Home / Opinion / La hoja en blanco llena en Pentecostés

La hoja en blanco llena en Pentecostés

El predicador que ora tiene la ayuda efectiva de Dios en su obra. Dios no muestra su presencia en la obra del predicador como cosa natural o en principios generales, sino que viene por la oración urgente y especial. Es que Dios puede ser hallado el día que le busquemos con todo el corazón, es tan cierto para el predicador como para el penitente.
Un ministerio donde hay oración que ama a Dios, es el único capaz de poner al predicador en simpatía con el pueblo. La predicación le liga tanto a lo humano como a lo divino, la oración hará la diferencia llenándolo de lo Divino.
Solo el ministerio donde hay oración es idóneo para los altos oficios y responsabilidades de la predicación que contiene el Amor. Los colegios, el saber, los libros, la teología, la predicación, no pueden hacer por el predicador lo que hace el amor por la oración. La comisión para predicar dada a los apóstoles fue una hoja en blanco hasta que la llenó el Pentecostés.
Hoy tienes esa hoja en blanco para ser llena, aviva tu corazón a la oración.
Sopla un viento nuevo…

David Guerra
Pastor y economista

About Verdad y Vida

Check Also

Las diez características del chismoso, Richard Rodríguez

1) El chismoso busca la amistad con el solo fin de averiguar la vida de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *