Home / Opinion / La explosión en Beirut no fue planeada para Beirut, Lazer Brody

La explosión en Beirut no fue planeada para Beirut, Lazer Brody

El Rey David dijo en el Salmo 7:16 que “nuestro enemigo cava una fosa, pero él mismo cae en ella”. Eso es exactamente lo que Nasrallah y Hezbolá hicieron

Nasrallah no tuvo en cuenta la Mano de Dios en los acontecimientos históricos. El nitrato de aluminio que encendió el fuego en el puerto de Beirut, es el resultado de la Mano de Dios (fotomontaje)

Mientras que el Coronavirus es una pandemia, la explosión de Beirut no fue planeada para estar en Beirut. Se planeó que fuera un holocausto de Hiroshima para arrasar la ciudad de Haifa, toda el área de la bahía de Haifa y matar a un millón de judíos, el cielo lo prohíba. Hashem lo evitó tal como el Rey David dijo que lo haría.
El Rey David dijo en el Salmo 7:16 que “nuestro enemigo cava una fosa, pero él mismo cae en ella”. Eso es exactamente lo que Nasrallah y Hezbolá hicieron.
Quiero enfatizar que el pueblo libanés no es nuestro enemigo. Nasrallah y Hezbolá lo son. Almacenaron toneladas de nitrato de aluminio altamente volátil ilegalmente en el puerto de Beirut, a pesar de que Nasrallah lo niega. El corrupto gobierno libanés, que Hezbolá controla por la fuerza, el chantaje y los sobornos, lo sabía todo, pero no hizo nada.
Otros sectores de la población libanesa, como los cristianos, los drusos y muchos de los musulmanes suníes, sufren la tiranía de Hezbolá y la falta de protección de su gobierno castrado. La prueba es que a Hezbolá no le importaba en absoluto la amenaza a la seguridad de la población de Beirut.
Sin embargo, lo que los medios occidentales liberales no dicen es que el nitrato de aluminio estaba destinado a convertirse en los supercargadores de las cabezas de misiles de Hezbolá –decenas de miles de ellas– que convierten a los cohetes convencionales en amenazas casi nucleares como vimos en la nube de vapor en forma de hongo que se elevó a partir de la explosión en el puerto de Beirut – parecía una mini Hiroshima.
Aquí hay un poco de historia que los medios de comunicación progresistas tampoco te contarán. Hezbolá se convirtió en especialista mundial en el desarrollo de artefactos explosivos y potenciadores de armas mediante el uso de nitrato de aluminio. El nitrato de aluminio fue el material explosivo usado en las bombas de carretera que hirieron y mataron a tantos soldados israelíes entre la Primera y Segunda Guerra del Líbano.
Hezbolá exportó estos siniestros conocimientos a sus homólogos afganos, los talibanes, a través de Irán. Según fuentes de inteligencia, los Guardias Revolucionarios de Irán (IRG) han estado activos entre los terroristas talibanes que se oponen al gobierno afgano. De hecho, los mismos asesores militares iraníes de la IRG que trabajan con Hezbolá también han trabajado como asesores de los talibanes.
Atiende a esto, Estados Unidos: las mismas bombas de carretera a base de nitrato de aluminio que hirieron y mataron a tantos soldados israelíes son las culpables de haber mutilado y matado a tantos soldados estadounidenses en el Afganistán.
Cuando se arma el rompecabezas, todo se conecta con Irán.
Estas enormes 2.750 toneladas de nitrato de aluminio, que son 6 millones de libras, habían estado en el Hangar 12 del Puerto de Beirut, almacenadas por Hezbolá como el arma secreta para implementar otro Holocausto que Nasrallah y Jomeini habían planeado para el Pueblo Judío.
En 2016, con una sonrisa desagradable en su rostro, Nasrallah prometió que una “explosión nuclear” podría detonar en Israel en un futuro próximo. Desde entonces, él y la IRG han estado prometiendo que la desaparición de Israel está cerca. Aunque la explosión del martes (4 de agosto) fue “accidental”, el daño habría sido mega mayor si sólo unos pocos kilogramos de nitrato de aluminio fueran colocados en las puntas de 150.000 ojivas de Hezbolá disparadas con precisión mortal en todo Israel, Tal superpotenciador en una ojiva la hace decenas de veces más devastadora, dependiendo del cohete y su capacidad de carga.
Israel sabía todo sobre el arsenal. El Mossad incluso avisó recientemente al MI5 de Gran Bretaña sobre 3 toneladas del material mortal que Hezbolá almacenaba en el Reino Unido, donde estaban planeando un golpe similar a su devastador ataque terrorista en Burgas, Bulgaria en julio de 2012, cuando un terrorista suicida del Hezbolá hizo explotar un autobús que transportaba 42 turistas israelíes. Lo mismo estaba siendo planeado para Golder’s Green o Stamford Hill.
A Israel le importan más los ciudadanos de Beirut que a Hezbolá e Irán, mucho más.
Contrariamente a los intentos de culpar a Israel, es fácil probar que Israel no tuvo nada que ver con la explosión. Hezbolá almacenó el nitrato de aluminio en almacenes que contenían cargamentos de misiles iraníes que Hezbolá también almacenaba.
Pero Israel se adentra en Siria y en las zonas de Irak controladas por los chiítas para evitar la transferencia de armas a Hezbolá en el Líbano por vía terrestre. La Armada de Israel también monitorea el puerto de Beirut para prevenir los envíos de armas por mar. De hecho, tan pronto como Israel descubre los envíos de misiles y los arsenales destinados a Hezbolá –no importa dónde estén, en Siria, en el Líbano o en Irak– Israel ataca y los vuela. Sin embargo, hay una excepción: el puerto de Beirut.
Israel podría haber volado fácilmente los arsenales de armas del puerto de Beirut, pero se abstuvo de hacerlo, a pesar de la terrible amenaza para sus ciudadanos, porque Israel sabía que los arsenales de nitrato de aluminio almacenados junto a ellos también explotarían, causando la devastación de la población civil.
Israel se preocupaba por evitar daños a la población de Beirut, mientras que a Nasrallah, Hezbolá, Irán y Jomeini no podía importarles menos. El architerrorista Nasrallah conspiró para que si almacenaba sus armas en el lugar donde estaba el nitrato de aluminio, estarían a salvo de Israel. Tenía razón; sabe que Israel arriesga a sus propios soldados para evitar daños a las poblaciones civiles de los países enemigos. La razón por la que Israel no destruye los depósitos de armas de Hezbolá en el puerto de Beirut y en el sur del Líbano es porque están todos en medio de la población civil, no sólo en almacenes sino en mezquitas y hospitales.
Pero Nasrallah se equivocó en otra cosa: no tuvo en cuenta la Mano de Dios en los acontecimientos históricos. No importa cuál sea la causa humana o natural de la ignición, el momento y el lugar del evento que destruyó el arma del día del juicio final de Hezbolá, el nitrato de aluminio, y que encendió el fuego en el puerto de Beirut, es el resultado de la Mano de Dios. Aún más revelador, mientras que menos de 160 personas murieron en la explosión, el número de muertes según la naturaleza debería haber sido cien veces mayor.
No son noticias convencionales sino noticias basadas en la fe. El propósito no es presentar las noticias, discutir política o analizar estrategia y escenarios militares. El propósito es mostrar que el hecho de que la explosión cuándo y dónde ocurrió significa que Hashem está actuando por nosotros sin nuestro conocimiento.
En el Salmo 117, el Rey David llama a todas las naciones, incluyendo a nuestros enemigos, a alabar a Hashem, porque su misericordia con el pueblo judío es muy grande. Esto suena realmente extraño a primera vista: ¿por qué deberían Hamás, Hezbolá e Irán alabar a Hashem por su misericordia con los judíos, cuando su odio hacia nosotros no tiene límites? La respuesta es simple – solo ellos saben lo que han estado planeando para nosotros y solo ellos saben hasta qué punto Hashem ha estropeado sus planes.
Lo menos que podemos hacer –cada judío o humano amante de la paz, quienquiera que sea y dondequiera que esté– es agradecer a Hashem, desde la mañana hasta la noche. Nunca podemos dar por sentado cada nuevo día en que el sol brilla. Gracias, Hashem. Dios los bendiga y cordiales saludos desde la Tierra de Israel.

israelnoticias.com

Lazer Brody
Rabino

-o—o-

El Rabino Lazer Brody nació en Washington, D.C. y se graduó en agricultura en la Universidad de Maryland. Se trasladó a Israel en 1970 y se unió a las FDI, donde pasó 19 años en el servicio de combate regular y de reserva antes de convertirse en capellán militar hasta su baja después de 29 años de servicio. Fue ordenado como rabino por el rabino Noach Weinberg de Aish HaTora en Jerusalem y otros. Autor de “Las tres palabras de Emuná”, “El camino de Isaac hacia la tranquilidad”, “El camino hacia tu cima”, “El gusano de la preocupación” y “Nafshi Tidom” sobre el tratamiento del abuso verbal, es un orador inspirador y motivador muy solicitado por públicos de todos los orígenes, tanto en Israel como en el extranjero, así como un renombrado guía espiritual y entrenador de vida y entrenador personal certificado de fitness, entrenador de salud y nutricionista holístico con un enfoque clásico basado en el Rambam. Su galardonado diario en la web, “Emuna Beams”, podcast en emunabeams.com, es un faro de emuna, estímulo y salud corporal-alma que la gente de todo el mundo disfruta diariamente.
Este artículo fue publicado originalmente en Arutz Sheva.

About Verdad y Vida

Check Also

La casa de los impíos, Harold Paredes Olivo

Los impíos de la tierra serán asolados y todo el oro robado, lo que destruyeron, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *