Home / Opinion / La fidelidad conyugal

La fidelidad conyugal

(La Buena Semilla).-

«Lo que Dios juntó,no lo separe el hombre» (Mateo 19:6).
«Honroso sea en todos el matrimonio» (Hebreos 13:4).
«Se regocijó con toda su casade haber creído a Dios» (Hechos 16:34).

(Léase Marcos 10:2-12 y Mateo 19:3-12). Cuando se le hizo una pregunta sobre el divorcio, Jesús respondió volviendo a los orígenes: «Al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios» (Marcos 10:6).
Desde el principio, la complementariedad entre el hombre y la mujer es fundamental, un regalo del Creador. Para ello se requiere una comunión íntima y profunda gracias a la entrega mutua entre los cónyuges. Por eso Jesús explica que «el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne». E insiste: «Así que no son ya más dos, sino una sola carne» (Mateo 19:5-6).
Esta unidad fue el propósito de Dios cuando creó la raza humana, hombre y mujer. Quiso esta unidad para la felicidad de la pareja. A los que le preguntaban si era lícito repudiar a su mujer, Jesús responde: «Lo que Dios juntó, no lo separe el hombre» (Mateo 19:6). Esta exhortación se dirige a todos, hombres y mujeres, responsables ante su Creador.
Amigos cristianos casados, la fidelidad conyugal es un testimonio a lo que Dios previó para la felicidad de los seres humanos. La voluntad de Dios y todos sus recursos están ahí para que nuestra unión sea feliz y vivificadora, primeramente para nuestros hijos, dándoles un hogar, amor y una seguridad para crecer y desarrollarse. Pidámosle a Dios que mantenga nuestra pareja en la gracia y que haga de nosotros testigos de su amor y de su fidelidad.

About redaccion

Check Also

¿Andas en luz o en oscuridad?, Liliana González de Benítez

Una persona se encuentra en oscuridad espiritual cuando vive apartada de Dios Hubo un tiempo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *