos pudiera aumentar a 25. Por tal motivo el proceso de búsqueda y rastreo continuará para tratar de localizar otras fosas. Una comisión se activó para revisar la zona selvática en la mina Hoja de Lata, una de las denunciadas por familiares, y que se encuentra a dos horas aproximadamente del pueblo de Tumeremo.
De igual forma, el director nacional del CICPC, comisario Douglas Rico, manifestó que la investigación del caso continuaba, pues todavía falta la detención de todos los implicados. De acuerdo con información del Ministerio Público, hay una detenida: Rosa Zoraida Gil Salazar, una mujer que presuntamente coordinó la logística de la masacre. A ella también se le señala de ser la comadre y administradora de los bienes de Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias «El Topo», el autor de la matanza. Contra él y dos de sus secuaces hay emitidas órdenes de captura.
Esta masacre conmocionó a la nación. Los familiares se sentían devastados no solo por las muertes sino por la manera en que sus seres queridos perdieron la vida. Hay muchos factores que analizar, pero lo más importante es la atmósfera espiritual que hay en la nación.

Una Iglesia que ora
Ante esta situación, se consultó a un pastor de Tumeremo, de quien nos reservamos su nombre por motivos de su seguridad, este manifestó que la Iglesia de Cristo en la zona no cesa de orar.
Aclaró que la información suministrada por Tarek William Saab sobre el caso y la zona en general, es certera, pero que por su parte, el gobernador del Estado no había asumido la problemática, pues calificó de «masacre virtual» lo sucedido.
Informó que por algunos días tuvieron que hacer sus reuniones en las casas y que no podían subir el volumen de la voz, pero que sin embargo, se mantuvieron en constante oración pues «conocemos el propósito por el cual Satanás ha venido a la tierra: ‘Matar, robar y destruir’», dijo el pastor.
Respecto a la masacre, el pastor aseguró que hasta esta fecha no se había registrado algo parecido, pero que si pasa con frecuencia que las bandas se debatan la explotación de alguna nueva mina, acabando así con la vida de las personas que estuvieren al resguardo de la mina.
Comentó que hace un mes aproximadamente su iglesia planificó 30 días de oración y clamor. A las dos semanas de haber iniciado, una de estas bandas, comenzó a someter y a amedrentar a los habitantes de la zona, entre ellos algunos miembros de su iglesia, que tuvieron que soportar las malas palabras y amenazas con armas inclusive, por parte de estos grupos armados.
Informó el pastor que continuaron orando pero que vino a él el pasaje de las Sagradas Escrituras que habla de Gedeón, «él peleó con 300 hombres y no necesariamente peleó, sino que Dios confundió a los enemigos y ellos se mataron entre sí», explicó. Le dijo a su iglesia: «Vamos a orar con esta base, vamos a levantar un clamor a Dios porque Él es el Dios de la venganza», ya que tenían sometidos a muchos cristianos en sus casas. «Esa noche levantamos un clamor y Dios los confundió, como a los 15 días sucedió la masacre», agregó el pastor, quien recalcó que aunque no es motivo de alegría, si se vio la mano del Señor Jesús obrar en favor de la Iglesia.
Concluyó diciendo que «en este momento hay paz, lamentamos mucho la situación porque murió mucha gente y muchos se fueron a condenación eterna, aunque a otros apartados tal vez el Señor les dio una nueva oportunidad».

El CEV ante lo ocurrido
El Consejo Evangélico de Venezuela (CEV), emitió un comunicado referente a estos hechos, firmado por su primer vicepresidente, el pastor José Piñero, donde se resaltó lo siguiente: «Como comunidad evangélica venezolana, nos solidarizamos con los familiares de las víctimas de asesinato y desaparición ya reconocida por los principales voceros del Estado… Desde nuestra fe y valores, denunciamos que lo ocurrido en Tumeremo es una violación terrible del derecho a la vida, y deploramos el fracaso gubernamental en el deber de garantizar la paz y seguridad de la ciudadanía.

Los cuerpos de los 17 mineros asesinados ya fueron sepultados / EFE
Los cuerpos de los 17 mineros asesinados ya fueron sepultados / EFE

La masacre que se denuncia desde Tumeremo, es sintomática de una que sucede a diario y que experimentan los venezolanos en manos del hampa, o la que vive la economía nacional en manos de la corrupción, o la que ha tomado forma de inflación descontrolada, desabastecimiento, carencia de medicinas, aumento de la pobreza, inseguridad, y muchos otros males incluyendo la destrucción del medio ambiente.

Frente a hechos como los de Tumeremo, y los que enlutan cada día a los venezolanos exhortamos al ejecutivo nacional y demás poderes del Estado a dar soluciones reales a la tragedia que a diario se vive. Estas soluciones no parten de la negación, sino del cumplimiento del texto constitucional que defiende el derecho a la vida y condena decididamente el tipo de delitos que recientemente conmocionan a la nación (artículo 43 y 45 de la Constitución).
Como cristianos afirmamos el principio del derecho a la vida, y a la ciudadanía a no perder la esperanza, sino a ejercer sus derechos civiles y constitucionales en función de la paz y la soberanía nacional e invitamos a todos a que volvamos nuestra mirada a Dios en oración por Venezuela, con especial compromiso a favor de los que sufren».◄

About redaccion

Check Also

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios

Humillarse delante de Dios es arrepentirse y cambiar de posición, abandonar o renunciar a cualquier …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *