Home / Internacionales / La Bolsa Samaritana trabaja en ambos lados de la frontera proporcionando ayuda

La Bolsa Samaritana trabaja en ambos lados de la frontera proporcionando ayuda

(Verdad y Vida).-

Mientras las oleadas de migrantes desesperados llegan a la sofocante frontera entre México y Texas, Samaritan’s Purse está trabajando en ambos lados del Río Grande para ayudarlos en el Nombre de Jesús.
«Algunas de estas personas han estado viajando por meses y han pasado por mucho», comenta Franklin Graham, presidente de Samaritan’s Purse. «Tenemos equipos en la frontera donde estamos trabajando con iglesias, compañeros de ministerio y funcionarios locales para ayudar a aliviar el sufrimiento de tantos como podamos».
El clima a lo largo de la frontera es insoportablemente caluroso, con temperaturas de hasta 43 grados centígrados.
En el lado estadounidense, Samaritan’s Purse está trabajando en Del Río, Laredo y otras comunidades para proporcionar agua, alimentos y otros suministros de emergencia en los centros de tránsito para aquellos que han sido autorizados por las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos para ingresar a los Estados Unidos.
Un pastor local y su esposa en Laredo han abierto su hogar a más de 100 inmigrantes agotados diariamente. Los hemos ayudado con colchones y un refrigerador, además nos estamos preparando para instalar carpas para que tengan más espacio y sombra.
En Del Río, donde cruzan de 70 a 120 migrantes diariamente, hemos instalado una cocina móvil para preparar comidas y ayudamos a proporcionar ropa, artículos de higiene y acceso telefónico.
Los capellanes de la Asociación Evangelística Billy Graham se encuentran trabajando junto a Samaritan’s Purse para orar con la gente y compartir la esperanza del Evangelio de Jesucristo.
Más de 8.000 migrantes por día, hombres, mujeres y niños, están llegando a la frontera mientras huyen de la pobreza y la anarquía en sus países de origen. No tienen dónde dormir y no hay manera de alimentar y cuidar a sus hijos. Algunos viven en refugios improvisados en las calles de la ciudad en México.
Mientras seguimos el ejemplo del Buen Samaritano, oren para que Dios trabaje a través de nuestros equipos y compañeros de ministerio a lo largo de la frontera para mostrar a estas personas que sufren lo mucho que Dios les ama, dándonos oportunidades para compartir la esperanza del Evangelio de Jesucristo.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Se espera que los efectos de la explosión de Beirut se sientan durante meses

“La gente se siente desesperada, sin comida, sin electricidad, sin agua, sin un lugar para …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *