Home / Testimonios / Jerry Colangelo formó su carrera de la mano de Dios

Jerry Colangelo formó su carrera de la mano de Dios

(Protestante Digital/ VyV – COLORADO).-

Jerry Colangelo es uno de los hombres más importantes dentro del baloncesto norteamericano. Actualmente es director de USA Basketball, cargo al que llegó en 2005. Bajo su supervisión está el equipo nacional estadounidense de baloncesto y la elección de jugadores y staff técnico para dicho conjunto. En el pasado, fue uno de los fundadores de los Chicago Bulls (NBA) y propietario de los Phoenix Suns (NBA) y los Arizona Diamondbacks (MLB) de béisbol. En 2004, fue introducido al Hall de la fama del Basketball.
Colangelo, con antepasados italianos, se crió con un trasfondo católico en el barrio italiano de Chicago, Illinois, EE.UU. Después de destacar en baloncesto y en béisbol, Jerry recibió diversas ofertas de universidades para jugar en la liga universitaria (NCAA). Finalmente eligió Kansas, donde jugaba Wilt Chamberlain.
Por esa época, los estudiantes no podían jugar con el equipo de la universidad hasta que no acababan el primer año académico, y cuando Colangelo estuvo listo Chamberlain ya había dejado la universidad. Sin el aliciente de jugar en Kansas con Wilt Chamberlain, Jerry pidió un traspaso a la universidad de Illinois.
Colangelo tuvo un primer encuentro con Jesucristo durante esa época: «Dios siempre tiene un plan: Al cambiarme a Illinois conocí a una mujer con la que ahora llevamos 54 años casados. Ella era cristiana, y a través de ella abrí los ojos», recuerda Colangelo.
Una vez acabada su etapa universitaria, Colangelo intentó entrar en la NBA, pero para entonces sólo había nueve equipos en la liga y cada año debutaban solamente 10 jugadores novatos. «Yo no fui uno de esos 10 jugadores, aunque creo que me quedé cerca», recuerda.
Jerry continuó jugando al baloncesto en ligas amateurs hasta que un día contactó con el empresario Dick Klein, a quien había conocido años antes. Ambos tenían la inquietud de llevar el baloncesto profesional a Chicago, y se pusieron manos a la obra para fundar los Chicago Bulls. Colangelo, con trasfondo católico desde pequeño y con una mujer cristiana, conoció a un pastor de una iglesia bautista con el que compartía similitudes: Era italiano y había crecido en el catolicismo. Jerry compartió tiempo con ese pastor hasta que en 1968 decidió aceptar a Cristo en su corazón como su Señor y Salvador.

Phoenix: Sin miedo al fracaso
La NBA empezó una etapa de expansión con la creación de franquicias y los nuevos Phoenix Suns le ofrecieron a Colangelo el puesto de director deportivo. Jerry aceptó e hizo las maletas junto con su familia hacia el que sería el inicio de un nuevo camino. En los Suns, Colangelo estuvo desde 1968 hasta 2004, con dos décadas gloriosas, la de los ’70 y la de los ’90. «En Phoenix, Dios me dio una plataforma. En mi etapa allí, he estado ligado con asociaciones cristianas, ministerios como YoungLife, recaudaciones de fondos…», reconoce Colangelo. «Cuando abrimos el nuevo estadio de los Arizona Diamondbacks, reuní todas las iglesias del estado. Había más de 50 mil personas para celebrar el nacimiento de Cristo. Lo primero que dije es: «Mi nombre es Jerry Colangelo, soy cristiano». Al día siguiente, esa frase estaba presente en todos los titulares de la prensa», recuerda.
Colangelo es conocido en la NBA por regirse por unas bases y valores cristianos. «Nunca tuve problemas por ser cristiano, más bien todo lo contrario. Mi reputación es que yo tengo unas bases y unos valores que cumplo y quiero que la gente cumpla. La gente en la liga lo sabía. Para mí, no importa quién eres si no tienes unas bases y unos valores».
Con esta ética de trabajo, Jerry llegó a traspasar a estrellas de la talla de Robert Horry o Jason Kidd por problemas y comportamientos extradeportivos a pesar de ser hombres importantes en los Suns. «Creciendo como lo hice y compitiendo como lo hice fui capaz de hacer cosas que otros no pueden hacer, porque no tenía miedo al fracaso», explica Colangelo.
En 2004, Jerry vendió los Suns, 17 años después de haberlos comprado. Ese mismo año no fue nada fácil para Colangelo: Aparte de la venta de la franquicia de baloncesto, que «era como cortarme el brazo», también dejó los Arizona Diamondbacks de béisbol y le diagnosticaron cáncer de próstata, del cual se operó el 31 de diciembre para «dejar atrás ese año» y comenzar con buen pie el año nuevo.
Unas semanas después de su operación, el entonces comisionado de la NBA, David Stern, le llamó para ofrecerle el puesto de director de USA Basketball. El programa en las últimas temporadas no estaba funcionando bien, como bien se había demostrado en los Juegos Olímpicos de Grecia 2004. Los jugadores estaban desmotivados, sin ganas de representar a su país, con malas actitudes en la pista y fuera de ella, con falta de respeto hacia las otras selecciones.
Colangelo puso dos condiciones para hacerse cargo de USA Basketball: quería tener autonomía y no quería escuchar sobre un presupuesto. Una vez aceptado el cargo, Jerry empezó a recaudar fondos para el proyecto y puso como base el respeto hacia las otras federaciones mundiales.
«En 2006, el Mundial de Japón fue una gran lección para nosotros. Caímos en semifinales ante Grecia y acabamos terceros», reconoce Colangelo. Hasta la fecha, ese es el único partido que la selección estadounidense ha perdido desde que Jerry tomó las riendas. Colangelo ha potenciado el respeto y la prudencia en USA Basketball. «Aunque nos den como favoritos, hay que llegar primero a la final», explica Jerry.
«Mi éxito es por la relación con Dios, es por su plan. Yo no soy lo suficientemente listo para conseguir todo lo que he logrado», reconoce Colangelo, que prefiere darle las gracias a Dios por todo lo que ha vivido antes de colgarse medallas. A la vez, su manera de trabajar siempre ha sido aprender observando. «Mi vida se ha basado en mi relación con Dios, en expandir primero la familia sin importar mis victorias y trofeos. También hemos usado nuestros recursos para expandir el reino de Dios, creo que era Su plan», concluye Jerry.

Atletas en acción con USA Basketball
Como ya viene siendo habitual en cada campeonato en el que participa USA Basketball, la comitiva estadounidense cuenta con un capellán evangélico. El entrenador Morris Michalski (Coach Mo), de Atletas en Acción (Athletes in Action), es el encargado en los últimos años de asesorar espiritualmente a los integrantes de la selección norteamericana. El actual jugador más valioso de la NBA, Kevin Durant, es uno de los hombres con los que ha tenido relación ‘Coach Mo’ en los últimos tiempos. Entre los actos de esta asociación durante la temporada destaca, en colaboración con Jerry Colangelo, la organización cada año da un desayuno -en el All-Star de la NBA-, en el que se entregan premios a jugadores y directivos y se da a conocer el trabajo de Atletas en acción. A nivel nacional, Atletas en acción está preparando la campaña «Conoce a mi entrenador» (http://www.conoceamientrenador.es/), en la que diferentes personalidades del mundo del baloncesto dan su testimonio y dan la oportunidad de que cada uno conozca a su entrenador en la vida cotidiana con Jesucristo.

El actual director de USA Basketball tiene sus bases y valores en su relación personal con Dios
El actual director de USA Basketball tiene sus bases y valores en su relación personal con Dios

About redaccion

Check Also

Mujer testifica que fue libre del lesbianismo al aceptar a Jesús: “Soy nueva criatura”

“Estoy feliz de ser hija de Dios y libre de poder compartir mi historia y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *