Home / Destacadas / Iglesias cristianas, un poder que crece en Latinoamérica

Iglesias cristianas, un poder que crece en Latinoamérica

(El Tiempo/ VyV).-

Para el obispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, entre las principales misiones del papa Francisco está frenar el crecimiento de cristianos en América Latina. Según un informe del Pew Research Center, los porcentajes varían entre alrededor de un 15 % de protestantes en Argentina hasta el 40 % en América Central, pasando por más del 25 % de Brasil, y la mayoría de estos protestantes son evangélicos. La novedad de hoy es el pasaje –con éxito desigual– de los templos a la política, sobre todo en posiciones conservadoras y de derecha.
Sin embargo, ni el izquierdista recién electo presidente de México Andrés Manuel López Obrador, para su tercera postulación no dudó en aliarse al evangélico Partido Encuentro Social (PES), lo que generó polémica entre sus seguidores de izquierda. Incluso habló de redactar una «constitución moral» que complemente la Constitución política.
Una de las sorpresas más recientes se dio en Costa Rica. Tras un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos a favor del matrimonio igualitario, el periodista y cantante de música cristiana Fabricio Alvarado logró pasar a la cabeza en la primera vuelta como candidato del partido evangélico Restauración Nacional. Y aunque fue derrotado en la segunda, mostró capacidad para aglutinar un fuerte voto conservador (obtuvo el 40 % de los votos) contra la ‘ideología de género’.
El auge del evangelismo político aparece en América Latina como la contracara de los avances de los movimientos feministas y de las minorías sexuales. Un caso más curioso es el de Colombia, donde los evangélicos contribuyeron visiblemente a la victoria del No a los acuerdos de paz en el plebiscito sobre la paz en el 2016. «Jesucristo es el único que puede traer la paz que tanto anhelamos», decía el mensaje del jugador de fútbol Daniel Torres, que rechazaba los acuerdos firmados entre el presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). La mención a los derechos LGBT en las negociaciones de paz puso en alerta y movilización a las iglesias y los pastores.
Pese a que hay evangélicos en todos los partidos –incluyendo los de izquierda, como el Movimiento al Socialismo en Bolivia o el Partido de los Trabajadores de Brasil–, los candidatos y partidos propiamente evangélicos forman parte de una avanzada conservadora contra los nuevos vientos que soplan en una región que debate el matrimonio gay, el aborto o nuevas leyes de género. Si bien hubo y hay evangélicos de todas las opciones políticas, es claro que están más en consonancia con las derechas. La derecha dialoga mejor con la cultura evangélica.
En Brasil, el corazón del poder evangélico reside en el Congreso y tomó la forma de un frente evangélico que reúne a todos los parlamentarios ‘hermanos de fe’, más allá de su pertenencia partidaria (el único partido evangélico es el Republicano).
La cuestión evangélica tiene también consecuencias geopolíticas. A propósito del traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, un reciente artículo de ‘The New York Times’ ponía de relieve la estrecha alianza entre el líder israelí Benjamín Netanyahu y los evangélicos estadounidenses. Y esas redes se replican en América Latina. El presidente guatemalteco Jimmy Morales participó a fines de abril en un acto evangélico por Israel organizado en los jardines del Ministerio Jesucristo Iluminado para las Naciones. En su discurso, el mandatario enfatizó la importancia de fortalecer los lazos de amistad entre Guatemala, EE. UU. e Israel.
Quedan por verse los efectos sobre las democracias de quienes piensan la política en términos de guerra espiritual. El corresponsal del diario ‘El País’ en Costa Rica reprodujo las palabras del pastor Ronny Chaves Jr. en plena campaña: «Estamos en guerra, estamos a la ofensiva. Ya no a la defensiva. La Iglesia por mucho tiempo ha estado metida en una cueva esperando ver qué hace el enemigo, pero hoy está a la ofensiva, entendiendo que es tiempo de conquistar el territorio, tiempo de tomar posición en los lugares del Gobierno, de la educación y de la economía».◄

About Verdad y Vida

Check Also

¿De dónde viene el estrés?

La peor ansiedad es muy sutil y es un deseo de aprobación disfrazado de deseo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *