sábado , octubre 20 2018
Home / Actualidad / Jerusalem pertenece a los judíos: el Islam lo dice

Jerusalem pertenece a los judíos: el Islam lo dice

Jerusalem, la Ciudad Eterna nunca pudo haber sido más disputada de lo que es hoy. Mientras muchos en todo el mundo continúan desafiando el derecho de Israel de reclamar a Jerusalem como su Capital, la delicada visita del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, al Oriente Medio llegó en un momento crítico.

La retórica de la Autoridad Palestina, desencadenada por el anuncio del presidente estadounidense Donald Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv, se ha magnificado por la reciente decisión del presidente de cortar $ 65 millones en ayuda estadounidense a los palestinos.

En su libro de 2011, Jerusalem: The Biography, el historiador Simon Sebag Montefiore capta el misterio teológico dentro del cual Jerusalem permanece suspendida, describiéndolo como “la casa de un solo D’os, la Capital de dos pueblos, el templo de las tres religiones, y Jerusalem es la única ciudad que existe dos veces –en el cielo y en la tierra”.

Pero como creyente musulmana que observa el Islam, el Corán me obliga a apoyar el único reclamo de Israel sobre Tierra Santa; el Corán dice que es así.

El documento de 80.000 palabras que 1,6 mil millones de musulmanes aceptan como la palabra revelada de D’os, el Corán, es categórico sobre el destino de Israel y las personas que pueden reclamar su propiedad.

El Corán dice: “Moisés dijo a su pueblo: ¡Oh pueblo mío! Recuerda la generosidad de D’os sobre ti cuando te otorgó profetas, y te hizo reyes y te dio lo que no se le había dado a nadie entre las naciones. ¡Oh pueblo mío! Entra en la Tierra Santa que D’os ha escrito para ti, y no te vuelvas atrás, de lo contrario serán perdedores”.

En ninguna parte el Corán menciona el reclamo de los musulmanes a Tierra Santa. En cambio, D’os revela en el Corán que La Tierra Santa está designada para los seguidores de Moisés. Debido a que la Tierra Prometida es suya según el Corán, sólo los seguidores de Moisés pueden determinar dónde debe estar su Capital.

Es esta verdad islámica que los islamistas políticos niegan vehementemente.

Aquellos que se hacen pasar por musulmanes

Rápidamente nos adelantamos 1.300 años hasta el siglo 21 y nos encontramos con el islamismo totalitario –profundamente distinto del Islam– asegura nuevos cursos del antisemitismo a través de la psique musulmana.

Los islamistas de hoy lloran ‘¡islamofobia!’ cuando se les desafía en su ideología, argumentando que llamarlo totalitarismo político equivale a racismo antimusulmán e intolerancia. De hecho, la noción de islamofobia se está convirtiendo en una construcción social tan poderosa que es un discurso público escalofriante, incluso para los musulmanes que se atreven a exponer el islamismo.

Son estas convulsiones las que han moldeado la protesta global contra el destino de Jerusalem como Capital de Israel. Esta protesta no se limita a los musulmanes, sino que se extiende por todo el mundo, ya que muchos glorifican a los islamistas como una minoría religiosa perseguida en lugar de los totalitarios que son.

En el proceso, los ingenuos del islamismo que condenan la ciudesignación de Jerusalem como la Capital de Israel (en la creencia de que defienden a los palestinos) se convierten en instrumentos voluntarios para una ideología explícitamente fascista, un islamismo que no busca acomodarse o un Estado paralelo a Israel, sino su aniquilación figurativa y literal.

En los territorios palestinos, como en muchas sociedades de mayoría musulmana, el islamismo es efectivamente “el otro ocupante”, limitando la libertad de pensamiento, el análisis crítico y el escrutinio educado del Islam.

Es hora de que los musulmanes examinen esta otra ocupación del Islam por el islamismo. Con el pretexto de abogar por la causa palestina, muchos ocultan o encuentran una liberación socialmente aceptada para el antisemitismo rabioso pero desinfectado.

Como era de esperar, los archi-islamistas Hamas y Hezbolá, disfrazados de musulmanes, anunciaron rápidamente que abrirían “las Puertas del Infierno” en respuesta al reconocimiento de Trump de Jerusalem como la Capital de Israel. Los predicadores de Hamas en Gaza llamaron a los palestinos a ‘levantarse y apuñalar a los judíos’.

Un comentarista musulmán se hizo eco de los sentimientos de millones de musulmanes de todo el mundo cuando descartó la declaración Coránica sobre Israel como la tierra prometida para los judíos como una afirmación irrelevante: “El Corán no es un documento histórico”.

Esto es lo lejos que nos hemos desviado los musulmanes.

Los musulmanes en ferviente antisemitismo han abandonado todo recuerdo de lo que se confirma como amados y venerados: la Torá y sus seguidores, Moisés y su mensaje, y la propia promesa de D’os a sus seguidores de santuario en una Tierra Prometida.

Esta renuncia a lo que el Corán le dice a los musulmanes hoy es una verdad incontestable. El destino teológico para los judíos está en la raíz del conflicto en Oriente Medio; ya sea el hecho de que el judío es perseguido, o que lo es por los musulmanes, es algo que se niega.

La Tierra Santa que D’os ha escrito para ti

El conflicto israelo-palestino no tiene que ver ni con la política ni con el sionismo, ni con las fronteras ni con la tierra o el agua. Ni siquiera se trata del destino de la condición de Estado para los palestinos. Se trata de la negación central de una verdad islámica: la negación de que los judíos son, de hecho, Pueblo del Libro, que su camino a D’os es divino y justo, y que son en verdad, por mandato divino, los herederos de Tierra Santa.

La investigación del erudito islámico Profesor Khaleel Mohammed, profesor de religión en la Universidad Estatal de San Diego y miembro del Centro de Estudios Islámicos y Árabes de SDSU es lectura esencial en este momento. Él escribe que el Corán decreta que la Tierra Santa está destinada al pueblo judío. Señala el uso Coránico de la palabra “escrito”, ya que transmite “finalidad, decisión e inmutabilidad”. Ningún mortal puede revocar lo que se ha escrito para otro.

El autor musulmán Tarek Fatah ha señalado en su libro de 2010, El Judío no es mi enemigo: Revelando los mitos que alimentan el antisemitismo de los musulmanes, que el uso de ‘escrita’ como decreto D-vino e irrevocable ocurre 22 veces en el Corán.

Pocos musulmanes pueden darse cuenta de que Moisés es la figura mencionada con mayor frecuencia en el Corán, mencionada con más frecuencia que incluso el Profeta del Islam. El Corán retrata a Moisés como un gran Mensajero que mostró coraje frente al miedo, superando sus propias vulnerabilidades.

Sin embargo, hoy en día, millones de musulmanes, bajo la influencia del islamismo, persiguen el odio letal contra los judíos, abandonando el Corán mismo. La investigación Pew 2006 confirmó que el sentimiento antijudío sigue estando abrumadoramente centrado en países predominantemente musulmanes.

Un odio genocida

El antisemitismo cósmico (el antisemitismo perseguido como una misión divina para combatir a un enemigo cósmico, no mortal) es el pivote de la ideología islamista. El islamismo, un totalitarismo político que se hace pasar por el Islam, proporciona un tenor de religión al antisemitismo, convirtiendo el odio a los judíos en un credo religioso y un marcador de devoción perverso entre los islamistas de la actualidad. Al hacerlo, los musulmanes se suman a la ferocidad y al fanatismo del antisemitismo, otorgándole una peligrosa -como falsa- legitimidad religiosa.

Al carecer de conocimiento crítico y de acceso al Islam libre de islamismo, los musulmanes analfabetos (incluida la región de Oriente Medio y África del Norte y Europa occidental) aceptan el antisemitismo como credo islámico. Con demasiada frecuencia, el resto del mundo hace lo mismo.

Está a solo un paso de la negación del Holocausto que también tiene una presencia marcada en el mundo mayoritario musulmán. Más del 51 por ciento de los musulmanes encuestados dijeron que creen que la escala de judíos asesinados en el Holocausto es muy exagerada. En la región del Oriente Medio del norte de África, esto se eleva al 63 por ciento.

Los islamistas usan la negación del Holocausto para obtener apoyo popular para deslegitimar a Israel y reclutar “soldados de a pie”, islamistas que sean colaboradores u operadores terroristas. Debido a que el Holocausto “no fue real”, argumentan los islamistas, el Estado de Israel fue creado con “falsas pretensiones”. Buscar la deslegitimación con vistas a la destrucción total de Israel rápidamente gana legitimidad.

Esta es la progenie del siglo 20, el acoplamiento del antisemitismo con la sensibilidad musulmana. Durante el gobierno de Adolf Hitler sobre la Alemania nazi, buscando movilizar el apoyo musulmán para el Tercer Reich en Oriente Medio y el Norte de África, el antisemitismo nazi fue fácilmente inoculado en la psique musulmana y luego fomentado por los nacionalistas árabes como un instrumento para rechazar el colonialismo europeo en la región.

El islamismo moderno, nacido de los Hermanos Musulmanes en Egipto en 1928, ha incorporado desde entonces un nuevo antisemitismo, un odio genocida letal para todos los judíos, todos los judíos e Israel como un principio de fe central. Esto ciega a los musulmanes con un antisemitismo religioso que nos impide ver que el Islam ha ordenado a Israel y su Capital para los judíos.

Como musulmanes, ya no podemos estar ciegos. El Islam demanda, debemos ver lo que está escrito.

Qanta A. Ahmed

Musulmana británica, autora de In the Land of Invisible Women, miembro del Council on Foreign Relations y miembro del Next Generation Council del Instituto de Historia Visual Shoah de la Universidad del Sur de California. @MissDiagnosis

Traduce: ©israelnoticias.com

About Verdad y Vida

Check Also

Mayoría de científicos que cambiaron la historia eran cristianos creyentes de la resurrección

(Acontecer Cristiano –  Verdad y Vida).- Reconocido físico estadounidense ha declarado que una cosmovisión exclusivamente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *