Home / Destacadas / Jefe de la WEA: El analfabetismo bíblico ‘es el mayor problema’ que enfrentan los evangélicos del mundo

Jefe de la WEA: El analfabetismo bíblico ‘es el mayor problema’ que enfrentan los evangélicos del mundo

“Necesitamos sentarnos y estudiar la Biblia, conocer las Escrituras y estar debidamente equipados para el ministerio”, aseveró Schirrmacher

Thomas Schirrmacher, nuevo secretario general de la WEA / Martin Warnecke

(Christian Post – Verdad y Vida).-

La mayor crisis que enfrenta la Iglesia Evangélica mundial hoy en día es la creciente falta de alfabetización bíblica en todo el mundo, según Thomas Schirrmacher, el secretario general recién elegido de la Alianza Evangélica Mundial (WEA, por sus siglas en inglés).
“Nuestro mayor problema es que el conocimiento de la Biblia se está desvaneciendo”, dijo Schirrmacher a The Christian Post. “Este es el mayor problema que tenemos más allá de todas las diferencias teológicas, problemas financieros y cuestiones políticas”.
Schirrmacher, quien estudió teología en Suiza y los Estados Unidos, y se desempeña como Secretario General Adjunto de Asuntos Teológicos de la WEA, dijo que en el mundo occidental “cada vez más niños que provienen de familias evangélicas no están realmente arraigados en la Biblia” y muchos de ellos abandonan la fe.
“En el mundo occidental, el porcentaje de niños de familias cristianas que permanecen en la fe está disminuyendo”, dijo.
El número de jóvenes que abandonan la fe en los países occidentales es “contrarrestado” por personas que se vuelven cristianas como adultos jóvenes en otras partes del mundo, según Schirrmacher.
Sin embargo, estos jóvenes cristianos también carecen de un conocimiento bíblico profundo y “solo saben acerca de la Biblia lo que aprendieron de su conversión”, dijo. En las zonas rurales, los jóvenes cristianos a menudo tienen la tarea de dirigir grandes iglesias a pesar de su falta de conocimiento bíblico y teológico.
“Tantas personas se están volviendo creyentes que el que ha sido creyente por más tiempo se convierte en el líder de la iglesia”, dijo Schirrmacher. “Eso podría ser de tres años. Corto para nosotros, pero añorado por ellos. Tenemos una tasa de conversión tan alta en todo el mundo, que es extremadamente difícil seguir con el discipulado, la enseñanza y el conocimiento bíblico. El resultado es que la gente sabe mucho menos y está mucho más abierta al secularismo y cosas extrañas como el evangelio de la ‘salud y la riqueza’”.
Schirrmacher le dijo a CP que la WEA busca combatir la “crisis” de un liderazgo eclesiástico insuficientemente capacitado proporcionando un estándar mundial reconocido para la evaluación basada en resultados e impacto.
“Esto es solo una de las cosas que hacemos, pero es extremadamente importante”, enfatizó. “Porque si los evangélicos ya no conocen la Biblia, no tiene ningún sentido que seamos un movimiento bíblico. No tenemos nada más. No tenemos papa, no tenemos una estructura que nos mantenga unidos, no importa lo que creamos. Necesitamos sentarnos y estudiar la Biblia, conocer las Escrituras y estar debidamente equipados para el ministerio”.
Schirrmacher reemplazará al obispo Efraim Tendero como jefe de la WEA el 1 de marzo de 2021.
Apasionado por la libertad religiosa en todo el mundo, Schirrmacher se desempeñó anteriormente como miembro de la Comisión de Libertad Religiosa, desarrolló el Instituto Internacional para la Libertad de Religiones, creó la Oficina de Relaciones Intrafaith e Interreligiosa de WEA, es presidente de la Comisión Teológica de WEA y Embajador de WEA para los Derechos Humanos.
Le dijo a CP que como nuevo director de la WEA, que representa a más de 600 millones de cristianos evangélicos en todo el mundo, espera trabajar hacia una “solidaridad mucho más estrecha” entre los países ricos que ofrecen una gran cantidad de libertad religiosa y los países donde los cristianos están bajo presión.
“He estado comprometido con cristianos perseguidos más o menos toda mi vida”, dijo. “Hay una crisis de libertad religiosa en todo el mundo y muchos cristianos perseguidos tienen la impresión de que han sido olvidados. Ahora, eso puede no ser cierto, podemos mencionarlos durante un día de oración, pero ellos no saben eso. Muchos se sienten olvidados. Trabajar hacia la solidaridad con los creyentes es realmente una prioridad en mi agenda”.
Schirrmacher dijo que también espera “normalizar” que la WEA, el segundo organismo cristiano y religioso más grande del mundo, “se pondrá de pie en todo tipo de cuestiones” en relación con la ONU y los asuntos públicos. Los evangélicos, dijo, siempre han estado en primera línea presionando por la libertad religiosa.
“A escala mundial, somos uno de los actores más importantes”, enfatizó. “La WEA es conocida por su misión, evangelización, libertad religiosa, por supuesto. Pero la razón principal por la que tenemos que hacerlo es por el evangelismo. En este momento, la mayoría de las personas que se vuelven cristianas lo hacen en países que no tienen libertad religiosa ni derechos humanos. No podemos continuar con la evangelización y no estar allí para ellos”.
“Ese será un objetivo vital para mí, que las personas dentro y fuera de la comunidad evangélica comprendan que no somos un día personas piadosas que evangelizan y al día siguiente políticos que quieren cambiar el mundo para siempre. Estas dos cosas salen de una mano”.
En una sociedad cada vez más polarizada, Schirrmacher también enfatizó la importancia de la unidad, enfatizando que el “mayor obstáculo” para la difusión del Evangelio son las divisiones dentro del cristianismo.
“Necesitamos discutir mucho más y anhelar lo que es el ADN, yo diría no solo del evangelismo sino del cristianismo”, dijo. “Lo que tenemos juntos es la Biblia, Jesús y el Evangelio”.
“Necesitamos trabajar juntos para no pelearnos entre nosotros cuando predicamos el Evangelio”, dijo.
“Necesitamos invertir mucho tiempo en la teología nuevamente, no para revivir el denominacionalismo, sino para revivir que la alternativa no es simplemente nada”, dijo, lamentando la “constante división de iglesias” dentro del evangelismo.
“Nuestro objetivo tiene que ser que todo el cristianismo acepte el mismo ADN”, dijo. “El desvanecimiento de miles de teologías diferentes que nos dividen unos de otros tiene sentido si luego nos sentamos y encontramos el ADN común. El peligro es que no podemos permitir que estas enseñanzas centrales del cristianismo se desvanezcan junto con temas menores. Entonces, no quedará nada”.

About Verdad y Vida

Check Also

La iglesia como objetivo político y electoral

Ante el avance de la iglesia en la toma de decisiones políticas en las naciones …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *